Descubre los secretos de la catedral de Granada

23 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Cobijada entre pequeñas callecitas y abierta a una pequeña plaza, la de las Pasiegas, encontramos la impresionante catedral de Granada, uno de los monumentos más visitados de la ciudad, después de La Alhambra y el Generalife.

La catedral de Granada es una auténtica obra de arte en la que el visitante puede descubrir algunas de las claves de la historia de España. Levantada entre 1506 y 1704, su construcción estuvo llena de contratiempos y vicisitudes que hicieron que su plan inicial se reformulara una y mil veces. ¿Quieres saber algunos de sus secretos? Pues atento.

Es la primera de estilo renacentista de España

Detalle de la catedral de Granada

En efecto, la catedral de Granada es la primera catedral que se construye en estilo renacentista. Esto se debe a una decisión del emperador Carlos V, que eligió este estilo arquitectónico como emblema de su reinado. Antes, los Reyes Católicos habían elegido el estilo gótico como el estilo de su casa real.

Pese a que su primer arquitecto, Enrique Egas, había ideado una catedral gótica al estilo de la catedral de Toledo, este fue reemplazado por Diego de Siloé, quien la replantó desde los cimientos.

Siloe modificó unos cimientos que ya estaban hechos y comenzó a construir un templo totalmente innovador para la época. Así, reemplazó la cabecera recta por la cabecera curva y realizó cinco naves en vez de las tres convencionales.

Su planta está basada en el Santo Sepulcro de Jerusalén

Parece que Diego de Siloé conocía el Santo Sepulcro, seguramente a través de imágenes y relatos que los peregrinos traían a Europa. Y, puesto que Granada se configuraba como el nuevo adalid de la fe cristiana, qué mejor que construir su templo mayor a imagen y semejanza que aquel en el que estaba enterrado Cristo.

El Santo Sepulcro aunaba planta central más planta basilical. Y por ello, Siloé conjugó la planta rectangular de cinco naves y la planta circular, siendo esta última la girola de la catedral de Granada.

Se proyectó como panteón de los Austrias

Interior del templo

Precisamente, la girola se proyectó como zona de enterramiento para los reyes de España. Tras ver la Capilla Real en la que se encontraban enterrados sus abuelos (los Reyes Católicos) y sus padres (Juana la Loca y Felipe el Hermoso), al emperador Carlos V le pareció un lugar «estrecho y oscuro más propio de mercaderes que de reyes».

Así, Diego de Siloe proyecta un altar mayor con una serie de arcos en los que estarían enterrados cada uno de los monarcas españoles. Sin embargo, su hijo, Felipe II, ordenó que el panteón familiar se construyera en el Monasterio del Escorial, en Madrid.

La catedral de Granada tiene un cielo estrellado

Su capilla mayor está cubierta por un cielo estrellado de oro sobre azul que fue descubierto tras unas obras de restauración. Este se encontraba oculto por unas molduras de yeso que impedían ver la magnífica cúpula de nervaduras proyectada por Siloé.

Las torres de la catedral de Granada nunca se construyeron

Vista de la catedral de Granada

Como todas las catedrales, la de Granada debía contar con dos imponentes torres de varios cuerpos y 81 metros de altura que enmarcarían su fachada. Pero de ellas, solo se llegó a construir parte de la torre izquierda.

Esta debía tener seis cuerpos, pero está formada solo por tres. Aunque se construyeron varios cuerpos más, se desmontaron debido a los constantes derrumbes, que causaron incluso la muerte de varios trabajadores. Aun así, esta torre tiene una altura de 57 metros, lo que nos da una idea de la magnitud de la torre proyectada.

Respecto a la segunda torre, nunca se llegó a construir. En la actualidad encontramos solo parte del primer cuerpo, que está coronado por un ángel.

Su arquitectura inspira dentro y fuera de España

La importancia que esta catedral tuvo en la época posibilitó que sirviera de modelo dentro y fuera de nuestras fronteras. Así, las muestras más cercanas las encontramos en la catedral de Guadix, en la provincia de Granada, y en la catedral de Málaga. Ambas fueron proyectadas por Diego de Siloé en el siglo XVI.

Pero, además, su arquitectura también influyó en las catedrales del Nuevo Mundo. De esta manera, podemos ver sus grandes columnas de pilastras adosadas en la catedral de Cuzco, en Perú.

La visita a la catedral de Granada se puede realizar todos los días del año y cuenta con varios horarios y modalidades que se pueden consultar en su página web. ¿Te vas a perder esta obra de arte?

  • Rosenthal, E. E. (2011). La catedral de Granada: el altar mayor bajo cúpula. Anuario Del Departamento de Historia y Teoría Del Arte.
  • Diego de Siloé. (s.f). Real Academia de la Historia. Recuperado de: http://dbe.rah.es/biografias/8245/diego-de-siloe