Descubre los grandes tesoros de Kazajistán

María Belén Acosta · 27 octubre, 2019
Kazajistán es un país de Asia Central con ciudades espectaculares y paisajes únicos. Descubrimos algunos de ellos.

Kazajistán es un gran destino para aquellos turistas que buscan lugares únicos, llenos de paisajes exóticos y con una cultura opuesta a la conocida en el mundo occidental. Por ello, en este pequeño artículo queremos enseñaros algunos de los grandes tesoros de Kazajistán.

Este país de Asia Central es uno de los ocho países más grandes del mundo, con nada menos que casi tres millones de km² de superficie. Además, nos ofrece una amplio abanico de posibilidades para disfrutar de un viaje inolvidable.

1. Astaná, la capital de Kazajistán

Vista de Astaná, uno de los tesoros de Kazajistán

Al norte del país se encuentra Astaná, renombrada desde este año 2019 como Nursultán. Es uno de los tesoros de Kazajistán gracias a su diseño claramente futurista. El desierto que la rodea no hace más que enfatizar esa sensación de casi estar en otro planeta.

La ciudad, de construcción relativamente reciente, ofrece a sus visitantes grandes avenidas llenas de servicios de todo tipo y una arquitectura que no deja a nadie indiferente. Destaca la famosa torre de Bayterek, con casi 100 metros de altura y coronada por una enorme esfera de cristal.

También recomendamos realizar una visita al palacio de la Paz y la Reconciliación o Nur Alem. El edificio se construyó para la Expo de 2017, convirtiéndose en el edificio esférico más grande del mundo. Son muchos los turistas que se acercan a fotografiarlo.

2. Almaty, la antigua capital del país

Vita de Almaty

Almaty es otro de los tesoros de Kazajistán. Esta ciudad muestra a los visitantes la riqueza cultural del país. Allí, además de disfrutar de la hospitalidad y amabilidad de los kazajos, podremos observar los restos de su legado soviético. Además, Almaty se encuentra rodeada por las Montañas Celestiales o Tian Shan, de cumbres siempre nevadas.

Sus calles están llenas de vida. Allí donde vayamos veremos cómo los ciudadanos viven en constante movimiento, de hecho, nos costará ver zonas relativamente tranquilas. Para aquellos que quieran vivir de cerca la cultura del pueblo kazajo, recomendamos pasear por sus mercados y por su centro histórico.

Del mismo modo, es obligatorio realizar una visita a la catedral de la Ascensión, de estilo zarista y construida con madera de abeto. Lo más curioso de esta construcción es que no se utilizó ni un solo clavo, todo un reto arquitectónico. No muy lejos de allí podremos pasear por la plaza de la Victoria y fotografiarnos con las grandes esculturas de guerreros que rinden homenaje a los caídos.

Por último, no debemos perder la oportunidad de subir, gracias a un teleférico, a Kok Tobé, una pequeña colina desde donde podremos contemplar el paisaje de las montañas y de la ciudad. Son muchos los turistas que deciden esperar al atardecer, momento estrella para disfrutar de las vistas.

3. Lago Kaindy, otro de los tesoros de Kazajistán

Lago Kaindy

Pero no todos los tesoros de Kazajistán se encuentran es sus grandes ciudades. Este país cuenta con uno los paisajes más sobrecogedores del planeta. Hablamos del lago Kaindy, un cementerio de abetos sumergidos en aguas de color turquesa.

Su formación se debe a un terremoto producido en el año 1911. Debido a las sacudidas, un pequeño río de aguas gélidas que cruzaba el bosque de abetos quedó taponado. Este, con el tiempo, acabó creando un lago con decenas de árboles en su interior que conservan los troncos intactos, pero teñidos de blanco.

4. Parque Nacional de los Lagos Kolsai

Lagos Kolsai

A pocos kilómetros del lago Kaindy se encuentra el Parque Nacional de los Lagos Kolsai. Estos tres lagos glaciares, con un desnivel de 3000 metros, son todo un reto para los amantes del trekking, pero ofrecen como recompensa una vistas impresionantes de sus aguas azul turquesa. Además, durante el recorrido podremos cruzar praderas verdes y frondosos bosques.

La ruta completa lleva más de tres días, pero durante el recorrido podremos disfrutar de la naturaleza más salvaje de Kazajistán, rodeados por caballos salvajes y flores silvestres de color púrpura.

5. Charyn Canyon

Charyn Canyon, uno de los tesoros de Kazajistán

Para finalizar nuestro recorrido por los tesoros de Kazajistán, haremos una parada en el Charyn Canyon. Muchos lo comparan con el Gran Cañón, aunque de medidas mucho menos llamativas. En sus 156 kilómetros de recorrido y 300 metros de profundidad podremos pasear por un paisaje agreste de gran belleza.

El Charyn Canyon solo tiene habilitados dos kilómetros de su recorrido para el turismo. Sin embargo, llegaremos a la orilla del río responsable de la orografía del paisaje y donde, si así lo queremos, podremos darnos un baño como colofón de nuestro viaje.

  • Viajar a Kazajstán. Ministerio de Asuntos Exteriores. Recuperado de http://www.exteriores.gob.es/Embajadas/ASTANA/es/VivirenKazajstan/Paginas/Viajar-a-Kazajst%C3%A1n.aspx