Descubrimos el escondido lago Umayo en Perú

17 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Situado muy cerca del famoso lago Titicaca, el de Umayo es un pequeño lago que esconde muchos secretos que merece la pena descubrir.

El lago Umayo es una de esas joyas desconocidas que ofrece el interior de Perú. Un sitio donde podemos creer que se ha detenido el tiempo y, por momentos, nos puede parecer que estamos en la época prehispánica. Un sitio hermoso en su dureza paisajística y con muchos más elementos por descubrir de los que cabría imaginar.

El lago Umayo y el Titicaca

Vista del lago Umayo
Lago Umayo – Incacity / Flickr.com

Posiblemente, el lago Umayo no te suene de nada. Pero seguro que sí conoces el Titicaca. Pues bien, ambos lagos del Altiplano de Perú hace muchísimo tiempo estuvieron unidos.

Y los dos son el mismo tipo de lago. De esos que reciben sus aguas gracias al aporte de los ríos y torrentes, pero que son cerrados. O sea, que su agua solo sale por evaporación.

Como decimos, los dos formaban uno, pero la evolución ha hecho que hoy estén separados. Y mientras uno es enorme y famoso, el lago Umayo es más pequeño y desconocido, lo cual hace que su visita se convierta en una auténtica sorpresa. ¿La descubrimos?

La isla Umayo

Panorámica de la isla
Isla Umayo – Sémaphorismes / Flickr.com

Un primer elemento del lago Umayo que llama la atención es la isla que hay en su interior. Una isla que se puede visitar y está habitada. De hecho, sus habitantes organizan interesantes recorridos para los turistas que deseen conocer sus costumbres.

Para llegar, hay que hablar con las gentes de la población de Atuncolla. Por un módico precio se comprometen a llevar a la gente en barca hasta la isla.

Allí la sorpresa es mayúscula, ya que es un territorio poblado por una variada fauna. Hay vicuñas, hay vizcachas y hay numerosas aves acuáticas, como tiquichos o huallatas.

Y además, la isla ofrece unas playas muy peculiares. En ellas es posible darse un baño para salvar los días más calurosos en esta zona del departamento de Puno.

La localidad de Atuncolla

Esta población es la más cercana al lago Umayo. Y hay que visitarla no solo para conseguir quien nos lleve hasta la isla. Además, tiene su propio interés. La población muestra con mucho orgullo sus tradiciones. Por ejemplo, las textiles a base de los tejidos de lana de alpaca.

En realidad, toda la explotación turística se basa en las costumbres locales. Es lo que se llama turismo vivencial. Consiste en la posibilidad de alojarse en sus viviendas. Así se comparte todo con ellos y se participa en sus tareas agrícolas y ganaderas, con la ventaja de que de vez en cuando se puede dar un paseo a lomos de las llamas.

El yacimiento de Sillustani

Yacimiento de Sillustani
Yacimiento de Sillustani

Justo frente al lago Umayo hay un yacimiento preincaico de lo más peculiar. Es la necrópolis de Sillustani. Allí se distinguen unos enormes torreones. Tienen alturas que alcanzan los 12 metros y se levantaron con piedra volcánica extraída del entorno.

Estas edificaciones de base circular se denominan chullpas y los estudiosos las datan entre los siglos XIII y XV. Un tiempo en el que primero servirían de lugar de enterramiento para los chollas y posteriormente para los incas que llegaron a este territorio.

En estas estructuras, en su parte más alta, colocaban el cuerpo momificado rodeado de las pertenencias del difunto. También ponían alimentos, para cuando volviera del más allá.

Por lo tanto, estamos hablando de un lugar que fue sagrado y que de alguna forma sigue siéndolo para los actuales pobladores de la región.

Cómo llegar al lago Umayo

Vista del lago Umayo
Lago Umayo – David Almeida / Flickr.com

Esperamos que con todo lo dicho apuntéis el lago Umayo como un posible destino en vuestro próximo viaje a tierras del Perú. Este es un lugar que seguro que os va a dejar sorprendidos con su enorme riqueza natural, histórica y paisajística.

Para llegar tendréis que tomar como referencia las ciudades de Juliaca o de Puno, la capital departamental situada en las orillas del lago Titicaca. En la carretera que las une, a más de 30 kilómetros, se encuentra este bello paraje.