El Mont Blanc, el punto más alto de la Unión Europea

16 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Subir hasta la cima del Mont Blanc, en los Alpes, es todo un rito para cualquier montañero europeo y del mundo entero.

El Mont Blanc es el pico más alto de los Alpes. O lo que es lo mismo, la cumbre más elevada de la Unión Europea. ¡Atención! ¡No es la más alta del continente! Tanto en territorio de la Rusia europea como en Georgia hay montañas más altas. Pero aún así, es una cima espectacular y ansiada por todos los montañeros. Por ello, es bien merecedora de las siguientes líneas.

El Mont Blanc, objetivo de los alpinistas

La práctica del montañismo, por tradición, se denomina alpinismo. Es un claro homenaje a la cordillera del centro de Europa donde se comenzó a practicar este deporte. Ya en aquellos inicios, alcanzar la cima del Mont Blanc se convirtió en el gran objetivo de los más osados montañeros. Y eso que por entonces ni siquiera se tenía claro a qué altura se elevaba este pico.

Altitud del Mont Blanc

Cabra en el Mont Blanc

La medición del Mont Blanc siempre ha sido objeto de polémica. Y aunque hoy se le otorga una altitud oficial de 4810 metros de altura sobre el nivel del mar, ese número ha variado en los últimos años según la cantidad y compactación de la nieve acumulada en la cima. Por cierto, una cima que comparten dos países: Francia e Italia.

Sin embargo, nuevos estudios geológicos consiguieron encontrar el punto rocoso más alto de la montaña, que se eleva a 4792 metros y que, curiosamente, se encuentra hasta 40 metros distante del punto donde más alto llega la nieve.

Pero además, queremos aclarar la cuestión de que el Mont Blanc no es la montaña más alta de Europa. Ese galardón recae en picos de la cordillera del Cáucaso, en el extremo oriental del continente. Allí, entre territorio de Georgia y Rusia, hay picos como el Elbrus, a 5642 metros; el Dyj Tau, de 5203 metros; o el Koshtan Tau, a 5151. Y no son los únicos ‘cincomiles’ de esa cordillera entre dos continentes.

Una ascensión peligrosa

Montañeros en el Mont Blanc

Pensar que no es una montaña demasiado alta, comparada no solo con las cumbres caucásicas, sino también con alturas muy superiores de las Rocosas, los Andes y, por supuesto, el Himalaya, hace pensar que tal vez sea fácil la ascensión. A ello también ayuda la buena infraestructura turística y la tradición montañera que hay en lugares como Chamonix.

Sin embargo, el Mont Blanc puede ser una ascensión muy dura y ha habido infinidad de accidentes mortales en sus faldas a lo largo de siglos. Es un territorio de alta montaña, y eso siempre requiere de cierta experiencia, llevar el equipo apropiado y ser prudente.

Solo cumpliendo estos requisitos se pueden salvar posibles situaciones extremas de fríos y temporales, así como otros peligros del tipo de aludes o grietas en el terreno. Es decir, si alguien está pensando en alcanzar la cima tiene que preparar a conciencia esta aventura.

Algo de historia

Vista del Mont Blanc

Está claro que el perfil y la altura del Mont Blanc actúan como irresistibles imanes para los montañeros, que ansían escalar esta magnífica montaña. De alguna forma, subir el Mont Blanc es como honrar a toda la historia del alpinismo y convertirse en un auténtico escalador.

Incluso antes de que se hiciera cumbre allí arriba, ya hubo una expedición en el siglo XVIII para llegar hasta Chamonix y desde ahí contemplar la que entonces se consideraba como ‘montaña maldita’ por el gran mar de hielo que había en su ladera. Un glaciar que, lamentablemente, ha disminuido mucho su tamaño en los últimos tiempos.

Tras aquella primera expedición, se comenzaron los intentos de hacer cima. Así, el Mont Blanc se coronó por primera vez en 1786. Un hito que tenía tanto una vertiente deportiva como científica, ya que los montañeros que ascendieron fueron el buscador de cristales Jacques Balmat y el doctor Michel Gabriel Paccard, interesado en comprobar el comportamiento de un barómetro en altura.

Aquella fue la primera de las miles de ascensiones que han llegado después. De hecho, en la actualidad, en las fechas meteorológicas más propicias llega a haber saturación en las distintas rutas de ascenso. Sin embargo, parece que para muchos es irrenunciable esta aventura montañera y subir al Mont Blanc es uno de los grandes motivos para viajar a los Alpes.

  • El Mont Blanc y su panorama. Oficina de turismo de Chamonix. Recuperado el 16 de agosto de 2019 de https://www.chamonix.com/el-mont-blanc-y-su-panorama,47,es.html
  • Corbella, J. (18 de julio, 2016). Mont Blanc, cumbre de imprudencias. La Vanguardia. Recuperado de https://www.lavanguardia.com/vida/20160718/403288608449/mont-blanc-cumbre-de-imprudencias.html