La gastronomía de Brujas, ¿qué debes probar?

La gastronomía de Brujas es variada, aunque en la ciudad hay que probar, sin dudarlo, las patatas fritas, el chocolate y los gofres.

Es una de las ciudades más visitadas de Bélgica. Con su ambiente medieval y sus canales, Brujas suele ser una de las excursiones preferidas para realizar desde la capital, Bruselas. Si estás pensando en descubrirla, tendrás que comer allí, por eso, te vamos a contar cómo es la gastronomía de Brujas, deliciosa y auténtica.

La gastronomía de Brujas: lo que debes probar

Una de las promesas que recibe el visitante apenas pone un pie en esta ciudad es que aquí se hacen las mejores patatas fritas del mundo. Cuando las pruebes te darás cuenta de por qué la promesa es tan rotunda.

Patatas fritas, producto de la gastronomía de Brujas
Patatas fritas – Vincent Van den Storme / Flickr.com

Brujas es el paraíso de las patatas fritas. En cualquier lugar que encuentres te las servirán recién hechas, bien calientes y con algún tipo de salsa de acompañamiento. En definitiva, no se puede hablar de la gastronomía de Brujas y no hacer una referencia a ellas.

Este snack crujiente, acompañado de 10 aderezos diferentes, es tan conocido y consumido que incluso tiene su propio museo. Así es, se trata del Frietmuseum y si eres amante de las patatas fritas, tienes que darte una vuelta por él.

Y cuando estés almorzando o comiendo, no hay nada mejor que acompañarlo con una rica cerveza artesanal. En Brujas hay dos cervecerías importantes: Fort Lapin y De Halve Maan. Se las conoce por su Brugse Zot, que ha ganado varios premios.

Además de disfrutar de una buena cerveza, tienes la posibilidad de aprender sobre el proceso en sus fábricas. En la visita te enterarás, por ejemplo, de que la cerveza se emplea en la preparación de muchos platillos típicos de la región.

Los dulces

Gofres, producto de la gastronomía de Brujas
Gofres – Carlos Jiménez / Flickr.com

Si es momento de la merienda o el desayuno, o bien si te gustan más las cosas dulces que las saladas, te recomendamos que pruebes los exquisitos gofres. Se trata de una especialidad del país pero que en esta ciudad han perfeccionado y casi consideran como suya.

Puedes tomar un descanso en cualquier momento del día y elegir una cafetería donde te servirán una abundante taza de chocolate caliente con un gofre. Puedes optar entre diferentes rellenos: fruta, crema, queso… ¡hay muchas alternativas! ¡Y todas son deliciosas!

Siguiendo en la línea de los dulces, otro de los imperdibles de Brujas es el chocolate, como sucede en todo el país. Los bombones aquí son de los más ricos que hayas probado jamás. Te recomendamos algunas de las tiendas artesanales del centro de la ciudad como, por ejemplo, Dumon en la calle Eiermarkt.

La gastronomía de Bélgica

En Brujas podrás probar, además, platos típicos de la gastronomía belga, y muy especialmente de la flamenca. Como entrantes puedes elegir los espárragos a la flamenca (se sirven con huevo duro, mantequilla derretida y perejil picado), croquetas de quisquillas, tomates rellenos de quisquillas y sopas calientes que se consumen en invierno y otoño.

Platos principales

Mejillones en Brujas
Mejillones – Piutus / Flickr.com

Los mejillones son conocidos en toda Bélgica, pero en Brujas debes probarlos. La ciudad está muy cerca del mar y este es, por ello, uno de los platos estrella. Podrás degustarlos preparados de mil maneras diferentes, pero lo típico es cocinarlos con apio y vino blanco.

Hay otros platos que puedes probar, como el hutsepot (estofado de patatas, zanahorias, puerros, cebollas, tocino y salchichas). Si lo prefieres, puedes elegir entre estofado de conejo con ciruelas, cerveza y condimentos; carbonada con ternera y cerveza; o los rollitos de endibias con jamón y salsa bechamel. Cualquiera de ellos es delicioso.

Postres

Tabla de Quesos en Brujas
Quesos típicos – James Burke / Flickr.com

Los quesos delicados forman parte de la gastronomía belga y en el país hay más de 80 variedades. Uno de los más famosos es el Fromage de Herve y entre los más populares están el Passendaele, el Floreffe, el Beauvoorde y el Limburger. Se comen después del plato principal o con el postre.

Otra posibilidad a la hora de los postres es probar el budín de pan. Se trata de un dulce elaborado a base de pan duro, leche, mantequilla y azúcar. También puedes probar el pastel de arroz, que incluye vainilla y nata o chocolate.

“No existe plato desdeñado en la cocina cuando se realiza de manera auténtica.”

-Miguel de Cervantes-

Como ves, hay muchos platos típicos que puedes probar, aunque, como señalábamos, la gastronomía de Brujas tenga como protagonistas a los gofres, el chocolate y las patatas fritas.

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar