Disfruta de las cataratas más increíbles del mundo

Sonia Budner · 13 enero, 2019
La belleza de estas caídas de agua es sobrecogedora. Una fabulosa muestra de la fuerza de la naturaleza.

Uno de los espectáculos naturales más impresionantes que podemos admirar son los grandes saltos de agua y las cataratas. Hay muchas repartidas a lo largo y ancho del mundo, pero vamos a hablaros de tres que os dejarán sin aliento. Hacemos un recorrido por las cataratas más increíbles del mundo.

Algunas de ellas tienen un fácil acceso, en muchos casos creado artificialmente para poder disfrutar de estos extraordinarios panoramas. Pero otras tienen un acceso difícil, que hacen este viaje aún más emocionante.

Recorreremos las impresionantes cataratas de Iguazú. Haremos otra parada en nuestro recorrido americano para viajar hasta Estados Unidos y visitar las cataratas del Niágara. Volaremos después hasta el subcontinente indio para terminar nuestro recorrido cerca del Himalaya, en India, en las cataratas de Jung Falls. ¿Te vienes?

1. Cataratas del Iguazú

Están situadas entre Argentina, Brasil y Paraguay, en el Parque Nacional de Iguazú. La entrada más espectacular para visitarlas la encontrarás desde Argentina. Son 17 kilómetros en la desembocadura del río y constan de 275 saltos de agua, alineados en forma de herradura.

Iguazú, una de las cataratas más increíbles delmundo
Cataratas del Iguazú

Las vistas desde los miradores son impresionantes. Pero también la imagen desde la base de las cataratas impresiona a todo el que se acerca a contemplarlas. Con su eterno arco iris y su bruma, no hay palabras que describan esta experiencia de acercamiento a estas fuerzas brutas de la naturaleza.

Están consideradas una de las siete maravillas del mundo natural. En Iguazú se pueden realizar rutas de tres días de duración. El recorrido empieza caminando desde la parte norte de las cataratas. Y hay pasarelas y miradores perfectamente ubicados para que puedas adentrarte al máximo en las caídas de agua.

El recorrido lleva al punto final, la Garganta del Diablo. Es el salto de agua más espectacular de todos, con 80 metros de altura. El agua cae con tanta fuerza que resulta imposible distinguir el fondo, y el sonido es tan atronador que no es posible escuchar nada más a tu alrededor.

Por otra parte, recomendamos especialmente el paseo en barco. Permite disfrutar de este espectáculo desde la base de las cataratas, además de cruzar alguna de ellas por debajo. Te mojarás, gritarás y te asustarás, pero la experiencia valdrá de sobra la pena.

2. Las cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara
Cataratas del Niágara

Sin duda, otra de las cataratas más increíbles del mundo. Archiconocida gracias al cine y la televisión, esta caída de agua no decepciona nunca.

El acceso es bastante fácil, lo que hace de esta visita una experiencia válida para casi todas las edades y condiciones físicas. La opción comercial más disponible desde Europa es la visita de estas cataratas desde la parte ubicada en el estado de Nueva York.

Estas cataratas, de un espectacular color esmeralda, están ubicadas entre Estados Unidos y Canadá y tienen tres caídas principales. La más grande es la Horseshoe, en Canadá.

Hay diferentes formas de visitarlas y disfrutar del agua y sus impresionantes vistas. Puedes hacer desde tours en helicóptero a excursiones en barco. El más conocido es el Made of the Mist, que durante un siglo a sido la manera más habitual de visitar estas cataratas.

Incluso se ha habilitado un paseo, el Journey behind the Falls, que conduce a unas instalaciones subterráneas que te llevarán por detrás de la cortina de agua. Impresionante.

3. Jung Falls: otra de las cataratas más increíbles del mundo

Cataratas Jung Falls en India
Jung Falls

Están ubicadas en Arunachal Pradesh, el estado más oriental del subcontinente indio. Son conocidas con varios nombres: cataratas del Bong Bong, de Jang o de Nuranang. Pero el nombre por el que se las conoce mundialmente tiene su origen en la vecina ciudad de de Jung.

Tienen una caía de 100 metros de altura, y muestran una belleza escénica difícilmente igualable. Además, en ellas descubrirás todos los tonos del verde imaginables. Pero la verdadera emoción la encontrarás en la base de las cataratas, donde el sonido del agua es estremecedor.

Cualquier época es buena para visitar las Jung Falls, aunque los locales aseguran que en la época del monzón la visita supera cualquier expectativa. Una visita a una de las cataratas más increíbles del mundo con el marco de fondo de los Himalayas es, probablemente, una de las experiencias más audaces para un viajero.