Fortaleza de Suomenlinna: visita imprescindible en Helsinki

Patricia Hernández · 6 marzo, 2019
Este antiguo bastión defensivo es hoy uno de los grandes atractivos de Helsinki. Además, en Suomelinna es posible visitar interesantes museos.

La fortaleza de Suomenlinna se alza en un espacio formado por seis islas. Es uno de los lugares más interesantes y turísticos de Helsinki. Por tanto, si tienes pensado visitar la capital de Finlandia, no lo dudes, reserva tiempo para una excursión que te va a encantar. ¿Quieres saber más de ella?

Historia de la fortaleza de Suomenlinna

La fortaleza de Suomenlinna comenzó a contruirse en el año 1748, aunque serían necesarias algunas décadas para terminarla. El objetivo de este bastión era proteger al Reino de Suecia del expansionismo de la Rusia Imperial.

Vista aérea de la fortaleza de Suomenlinna
Islas de Suomenlinna

Sin embargo, la fortaleza se acabó rindiendo al enemigo en 1808. Así, los rusos la ocuparían durante más de cien años. Más concretamente, hasta la independencia de Finlandia en 1917.

A lo largo de su historia, la fortaleza ha tenido diversas funciones. Por ejemplo, en 1918 y durante la guerra civil finlandesa se utilizó como campo de prisioneros de guerra por los guardias rojos. Ya en la Segunda Guerra Mundial se usó como base de las baterías de la costa, antiaéreas y contra submarinos.

En 1973 la guarnición del ejército finlandés abandonó el lugar. Pasó entonces a manos del Ministerio de Educación y Cultura. Unos años más tarde, en1991, la Unesco declaró al conjunto histórico como Patrimonio de la Humanidad.

Ya en la actualidad, Suomenlinna es también un barrio de la ciudad de Helsinki. En él viven unas 850 personas, a las que hay que sumar aquellas que deciden hacer turismo en este lugar, especialmente en verano.

Qué ver en la fortaleza de Suomenlinna

Almacenes en la fortaleza de Suomenlinna
Fortaleza de Suomenlinna

El complejo cuenta con diversos bastiones, murallas y edificios históricos. Uno de ellos es la iglesia de Suomenlinna, construida como un templo castrense ortodoxo ruso en 1854. No se cambió al rito evangélico luterano hasta la década de 1920. Su aguja funciona como faro para el tráfico aéreo y marítimo.

Nos trasladamos al patio de armas, la plaza principal de la fortaleza de Suonmenlinna. Aquí se encuentra el sepulcro de Augustin Ehrensvärd, arquitecto y fundador de esta fabulosa construcción.

Tampoco se puede dejar de ver el dique seco, es uno de los más antiguos del mundo (data de 1760) y aún en está funcionamiento. Otro lugar imprescindible es Kustaanmiekka, la línea de defensa llena de cañones y antiguos refugios subterráneos.

Un rincón especial es la puerta del Rey, llamada así por ser el lugar en el que desembarcó el monarca Federico de Suecia en su primera visita a este lugar.

Museos en Suomenlinna

Submarino Vesikko en Suomelinna
Submarino Vesikko – Bernt Rostad / Flickr.com

En Suaomenlinna hay nada menos que seis museos, empezando por el que recibe el nombre de este lugar. En él, los visitantes pueden conocer la historia de la fortaleza, y en cierto modo de Finlandia, a través de una exposición permanente y de un vídeo explicativo.

Los otros cinco son el del Juguete, el de Augustin Ehrensvärd, el de las Aduanas, el Militar y el pequeño submarino Vesikko. Este último tiene capacidad para unas 20 personas, fue lanzado al mar en 1933 y participó incluso en la Segunda Guerra Mundial. Lo recomendable es conocerlos todos.

Información práctica para su visita

Batería antiaérea en Suomelinna
Batería antiaérea

A la construcción se puede acceder en cualquier momento, pues no dispone de horario de apertura o cierre. Eso sí, el centro de visitantes solo está disponible de diez de la mañana a seis de la tarde entre el 2 de mayo y el 30 de septiembre y hasta las cuatro de la tarde durante el resto de días del año.

Respecto al precio, tan solo hay que pagar el transporte y la entrada a cada uno de los seis museos existentes, que oscila entre los 5 y los 7 euros. Todos ellos tienen su propio horario, por lo que lo ideal es consultarlos antes de realizar la visita.

El coste del transporte depende de cuál utilicemos. Podemos optar por un ferry, para el que son válidos los billetes de transporte urbano (el billete sencillo es de 2,70 euros y la tarjeta de siete días, de 32 euros) o por un bus acuático JT-Line, cuyo precio ronda los 7 euros (ida y vuelta). Ambos se cogen en la plaza del Mercado.

El trayecto dura apenas 15 minutos, ya que Suomlinna está muy cerca de Helsinki. Por ello, es una excursión perfecta, ya que, además de todo lo que te hemos contado, en estas islas podrás darte un chapuzón si el tiempo acompaña y no te dan miedo las frías aguas que bañan la zona.