La fuente de Neptuno, uno de los iconos de Florencia

· 23 febrero, 2018
Objeto de burlas cuando se construyó en el siglo XVI, hoy la fuente de Neptuno, sin embargo, es uno de los símbolos de Florencia. Vamos a conocer cómo es y la historia de esta fabulosa fuente.

La bella Italia tiene miles de rincones hermosos y con una larga historia. Y Florencia es una de las ciudades más buscadas por los turistas por su riqueza patrimonial. Pues bien, uno de los monumentos más característicos de la capital toscana es la fuente de Neptuno, de una belleza indescriptible. ¿Quieres venir con nosotros a conocerla?

La fuente de Neptuno, uno de los símbolos de Florencia

La relación de Italia con los dioses mitológicos es algo que ha perdurado en el tiempo. Esto se puede ver reflejado a lo largo y ancho de todo el país, y especialmente en sus ciudades más conocidas, como es el caso de Florencia.

Rostro de Neptuno en la fuente
Rostro de Neptuno – Bildagentur Zoonar GmbH

Aunque al principio no fue del todo apreciada por los habitantes de la ciudad, lo cierto es que la fuente de Neptuno es hoy en día uno de los iconos de Florencia. ¿Dónde se encuentra? En la plaza de la Señoría, justo en una esquina del inconfundible palacio Vecchio. 

La fuente es obra de Bartolomeo Ammannati. Su construcción tuvo un motivo muy particular: la celebración del matrimonio entre Francisco I de Médici y Juana de Austria. Este matrimonio se celebró en 1565, pero las obras de la fuente comenzarían antes, en el año 1563, con el objetivo de que estuviera lista antes de la ceremonia.

Y un aspecto que merece la pena señalar: en el mismo lugar en el que se instaló la fuente se hallaba el Marcozzo de Donatello, una figura de un león símbolo de Florencia y del poder popular. Pues bien, esa escultura se tuvo que ser desplazada para hacerle espacio a la nueva obra de Bartolomeo.

Cómo es la fuente de Neptuno

Detalle de la fuente de Neptuno
Figuras alegóricas – Catarina Belova

La fuente tiene una planta en forma de octágono que está situada sobre tres escalones. Sobre ellos se aprecian las figuras de algunos sátiros hechos en bronce. Además de estas figuras, hay otras divinidades del mar recostadas sobre sus muros en un pedestal elevado en los bordes.

Y en el centro de la fuente se alza la figura de Neptuno, majestuosa e imponente. Está sobre una concha marina a modo de carro que es tirado por cuatro caballos. La escultura está hecha de mármol de Carrara, y su blancura provocó alguna que otra burla nada más instalarse.

“La escultura no consiste en el simple labrado de la forma de una cosa, sino el labrado de su efecto.”

-John Ruskin-

Curiosidades sobre la fuente de Neptuno

Fuente de Neptuno en Florencia
Fuente de Neptuno – Catarina Belova

Cuando se lleva a cabo una obra de similar magnitud, no todo sale como se espera y no se sabe todo sobre ella. Pero, sí hay algunas curiosidades que podemos contarte:

  • Su rostro es el de Cosme I de Médici. Quizá por eso fue generoso al hacer una aportación de agua que permitiría que la fuente funcionase como lo hace, o tal vez hizo esta aportación y por eso fue el escogido para representar a Neptuno.
  • Su diseño fue encargado a Baccio Bandinelli, pero este murió antes de llevar a cabo su obra. No obstante, fue el autor de su diseño, aunque el trabajo lo realizaría, como indicábamos, Bartolomeo Ammannati.
  • Debía ser un alusión al dominio de los florentinos sobre el mar, pero se quedó en un Neptuno imponente con la cara de Cosme I.
  • La estatua es una copia. Sí, la figura de Neptuno que se erige sobre la fuente es del siglo XIX y es una replica exacta de la original, que está en el Museo Nacional.
  • No les gustó a los florentinos. La llamaban “el gigante blanco”, fijándose más en su color que en su belleza.
  • Marcó precedentes. Su espectacular forma y su forma de construcción, además de los materiales usados, sirvieron de inspiración para la creación de otras fuentes, no solo esta ciudad, sino en todo el mundo.
  • Llegó a usarse como lavatorio y ha sido objeto de actos vandálicos, como el robo de uno de los sátiros.

Una belleza del pasado que nos deja ver la historia de un país maravilloso y rico en monumentos. ¿Ya has anotado la fuente de Neptuno en tus imprescindibles?