Esta es la historia de la Plaza Mayor de Madrid

· 21 abril, 2018
Es el corazón histórico de Madrid. Una plaza que ha sido testigo del día a día en la capital española y también de sucesos de enorme trascendencia.

En cualquier visita a la capital de España es obligatorio hacer una parada en la Plaza Mayor. Sin duda, es uno de los monumentos más emblemáticos de la capital de España. Ha sido testigo de grandes acontecimientos y también de la vida cotidiana de la ciudad durante cuatro siglos. Por eso, queremos contarte la historia de la Plaza Mayor de Madrid.

Situada en el corazón del Madrid de los Austrias, es un punto donde confluyen miles de turistas al año. Es  frecuente pasear por allí y encontrarse a visitantes de todo el mundo haciendo fotografías o fijándose en cada detalle. Y por si no lo sabías, es uno de los lugares más hermosos y con más historia de la capital española. ¡Esta es su historia!

Historia de la Plaza Mayor de Madrid

Plaza Mayor de Madrid
Plaza Mayor – Sebastian Dubiel / commons.wikimedia.org

Antes de que existiese la Plaza Mayor como tal, el lugar se llamaba plaza del Arrabal. Allí tenía lugar mercado principal de la villa de Madrid durante el siglo XVI. Se trataba de un lugar estratégico, ya que era el punto de unión de los caminos de Toledo y Atocha.

No obstante, cuando el rey Felipe II trasladó su corte a Madrid desde Toledo, comenzaron los cambios. En 1580 el rey hizo un encargo a Juan de Herrera, el arquitecto del Monasterio de El Escorial y el palacio de Aranjuez. Su misión, a partir de ese momento, sería remodelar la plaza.

En 1619, la Plaza Mayor de Madrid estaba terminada gracias a la participación de un segundo arquitecto, Juan Gómez de Mora. Este arquitecto hizo importantes aportaciones tanto a Madrid como a otros lugares, como Alcalá de Henares o Toledo.

Evolución del nombre de la Plaza Mayor de Madrid

Plaza Mayor de Madrid
Plaza Mayor – Ana Martinez de Mingo

Como decíamos, plaza del Arrabal fue el primer nombre que tuvo la futura Plaza Mayor. El término procede de la Edad Media, pues durante el reinado de Juan II de Castilla, la villa de Madrid se expandió en un ensanchamiento hacia el este. Esta nueva zona era el Arrabal.

Pero a lo largo de la historia de la Plaza Mayor de Madrid, no serían estos sus únicos nombres. En 1812 un decreto obligaba a las plazas mayores de España llamarse plaza de la Constitución. De esta forma, cambió su nombre, pero solo durante un par de años. En 1814 pasaría a ser la Plaza Real.

Ya en 1873, la plaza pasó a ser plaza de la República, aunque de nuevo duró poco tiempo. En 1876 volvía a ser la plaza de la Constitución, y se mantuvo desde el reinado de Alfonso XII hasta la dictadura de Primo de Rivera en 1923.

Finalmente, con el fin de la Guerra Civil la plaza pasa a llamarse Plaza Mayor. Ese es, desde entonces, su nombre oficial.

La Plaza Mayor de Madrid, una superviviente

Casa de la Panadería en la Plaza Mayor de Madrid
Casa de la Panadería – DEZALB / Pixabay.com

En la historia de la Plaza Mayor de Madrid no solo ha habido cambios de nombres. Sobre todo en sus comienzos, también se produjeron sucesos que cambiaron su fisonomía.

Tras cuatro siglos en pie, la Plaza Mayor de Madrid ha sido capaz de sobrevivir a tres grandes incendios. El primero tuvo lugar en 1631, poco tiempo después de ser finalizada. El segundo de ellos llegó cuarenta años más tarde, en 1670.

Todos los daños fueron restaurados por la monarquía, hasta 1790, que se produjo un tercer incendio que hizo que todas las esquinas se cerrasen y la plaza tuviese forma totalmente rectangular.

“Madrid es no tener nada y tenerlo todo.”

-Ramón Gómez de la Serna-

Qué ver en la Plaza Mayor

En el año 1590 se construyó el primer edificio de la plaza: la Casa de la Panadería. Se llama así porque era el lugar en el que se fabricaba el pan. Está situado en la fachada principal de la plaza y está decorado con imágenes mitológicas que lo hacen fácilmente reconocible.

Por otro lado, la estatua que se sitúa en el centro de la plaza representa al rey Felipe III y fue un regalo que recibió del Gran Duque de Florencia. Inicialmente fue colocada en Casa de Campo, aunque en 1848 la reina Isabel II ordenó colocarla en la plaza.

Arco de Cuchilleros en la Plaza Mayor de Madrid
Arco de Cuchilleros – Lupe Clemente / Flickr.com

Además, hay que fijarse en el arco de Cuchilleros, una de las entradas más conocidas de la Plaza Mayor. Su nombre se debe a que allí se asentaron los gremios de los cuchilleros en la Edad Media. Actualmente, es una zona de restauración muy popular.

Y una curiosidad, desde 1860, en la Plaza Mayor se organiza todos los años un mercado navideño. Una costumbre que ha pasado a ser tradición. En diciembre, es frecuente ver la plaza más llena de lo normal, con turistas y ciudadanos haciendo compras navideñas.

La historia de la Plaza Mayor de Madrid es parte de la historia de la capital española. Por ello, es un lugar de visita obligada, junto a otros que están muy cerca, como la Puerta del Sol, el Palacio Real o la Catedral de la Almudena. No dudes en añadirlos a tu lista durante tu viaje a la capital.