El enigmático círculo de piedra de Avebury

Edith Sánchez·
22 Julio, 2020
El círculo de piedra de Avebury es un espléndido monumento que tiene varias correspondencias con el famoso Stonehenge. Sin embargo, hasta el día de hoy nadie ha podido descifrar el significado de esta maravillosa construcción.

El círculo de piedra de Avebury es una estructura prehistórica que se encuentra ubicada en Overton Hill, cerca de Marlborough, a 30 kilómetros de Stonehenge, Inglaterra. Desde mucho tiempo atrás genera gran curiosidad, pues se trata de un monumento extraño y no hay referencias concretas de por qué se construyó.

Toda esta región fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Los distintos estudios arqueológicos realizados en la zona han permitido hacer hallazgos importantes. Sin embargo, es más lo que se ignora, y por eso se ha convertido en un gran enigma.

El círculo de piedra de Avebury, un emplazamiento monumental

En el interior del círculo de piedra de Avebury sobresale la Colina de Silbury. Al parecer, se trata de un sepulcro levantado en tierra y piedra, de aproximadamente 40 metros de altura y unos 170 metros de diámetro.

Se estima que su antigüedad es de 3000 años antes de nuestra era y que fue construido en diferentes etapas históricas, entre el 3000 y el 2000 de esta etapa. Cerca de este túmulo se encuentra la cámara funeraria de West Kennet Long Barrow, con una longitud de cerca de 100 metros y cercada por un foso.

El círculo de piedra de Avebury está catalogado como el de mayor tamaño de toda Europa. El foso es irregular y alcanza hasta los cinco metros de profundidad; en su interior presenta enormes bloques de piedra. Todo en conjunto da origen a un círculo y, al mismo tiempo, circunscribe dos círculos de menores dimensiones.

Se puede acceder al centro de toda la estructura a través de cuatro senderos demarcados por hileras de dólmenes. Se piensa que esta distribución obedece a los puntos cardinales y la trayectoria del sol.

Asimismo, se cree que esta inmensa construcción megalítica estaba compuesta por cerca de un centenar de monolitos. Lamentablemente, durante el siglo XVI la mayoría fueron destruidos y utilizados como materia prima de construcción.

Imagen aérea del círculo de piedra de Avebury.

Algunas hipótesis

Los vestigios más antiguos que se han hallado en el círculo de piedra de Avebury corresponden al periodo neolítico, y se cree que datan de alrededor de 5000 años antes de nuestra era.

Con el paso del tiempo, la función del círculo de piedra de Avebury ha dado lugar a diferentes hipótesis. Maud y Ben Cunnington fueron quienes excavaron en la zona por primera vez, en 1930. Para estos investigadores, los vestigios encontrados hablaban de un tipo de construcción en el que los postes hallados sirvieran de pilares.

Supusieron que sostenían el techo de una construcción en donde se llevaban a cabo rituales de adoración. Una interpretación adicional plantea que este lugar tenía una finalidad mortuoria, es decir, que allí se realizaban rituales de enterramiento.

La sustentación y otras posturas

Las tesis mencionadas se sustentan en los huesos de animales y en las cerámicas halladas, lo que indica la manera como fue ocupado este espacio por los pobladores de la época. Sin embargo, para Mike Pitts resulta más creíble la posibilidad de que los postes hicieran parte de una estructura más grande.

Pitts dice que los postes no sostenían otra estructura, sino que demarcaban un sendero de manera independiente. Lo cierto es que, al parecer, se construyó sobre lo construido; y el monumento inicial tenía tres estructuras de madera, que luego fueron desplazadas y reemplazadas por piedra. Esto dio origen a los tres círculos concéntricos de piedra que podemos observar hoy.

Percepciones complementarias

Para William Stukeley, quien registró las estructuras en dibujo, las piedras eran la representación de un símbolo pagano con forma de serpiente gigante. En tanto, para Michael Dames, era un inmenso complejo en donde se llevaban a cabo rituales en temporadas específicas del año, asociadas a las estaciones.

Este círculo se localiza cerca de las ruinas de Stonehenge.

También se dice que el círculo de piedra de Avebury es mucho más antiguo que Stonehenge y que tiene una creación fundacional. En este sentido, se sugiere que se trata de la conmemoración del linaje de sus primeros moradores.

Algunos incluso plantean que debajo del círculo de piedra de Avebury se hallan viviendas aún no descubiertas. Esto sugiere que el lugar habría pasado de ser un espacio cotidiano a uno sagrado.

Otras concepciones

Para los arqueólogos Kristian Strutt, Mark Gilligins y Joshua Pollard, los desplazamientos de tierras, que se realizaron entre el 4000 y el 2500 antes de nuestra era, constituyen una prueba de que al comienzo existían diversos asentamientos dispersos. Estos habrían ido juntándose después del 3700, antes de nuestra era.

Agregan que los despojos de esos espacios terminaron por convertirse en referentes del conjunto de monumentos. Otros opinan que este lugar presenta una alta concentración de energía, ya que suelen presentarse fenómenos sin explicación. Hay muchas leyendas que giran en torno de esta idea, desde el siglo XII.

Por ejemplo, en aquella época se asoció la epidemia de la peste negra con las ruinas, que entonces se vieron como obra del demonio. Otros hablan de rituales mágicos realizados por brujas, en los que se utilizaban huesos y bebedizos extraños.

El círculo de piedra de Avebury en la actualidad

Hoy en día, no son pocos los que hablan del círculo de piedra de Avebury como un lugar con energía renovadora y revitalizante. Incluso allí se llevan a cabo algunos eventos para impregnarse de esta energía.

Además, se han reemplazado gran cantidad de piedras por formas de concreto que emulan a las ausentes. Estas solo cumplen con una función pedagógica, para que los visitantes se hagan una idea más global de lo que existió allí.

A decir verdad, nadie sabe con certeza cuál es el significado de esta megaconstrucción y solo podemos aventurarnos a sacar conjeturas con base en lo que pueden decir los expertos. De cualquier modo, es un bello lugar y merece la pena visitarlo.