Haz una excursión en moto por Noruega Ártica

· 28 noviembre, 2018
La moto de nieve es el medio ideal para descubrir toda la belleza del norte de Noruega y las espectaculares auroras boreales que allí se pueden contemplar.

La Noruega Ártica está localizada en el norte del país europeo. Más concretamente, en la región de Finnmark. Una buena forma de conocerla es sobre una moto de nieve. En este artículo te contamos todo lo que implica esta experiencia única que todo viajero debería probar. ¿Te animas a descubrirla?

Excursión por la Noruega Ártica en moto

La moto de nieve es el medio básico de transporte en la Noruega Ártica. Por ello, es el vehículo que vamos a utilizar en nuestra ruta por los paisajes nevados del norte del país.

Excursión por la Noruega Ártica
Excursión por la Noruega Ártica

Una de las rutas habituales se realiza por los alrededores y en la ciudad de Alta. Esta es considerada la capital de las auroras boreales. Y hay varias empresas que realizan recorridos, como con Norseman Trail.

En la excursión, los participantes van acompañados de guías. Estos se sitúan al principio y al final del grupo para que la experiencia sea lo más segura y completa posible.

Los que no se atrevan a conducir pueden ir en el asiento trasero de cualquier moto, aunque de esta forma se perderán la posibilidad de probar distintos tipos de conducción. Y es que la excursión transcurre por estrechos senderos de bosques y sobre grandes superficies, como por un extensos lagos helados.

Normalmente, antes de regresar se hace una pequeña acampada. Se tipo trata más bien de una parada para comer, ya sea en el interior de una tienda o al aire libre.

Es una buena ocasión para degustar el plátano con chocolate calentado al fuego, las salchichas, el queso o los panes de patatas tan habituales de la dieta nórdica. Y para entrar en calor, nada mejor que un café o té caliente.

Por otro lado, también se puede realizar una excursión nocturna en moto de nieve por la zona de Kirkenes. Es una zona fronteriza con Rusia, desde donde se pueden contemplar auroras boreales.

La mejor época para presenciarlas es cuando las noches son eternas en Noruega, es decir, de noviembre a enero. Para ver las auroras boreales es importante que el cielo esté oscuro y hacerlo en lugares sin contaminación lumínica.

Ruta por Finnmark

Catedral de Alta en Noruega
Catedral de Alta

Para los que no se conformen con recorrer en moto de nieve una parte de Finnmark, sino que prefieren visitar el máximo número de lugares, les proponemos una pequeña ruta. Se inicia en Kautokeino, localidad a la que llegar fácilmente desde Alta. En ella vive una de las comunidades sami más grandes del país.

De Kautokeino nos trasladamos a Karasjok, municipio repleto de rebaños de renos. Es, además, la capital simbólica de los sami y alberga el parlamento de estos. Tras conocerlo es hora de volver a Alta, para lo que se puede tomar la dirección norte, por el fiordo de Porsanger, el cuarto de mayor longitud de Noruega.

Ya en Alta, se puede aprovechar para visitar el Museo de las Auroras. También se puede ver la catedral, dedicada a este fenómeno. Es un edificio modernista que en invierno se rodea de hermosas esculturas de hielo.

Otra opción es animarse a subir a lo alto del monte Komsa. Desde su cima es posible disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad.

Consejos para visitar la Noruega Ártica

Paisaje de la Noruega Ártica
Paisaje ártico

Como siempre, la manera más rápida y cómoda de llegar es en avión. Se puede hacer escala en Oslo y tomar un vuelo hacia Alta, Kirkenes o cualquier ciudad de la Noruega Ártica. Algunas compañías que operan dichos vuelos son Norwegian, Wideroe o SAS.

También se puede llegar a la Noruega Ártica en barco, una buena opción para ver auroras boreales. Otra posibilidad es el tren, pues la compañía NSB cuenta con una amplia red ferroviaria que va de Kistiansand a Bodo, en el Ártico. Y en vehículo se llega a través de la E6, carretera que cruza el país de norte a sur.

Por otro lado, si viajamos a la Noruega Ártica en invierno es importante ir correctamente vestidos. Lo ideal es llevar prendas térmicas. También complementos que ayuden a soportar las bajas temperaturas, como guantes, bufanda o gorro. Y por supuesto, botas para caminar sobre la nieve y gafas de sol para evitar el reflejo del sol.