La Catedral de Sal en Colombia, magia y espiritualidad

Adrián Pérez 12 marzo, 2016

A las afueras de Bogotá y sin pertenecer a una orden religiosa, la Catedral de Sal es uno de los más bonitos lugares para conocer en Colombia. Se trata de una especie de museo creado por un arquitecto local y que recibe muchas visitas cada año. ¡Conoce más sobre este imprescindible bogotano en el siguiente artículo!

La Catedral de Sal, un logro notable

Roswell Garavito Pearl es el nombre del arquitecto encargado de este proyecto. Ubicada en Zipaquirá, en el departamento de Cundinamarca, la Catedral de Sal está tallada dentro de la roca. Por su complejidad y calidad fue elegida “joya arquitectónica de la modernidad” y al mismo tiempo es considerada patrimonio cultural, religioso y ambiental.

Catedral de Sal en Colombia
Catedral de Sal – Fotos593 / Shutterstock.com

Esta iglesia, construida debajo de la línea de la tierra, forma parte de todo un complejo más grande, conocido como “Parque de la Sal”, donde se puede aprender sobre geología, minería y recursos naturales. Para llegar a la zona podemos usar el precioso Tren de la Sabana. El trayecto desde Bogotá es corto (menos de 50 kilómetros) y vale la pena ir hasta allí en una visita a Colombia.

Además de ser conocido por la extracción de sal en el valle de El Abra se han hallado los restos humanos más antiguos del país. ¡Otro motivo más para recorrer la zona!

Catedral de Sal
Catedral de Sal – Alexander Schimmeck / Flickr.com

Pero volviendo a la catedral, es un centro religioso y un santuario católico célebre que recrea el Viacrucis de Jesús. Fue construido unos 60 metros por debajo de una iglesia que databa de 1950 y que fue cerrada por falta de seguridad y estructura. En el interior podemos encontrar una vasta colección artística que incluye esculturas de mármol y sal, todas de un profundo sentido religioso.

“Me desconcierta tanto pensar que Dios existe, como que no existe.”

-Gabriel García Márquez-

El recorrido completo por la Catedral de Sal dura aproximadamente una hora entre corredores con nichos e imágenes religiosas talladas directamente en la roca salina. El templo tiene tres naves de grandes dimensiones y está iluminado de tal manera que tu visita será mágica.

Catedral de Sal
Catedral de Sal – Alexander Schimmeck / Flickr.com

Además, llamarán tu atención los balcones, la cúpula y la cruz tallada en bajo relieve. Puedes desde allí recorrer el coro y las escaleras del laberinto. No olvides ir abrigado porque en el interior de la piedra las temperaturas bajan considerablemente.

Recorriendo el Parque de Sal

¿Vale la pena salir de Bogotá para ir a ver una catedral construida en roca y que en 2007 se convirtió la maravilla N° 1 de Colombia? Quizás no hace falta que te digamos la respuesta, pero si todavía no estás decidido, piensa en que puedes llegar a perderte uno de los más interesantes complejos temáticos que puedas imaginar.

Parque de Sal
Parque de Sal – Fotos593 / Shutterstock.com

En un área de 32 hectáreas puedes descubrir de qué manera una reserva natural contrasta con la actividad de explotación minera. En el parque aprenderás que en la rudeza de la extracción también puede haber arte y varias lecciones sobre geología.

Y, por si fuera poco, tendrás la posibilidad de conocer de qué forma se conservan los recursos naturales mientras se insta al desarrollo económico.

Parque de Sal
Parque de Sal – Fotos593 / Shutterstock.com

En este parque se unen varias formas de hacer turismo: el ecológico, el religioso y el científico. Y si no te encuentras en ninguno de estos “grupos” al menos puedes pasear por un sitio único.

Durante tu recorrido por esta bella reserva podrás conocer la plaza central con su cruz de 4,20 metros de altura, la mina, el domo salino, el embalse y el área de bosques. También debes recorrer el Museo de la Salmuera, con los tanques en desuso y una muy buena explicación sobre el proceso de explotación de la sal y la historia de ingeniería de la Catedral de Sal.

Te puede gustar