El inesperado encanto de La Guajira colombiana

Edith Sánchez · 7 junio, 2019
Quienes más pueden disfrutar de La Guajira son los amantes de la naturaleza, de los deportes marítimos y de las experiencias diferentes. Pocos lugares reúnen una diversidad tan fascinante en tan poco espacio.

La Guajira es una península en el extremo norte de Colombia. Aquí las temperaturas oscilan entre los 22 y los 40 °C y predominan la selva húmeda, la selva seca y el desierto. Además de ello, alberga parques naturales, comunidades indígenas y una comunidad árabe.

En La Guajira nació la música vallenata. Por eso, de ese lugar han surgido los mejores cantantes y compositores de este género. Es una región paradisíaca que deslumbra por su belleza y su magia. Un sueño de paisajes y sensaciones que no existe en otro lugar del mundo.

Este es un lugar de contrastes y colores, ideal para quienes son amantes de la diversidad cultural y del contacto con la naturaleza. Durante todo el año se realizan celebraciones  y se pueden practicar un sinfín de deportes. ¿Qué ver en La Guajira? Estos son algunos de sus lugares clave.

Palomino, un fabuloso lugar de La Guajira

Playa en Palomino
Playa en Palomino

Esta es una zona que destaca por la belleza de sus playas y por la desembocadura del río Palomino en el mar Caribe. Allí se puede practicar tubing y surf. No cuenta con una gran infraestructura hotelera, pero sí con varios sitios con alojamiento y restauración.

Sin embargo, cualquier concesión es poca comparada con la experiencia de estar allí. Desde ese lugar se pueden contemplar paisajes sorprendentes, como los picos de la Sierra Nevada de Santa Marta. También se puede practicar senderismo, con o sin guía.

Es el sitio ideal para relajarse y disfrutar, solo o en compañía. Se puede llegar a Palomino tomando un bus desde Santa Marta o Riohacha. La duración del trayecto es de 90 minutos y el costo es de tres dólares estadounidenses.

Santuario de Fauna y Flora los Flamencos

Flamencos en La Guajira
Flamencos en La Guajira

El santuario se compone de un conjunto de ciénagas y lagunas donde habitan una gran cantidad de aves. Aquí viven cormoranes, patos aguja y cuchara, chorlitos, pelícanos, martínes pescadores, garzas, gaviotas y colibríes, entre muchos otros. Y, por supuesto, verás flamencos, de los que el lugar toma su nombre.

Se encuentra en un corregimiento conocido como Camarones. Allí se puede llegar desde Riohacha o Palomino en transporte colectivo por dos dólares estadounidenses. De Camarones al santuario se viaja en moto por menos de un dólar. Para observar las aves de cerca, deberás contratar una canoa que te llevara por siete dólares.

Es un paraíso para los observadores de aves y amantes de la naturaleza. Cuenta con especies de aves residentes, endémicas y migratorias. Esta maravilla es un espacio destinado para admirar y contemplar. Es una aventura en la que también podrás disfrutar de playas poco frecuentadas y de comida típica.

Riohacha, capital de la Guajira

Ríohacha
Riohacha – Zero Gravity / Wikimedia Commons

La ciudad agrupa el patrimonio histórico de la región. Sus tradiciones y sus costumbres se evidencian al caminar por sus calles. Riohacha tiene una identidad y encanto propios. Es un punto estratégico a la hora de recorrer el resto de la región.

El valle de los Cangrejos, el paseo de la Marina, la catedral de Nuestra Señora de los Remedios, el malecón o la Laguna Salada son algunos de sus atractivos. Al igual que sus extensas playas, su gastronomía o sus mercados de artesanías.

Volar a Riohacha desde cualquier ciudad de Colombia es costoso, por lo que la mejor opción es viajar a Santa Marta y de allí tomar un bus a Riohacha, que tiene un precio de seis dólares estadounidenses y una duración de dos horas y treinta minutos.

Cabo de la Vela

Cabo de la Vela
Cabo de la Vela

El cabo de la Vela es el destino de la Alta Guajira más visitado por turistas de todo el mundo. Es un sitio alejado de todo, tranquilo y apropiado para el descanso. Aquí hay varias playas de una belleza singular, alojamiento en chozas de bahareque y una gastronomía variada.

Se pueden practicar todo tipo de deportes, pero de manera especial kitesurf y windsurf. Quienes no dominen estas disciplinas deportivas pueden contratar clases con jóvenes expertos de la comunidad indígena wayuu. También puedes visitar el faro o ascender al Pilón de Azúcar para gozar la panorámica o los extraordinarios ocasos.

Para llegar al cabo de la Vela, debes tomar un transporte colectivo (unos 3 dólares y 3 horas de viaje) desde Riohacha hasta Uribía (capital indígena de La Guajira) y allí contratar una camioneta por 6 dólares hasta el cabo de la Vela.

Parque Nacional Natural Macuira

Parque Nacional Macuira en La Guajira
Parque Nacional Macuira

Ubicado en el municipio de Nazareth, un lugar remoto de La Guajira, aparece este oasis verde en medio del desierto. Es un ecosistema único, con una amplia biodiversidad. En él se elevan los cerros Paluou y Jibome. Es como un espejismo en el que conviven el bosque húmedo y las dunas de arena, con un encanto sobrecogedor.

Macuira es un tesoro biológico que cuenta con nacimientos de agua, más de 143 especies de aves, 16 especies de serpientes y 21 especies de mamíferos. En cuanto a su flora, alberga más de 355 especies entre plantas inferiores, epífitas y bromelias. Además, cuenta con un bosque enano nublado perennifolio.

Para acceder al Parque Nacional Natural Macuira, lo puedes hacer contratando transporte desde Uribía o Riohacha, por alrededor de 20 dólares. En Macuira, la mejor opción es acordar con nativos de la etnia wayúu el precio por servicios de guía, hospedaje y alimentación según tus necesidades. Las alternativas son variadas y económicas.

  • Varela, P. O. (1952). La Guajira. Boletín de La Sociedad Geográfica de Colombia.
  • Miller, S. (2017). Guajira. In Bloomsbury Encyclopedia of Popular Music of the World. https://doi.org/10.5040/9781501329210-0003075
  • Vallenato. (s.f.) En Wikipedia. Recuperado el 6 de junio de 2019 de https://es.wikipedia.org/wiki/Vallenato