Dresde, o la Florencia del Elba, al este de Alemania

· 26 octubre, 2018
Hoy es una ciudad que desprende arte en cada rincón, aunque tuvo que ser reconstruida prácticamente al completo tras la Segunda Guerra Mundial.

El este de Alemania pasó gran parte del siglo XX oculto al otro lado del Telón de Acero. Sin embargo, tras la reunificación del país, primero se quitó el tono gris de aquellos años y después se dio conocer al mundo. Así surgieron a los ojos de los occidentales verdaderas maravillas. Por ejemplo, la ciudad de Dresde, conocida con el sobrenombre de “Florencia del Elba”.

Sajonia, al este de Alemania

Dresde es la capital del estado de Sajonia, uno de los más importantes en la actualidad de la zona oriental del país. Pero su importancia viene ya de lejos, ya que se trata de una zona al este de Alemania con una larga historia y con periodos de verdadero esplendor, ya que incluso fue sede real e imperial.

Dresde, a orillas del Elba

Vista de Dresde al este de Alemania
Vista de Dresde

Ese pasado tan relevante ha dejado importantes monumentos en la ciudad, y pasear por sus calles es todo un deleite para los amantes del arte. De ahí que sea conocida como Florencia del Elba, ya que ese es el nombre del río que baña la urbe y gran parte del este de Alemania.

Sin embargo, a diferencia de la Florencia italiana, en este caso no predomina el arte renacentista, sino las formas del Barroco. La razón es que en el siglo XVII Dresde sufrió un devastador incendio, y tras él casi todo el núcleo debió reinventarse. Pero eso hizo con un exquisito gusto, siguiendo la moda barroca de la época.

Pero todavía le quedaba una catástrofe por sufrir a este lugar del este de Alemania. Faltaban los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Un suceso que dejó miles de muertos y casi arrasado su casco histórico. Sin embargo, se decidió reconstruir tal y como era. ¡Un largo proceso que continua actualmente!

De ello hoy nos alegramos al recorrer esta maravilla en la que nos esperan sitios como los que os presentamos a continuación:

La Frauenkirche

Frauenkirche en Dresde
Frauenkirche

El gran símbolo de la reconstrucción de Dresde, y casi podríamos decir que de muchos otros lugares del este de Alemania, es la iglesia Frauenkirche. Una iglesia barroca en la plaza de Neumarkt cuyas obras acabaron en 2005.

No te la puedes perder, porque su cúpula es digna de admiración. Además de que puedes subir hasta su parte más alta para tener una completa panorámica de la ciudad.

El Palacio Real de Dresde

Palacio Real de Dresde
Palacio Real de Dresde

También el Palacio Real de Dresde fue abatido por las bombas de los aliados en 1945. Y desde luego que también fue saqueado. Sin embargo, hoy en día el palacio está reconstruido y los tesoros de su interior fueron devueltos en su mayor parte. Algo realmente extraordinario en muchos sentidos.

“Una era construye ciudades. Una hora las destruye.”

-Séneca-

El Fürstenzug o Desfile de los Príncipes

Desfile de los Príncipes en Dresde
Desfile de los Príncipes

Junto al Palacio Real se guarda una de las obras más singulares del país. Es el mural exterior del Desfile de los Príncipes, el mural de porcelana más grande del mundo.

Una obra que está hecha con más de 24.000 azulejos. En ella podremos dar un repaso a todos los príncipes (o gobernantes) de Sajonia. Un recorrido que va desde el siglo XII hasta el año 1904.

La Ópera Estatal de Sajonia

Ópera Estatal de Dresde
Ópera Estatal de Dresde

En el este de Alemania, como en general en todo el país, la afición a la ópera es casi un religión. Por ello, las grandes salas de conciertos son una especie de grandes templos para la población. Ese es el caso del Semperoper de Dresde, o sea, la Ópera Estatal de Sajonia. Aquí se estrenaron obras de músicos como Strauss o Wagner.

El Museo del Arte Moderno de Dresde

Otra visita interesante es el Albertinum o Museo de Arte Moderno. Un caso excepcional, ya que podemos comparar la evolución del arte durante los siglos XIX y XX al este de Alemania, y también en las regiones occidentales. Por si fuera poco, el museo cuenta con una terraza espectacular sobre el río Elba.

Más visitas en Dresde

Catedral de la Santísima Trinidad de Dresde
Catedral de la Santísima Trinidad

Para terminar de confirmar que Dresde es la Florencia del Elba y una de las ciudades más hermosas del este de Alemania, os citaremos varios lugares que también podéis visitar. Por ejemplo, debéis admirar su catedral católica de la Santísima Trinidad (Katholische Hofkirche) que rivaliza con la protestante Frauenkirche.

Tampoco hay que perderse el palacio Zwinger, así como otros palacios y villas a orillas del Elba. Por no hablar del Gran Jardín de Dresde o el funicular más antiguo de Europa.

Y si todavía quieres exprimir más la visita, embarca en un crucero por el Elba hasta el palacio de Pillnitz. Son cinco horas de navegación por uno de los recorridos más bellos de todo el este de Alemania.