El curioso edificio modernista de El Capricho de Gaudí

· 6 diciembre, 2018
La peculiar arquitectura de este edificio, impropia de su época, hace que sea el centro de todas las miradas de aquellos que visitan la localidad cántabra de Comillas.

La mejor forma de conocer a un genio es admirar sus obras. Una buena muestra de la maravillosa mente de Gaudí es el edificio modernista de El Capricho, situado en Comillas. Un lugar estupendo para pasar el día en familia y contemplar el trabajo de uno de los arquitectos españoles más famosos. ¿Quieres saber qué te espera en este lugar?

¿Cómo es el edificio modernista de El Capricho?

Lo primero que llama la atención de este edificio son sus colores. Tonos verdes, amarillos y rojizos, un colorido fuera de lo común para un edificio del siglo XIX. Y otro punto destacado es la torre cilíndrica que lo preside. El edificio visto de lejos ya es una bella postal por la que merece la pena acercarse a él.

Fachada de El Capricho de Gaudí
Fachada de El Capricho

El Capricho está construido con ladrillos en la parte alta y piedra en la más baja, destacando los adornos de cerámica. Los girasoles adornan el edificio y hacen que sea el más original de la zona. Y todo, a pesar de contar con más de un siglo de antigüedad, ya que se construyó entre los años 1883 y 1885.

Cada fachada es distinta. Por ello, según desde qué posición lo mires podrás captar un montón de detalles diferentes. Y es que los distintos materiales y la manera de utilizarlos, adaptándose al terreno y prescindiendo de las formas más típicas, hacen que este edificio sea muy especial.

‘Capricho’, en el mundo musical, significa que la pieza es de estilo libre. Y esta construcción juega con esa concepción en algunas de sus partes, como en las ventanas de la fachada principal, que cuentan con tubos musicales que emiten sonidos al ser manipuladas.

Dentro de las representaciones artísticas, también destacan en este sentido en las vidrieras. En una de ellas se puede ver la representación de un pájaro tocando el piano.

La visita al edificio

Detalle de la decoración exterior de El Capricho
Detalle de la decoración exterior

El Capricho de Gaudí se puede visitar de forma individual, dejando volar la imaginación en cada uno de sus rincones. Algunas personas prefieren descubrir por sí mismas los secretos de los museos y monumentos que visitan. Algo posible en el edificio modernista de El Capricho.

Pero quien quiera conocer de primera mano cómo es el edificio y cuál es su historia, también puede disfrutar de las visitas guiadas. Incluso se organizan visitas especiales para grupos, colegios o familias.

El precio de la entrada es de 5 euros en el caso de los adultos y 2,5 para niños de entre 7 y 14 años y discapacitados. Menores de 7 años entran gratis.

La historia de El Capricho

Exterior del edificio modernista de El Capricho deGaudí
Exterior de El Capricho

El Capricho, cuyo nombre original es Villa Quijano, fue diseñado por Gaudí por encargo de Máximo Díaz de Quijano. Aunque fue una de las primeras obras del arquitecto, no estuvo presente durante su construcción, ya que entonces trabajaba simultáneamente en otro proyecto en Cataluña.

El encargado fue entonces Cristóbal Cascante. Sin embargo, hay alguna teoría que defiende que Gaudí realizó alguna visita encubierta durante la construcción para verificar que todo marchaba según lo planeado.

En ella se aprecian características que después se verían en el resto de sus trabajos. Por ejemplo, el hecho de que se cumplen a rajatabla las exigencias del encargo original. O el parecido con el cubismo más de dos décadas antes de su aparición.

Por otra parte, El Capricho es uno de los pocos trabajos que el arquitecto realizó fuera de Cataluña. En su recuerdo y como homenaje, en la parte exterior de esta magnífica construcción podemos ver una estatua del propio Antoni Gaudí.

“Se puede dividir a los hombres en dos grupos: los hombres de palabras y los hombres de acción. Yo soy de los segundos. Sería incapaz de explicar mis conceptos artísticos a cualquiera que sea”.

-Antoni Gaudí-

Aprovecha la visita a Comillas

Palacio de Sobrellano en Comillas
Palacio de Sobrellano

El edificio modernista de El Capricho se puede visitar por la mañana. Así, tendrás tiempo por la tarde paraa pasear por Comillas, la localidad cántabra donde se encuentra. Además de sus magníficas playas, existen otros lugares dignos de ver allí.

La Universidad Pontificia, el Palacio de Sobrellano o el Panteón son puntos de visita obligada. Otro lugar muy conocido y que atrae el interés de muchos turistas es el cementerio. Y también conviene visitar el puerto, la fuente de los Tres Caños o la casa del Duque de Almodóvar del Río.