El lago Peyto, unas hermosas vistas de Alberta, en Canadá

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
· 8 abril, 2019
Es una de las postales más típicas de Canadá. Un precioso lago entre montañas de un color casi imposible.

El lago Peyto es una de las postales soñadas en cualquier viaje a Canadá. Sin duda, es una de las fotos más vistas del país. ¡Seguro que también tú quieres hacerla o, al menos, verlo con tus propios ojos! Pues bien, para eso tendrás que viajar al oeste de Canadá, al estado de Alberta, uno de los más emblemáticos de las Montañas Rocosas.

Lago Peyto, de lo mejor de Banff

El lago Peyto se encuentra en el espacio protegido del Parque Nacional de Banff. Sin duda, uno de los más espectaculares y también más visitados del país. Allí se suceden los parajes montañosos que plasman toda la grandiosidad de la cordillera norteamericana. Pero, posiblemente, el más atractivo sea el del lago Peyto.

¿Por qué lago Peyto?

Aguas del lago Peyto

Hay lagos en Canadá con nombres muy descriptivos, como el lago Esmeralda, que recuerda el color de sus aguas. Pero la denominación de lago Peyto es diferente. Tiene una historia detrás. Es el particular homenaje del Parque Nacional de Banff a un viejo guía y trampero de la zona que llamaba Ebenezer William Peyto.

El color del lago

No es casualidad que hayamos nombrado el lago Esmeralda y el tono verde brillante de sus aguas. Esa es una característica común a muchos otros lagos de las Montañas Rocosas de Canadá. Colores semejantes se pueden ver en otros como los de Maligne, Louise o Moraine. Y, por supuesto, también es visible en el lago Peyto.

De hecho, aquí el colorido de sus aguas casi parece irreal de tan brillante que es. Eso se debe al progresivo proceso de erosión que realizan los glaciares y los ríos durante el deshielo.

Cada año, el hielo y la fuerza de las aguas de montaña van desgastando las rocas. Las van devastando, y con ello, arrastran polvo de roca que llega hasta el lago y que es el causante de esa vistosa pigmentación.

Algunos datos de este lago canadiense

Vista del lago

El lago Peyto es un lago de montaña, de hecho, está a una altura considerable. Se encuentra a aproximadamente a 1880 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Y aunque su altura y belleza son más que destacables, no podemos decir lo mismo de sus dimensiones, ya que apenas supera los 5 km² de superficie. Y es que en su punto más largo tiene unos 2,8 kilómetros, mientras que su anchura no alcanza los 800 metros.

Las montañas del entorno del lago Peyto

Es innegable la hermosura que le otorga el tono de las aguas de este lago. Pero, sin duda, esa belleza se multiplica exponencialmente por el entorno montañoso que lo rodea.

La cubeta del lago forma parte de los valles del Waputik Range, y desde ahí se pueden ver varios de los picos más carismáticos de Banff. Son los picos Caldron, el Monte Jimmy Simpson y el propio Pico Peyto.

Cómo visitar el lago

Vista del lago desde la orilla

La verdad es que estamos en plena cordillera de las Montañas Rocosas, pero la visita a sitios como el lago Peyto es bastante sencilla. En este caso, estamos hablando de una parada muy destacada en Autovía 93, mucho más conocida como Icefields Parkway.

Esta es la carretera de los “campos de hielo” o “paseo de los glaciares”. Un itinerario de lo más espectacular que nos ofrece Canadá. En concreto, para llegar al lago Peyto desde esta carretera está indicado el desvío a un mirador con las mejores vistas del lugar.

Nos encontraremos una zona de aparcamiento para dejar el automóvil. Y desde ahí un ameno sendero entre coníferas que en apenas un cuarto de hora de camino nos llevará ante una panorámica inolvidable.

Si sumamos la belleza del sitio y lo fácil que es disfrutar del mismo, os podéis imaginar que hasta aquí llegan miles de personas, sobre todo durante las vacaciones de verano. Así para disfrutar con más tranquilidad e intimidad de tales vistas, os recomendamos madrugar.

Otro consejo para la visita

Las vistas del lago desde ese mirador son increíbles. Pero os recomendamos visitar este lugar sin prisas. Es decir, aprovechad para hacer un recorrido por el entorno. Bajad hasta las orillas del lago e incluso haced el sendero que parte hacia Bow Valley Summit. En ello emplearéis la mañana, pero la experiencia os dejará maravillados.