El parque Buttes-Chaumont, el gran secreto de París

Alicia 26 mayo, 2018
El que hoy es uno de los parques más bonitos de París se construyó en los terrenos de una antigua cantera. Un lugar idílico en el corazón de la capital francesa.

París, la ciudad del amor y las luces, ofrece gran cantidad de paisajes increíbles. Su belleza, el encanto del idioma y el estilo único de su gente envuelve a cada turista que conoce esta ciudad. Normalmente, los viajeros suelen visitar los monumentos y los barrios más famosos. Sin embargo, París esconde un secreto: el parque Buttes-Chaumont.

El parque Buttes-Chaumont, el gran secreto de París

Parque Buttes-Chaumont en París
frlegros / Shutterstock.com

El parque Buttes-Chaumont es uno de los pulmones de París. Gracias a este gran espacio verde, la ciudad cuenta con un lugar de increíble naturaleza. No puede extrañar que sea uno de los lugares preferidos entre los parisinos. Durante el fin de semana y los meses de verano se llena de gente haciendo deporte, preparando un picnic, etc.

Es cierto que en París existen numerosos parques y jardines que aportan vida y naturaleza a la ciudad. Tanto durante el invierno como durante el verano estos lugares son dignos de conocer. Pero normalmente, los turistas visitan lugares como el Jardín de Luxemburgo, el Jardín de Tullerías, los Jardines de Trocadero, etc.

Sin embargo, en las afueras, también podemos visitar maravillosos parques y bosques. Es el caso del Bosque de Boulogne, el Bosque de Vincennes y, por supuesto, el parque Buttes-Chaumont.

¿Dónde está el parque Buttes-Chaumont?

Parque Buttes-Chaumont
synchrodipity / Flickr.com

Este parque es uno de los lugares con más encanto de la ciudad. Su historia no es la de cualquier parque, y lo que esconde le hace único y extraordinario. Puentes, una cascada, un lago, una gruta… Y todo ello en mitad de París, suena increíble, ¿verdad?

El parque Buttes-Chaumont está situado en el noreste de París, en concreto, se encuentra en el distrito XIX, justo en el “quartier d’Amérique”. Está rodeado de cuatro calles principales: al este y noroeste la calle Manin, al noreste la calle Crimée, al sur la calle Botzaris y al suroeste la avenida Simón Bolivar.

Las estaciones de metro más cercanas son Buttes-Chaumont, Botzaris, Laumière y Bolivar. Y debes saber que el parque tiene diversas entradas, con seis puertas principales: puerta principal (calles Botzaris y Simón Bolivar), puerta Secretán, puerta Armand-Carrle, puerta Crimée, puerta de la Vilette y puerta Fessart.

La historia de un parque singular

Parque de Buttes-Chaumont de París
akphotoc

El lugar donde se encuentra hoy en día el parque se llamaba “Butte Saint-Chaumot”. Tras la Revolución Francesa se explotó el terreno como cantera, con el objetivo de extraer materiales para la construcción de edificios en la ciudad.

Sin embargo, durante el Segundo Imperio, cuando ya gobernaba Napoleón III, se llevaron a cabo diversas reformas urbanas. Fue entonces cuando se decidió transformar este lugar en el parque que es hoy en día. Por ello, en 1863 el estado compró el terreno y las obras comenzaron al año siguiente.

Napoleón III encargó la creación del parque Buttes-Chaumont a Jean-Charles Alphand. Todo el trabajo fue llevado a cabo por tres grandes especialistas: el arquitecto Gabriel Davioud, el ingeniero Eugène Belgrand y el jardinero Jean-Pierre Barillet-Deschamps. Finalmente, el 1 de abril de 1867 se inauguraba el parque.

¿Cómo es el parque?

Templo en el Parque Buttes-Chaumont
Photos et Voyages / Flickr.com

El parque Buttes-Chaumont cuenta con una gran diversidad vegetal. La variedad de especies que podemos encontrar en el interior fascina a cualquier visitante, como también los animales que lo pueblan, especialmente aves.

Por otro lado, es importante saber que este parque es público, todo el mundo puede acudir en los horarios de apertura. Es, de hecho, la actividad favorita de los parisinos durante los meses de verano. Allí puedes practicar diversos deportes, puedes organizar un picnic o simplemente tumbarte para disfrutar del sol.

Lo que hace especial este parque es la gran isla rocosa que se encuentra en el centro. Además de su belleza, en lo alto de dicha roca se encuentra el templo de la Sibila.

El acantilado tiene 30 metros de altura y es posible acceder a él desde dos puentes diferentes, uno de ellos con 22 metros de altura. También podemos acceder a lo alto del acantilado a través de una escalera de 173 peldaños que está en el interior de la roca.

Por otro lado, podemos realizar diversos paseos para conocer el parque y, así, poder observar sus puentes, sus plantas, sus animales, su cascada e incluso el enorme lago de 1,5 hectáreas de superficie.

Te puede gustar