El Gran Canal de China, clave de la unificación del país

María Belén Acosta · 13 junio, 2019
El Gran Canal es una de las mayores obras de la ingeniería china y es uno de los factores más importantes de la evolución del país.

La construcción del Gran Canal de China, una de las obras de ingeniería más espectaculares del mundo, tenía como objetivo conectar el norte y el sur del país. Con el tiempo, el canal no solo consiguió unir poblaciones, sino que homogeneizó gran parte de la cultura china. Pero la unión de los diferentes cauces de los ríos también ha traído otras consecuencias para la población y el medio ambiente.

El origen del Gran Canal de China

La construcción del Gran Canal, cuyo nombre original era Da Yunhe, comenzó durante la dinastía Sui, entre los años 581 y 618. En su creación se utilizarían los cinco ríos más importantes de China, desde el sur al norte. Estos ríos son el Qiantang, Yangtzé, Huai, Amarillo y Hai.

Canales de Suzhou
Canal en Suzhou

El emperador Yang Guang sería quien ordenara su construcción. Se trataba de unir las ciudades de Beijing y Hangzhou, para así cubrir las necesidades de riego de los campos de arroz y de agua potable del pueblo.

Sus 1700 kilómetros lo convirtieron en el canal más largo construido por el hombre. Además, con el paso de los siglos y las nuevas necesidades de transporte, se diseñó un sistema de compuertas por el que las embarcaciones podrían subir y bajar pequeños montes. El ingeniero Qiao Weiyo fue quien lo hizo posible, cimentando incluso las bases de este sistema en Europa.

Su funcionamiento continuó siendo clave hasta el el siglo XIX. Debido a la introducción del ferrocarril, sufrió una serie de modificaciones que, en muchos casos, culminaron en desastrosas inundaciones. Algunas de ellas provocaron la separación de varias secciones del cuerpo principal del canal.

Actualmente, el Gran Canal está dividido en siete subcanales. Los principales son los que se encargan del transporte de carbón y otros materiales. Tanto el canal Li como el Jiangnan sufren de una alta contaminación por culpa del vertido de residuos.

Ventajas y desventajas del Gran Canal de China

Gran Canal de China en Yangzhou
Gran Canal en Yangzhou

La construcción del Gran Canal surge de la necesidad de unir el norte y el sur de China. Además, este facilitó el transporte de mercancías y abarató los costes que suponía el traslado.

Incluso, superó a las conexiones marítimas, ya que era una vía mucho más directa entre las diferentes capitales del país. Conseguir que toneladas de arroz llegaran de norte a sur solo fue viable gracias a la creación del Gran Canal. Por ello, su construcción benefició y mejoró las condiciones comerciales.

Pero los comerciantes no fueron los únicos en beneficiarse de su construcción. Altos mandatarios y figuras importantes del estado lo utilizaron para viajar de forma segura y cómoda. Esto logró que las ciudades y pueblos situados en su recorrido comenzaran a compartir su cultura.

Los problemas del canal

Gran Canal en Beijing
Gran Canal en Beijing

La unificación de la nación china dio un gran salto evolutivo que finalizaría con la constitución de un país mucho más cohesionado. Sin embargo, acarreó múltiples problemas durante su construcción y mantenimiento. Controlar los niveles de agua vertidos, debido a la cantidad de ríos que desembocan en el canal, fue uno de los retos a los que se enfrentaron arquitectos y trabajadores.

Del mismo modo, la acumulación de sedimentos en el fondo sería otro de los obstáculos para su conservación y buen funcionamiento. Por ello, en ocasiones, el canal fue inviable para el transporte de agua e incluso dejó de utilizarse para el transporte de mercancías. En estos espacios de tiempo se utilizaba como acequia o, simplemente, como desagüe.

El canal ha sido reformado en varias ocasiones y su conservación ha tenido un fuerte impacto medioambiental. Varias especies, tanto de animales como de plantas, se encuentran en peligro de extinción a causa de esto.

Otros datos interesantes

Vista de Shuzou
Shuzou

El Gran Canal es básico en la historia del arte chino a partir del siglo XIII. Existen muchas representaciones de esta construcción, tantas como se han realizado en Japón para el monte Fuji. Su importancia como columna vertebral del país lo convirtió en objeto de admiración para los artistas. Además, la fórmula del rollo donde se plasman las obras chinas es perfecta para representarlo.

Aunque en la actualidad ha perdido en gran parte su importancia en la economía del país, sí ha adquirido popularidad dentro del turismo internacional. Durante su recorrido central cruza por grandes ciudades y pueblos que conservan su cultura tradicional.

La Unesco otorgó a el Gran Canal de China el reconocimiento merecido por ser una de las grandes obras del hombre. Desde el año 2014 forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

  • Gran Canal de China. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado en 13 de junio de 2019 de https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Canal_de_China
  • El Gran Canal. (27 de septiembre, 2016). En National Geographic. Recuperado de https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/el-gran-canal_9524