Descubre el bello puente medieval de Lucerna

Patricia Hernández · 17 enero, 2019
Es uno de los lugares más fotografiados de Suiza. Un puente hermoso y, sobre todo, único en muchos aspectos.

El puente medieval de Lucerna es uno de los mayores atractivos de esta ciudad suiza. Pero es mucho más, esta construcción de madera, que también recibe el nombre de Kapellbrücke o puente de la Capilla, es la más antigua de sus características en Europa. ¿Quieres saber más? Nosotros te descubrimos todo de este maravilloso monumento.

Kapellbrücke, el puente medieval de Lucerna

El puente de la Capilla conecta la ciudad vieja con la nueva. Tiene una cubierta de madera y mide 204,70 metros, por lo que es el segundo más largo del viejo continente en su estilo. Inicialmente era aún más largo, alcanzaba los 285 metros.

Puente medieval de Lucerna
Puente de la Capilla

Su historia es larga. El puente medieval de Lucerna tiene su origen en el siglo XIV. Se construyó en 1365 y formaba parte de las fortificaciones de la ciudad.

Un puente, como decíamos, cubierto. Pues bien, en el siglo XVII, se decoró la parte interior de la cubierta con unas bellas tablas pintadas. Eran más de cien y en ellas se representaban once escenas referentes a episodios de la historia local y nacional.

Lamentablemente, el puente que hoy podemos ver y cruzar no es el original. Un incendio ocurrido en 1835 afectó a 75 metros de la estructura que, finalmente, se retiraron. Ese es el motivo de que el puente sea hoy algo más corto que cuando se construyó.

Pero el suceso más terrible ocurría el 17 de agosto de 1993. Ese día otro incendio arrasaba toda la parte central del puente medieval de Lucerna y buena parte de las tablas pintadas.

Inmediatamente se inició la reconstrucción. En abril de 1994, apenas ocho meses después del fuego, el puente volvía a abrir.

La torre del Agua

Puente medieval de Lucerna
Puente medieval de Lucerna

En la parte central del puente de la Capilla se encuentra la torre del Agua, o Wasserturm. Es una construcción octogonal de ladrillo y de más de 34 metros de altura que se edificó en torno al año 1300 como parte de la muralla de la ciudad.

A lo largo de su historia ha tenido diversas funciones, como la de servir como archivo, tesorería, cárcel e, incluso, como ¡cámara de tortura! Hoy acoge la sede de la Asociación de Artillería de Lucerna. Una curiosidad: bajo su tejado anida desde hace años una colonia de vencejos reales.

En el interior de la torre también podemos encontrar una tienda de souvenirs donde comprar algún bonito recuerdo de este conjunto arquitectónico. Y es que no hay duda de la belleza del puente medieval de Lucerna obliga a que sea la primera visita en la ciudad. ¡No lo dejes para el último momento!

Otros monumentos de Lucerna

León de Lucerna
León de Lucerna

Lucerna alberga muchos más encantos. Mención especial merece el Monumento al León. Es una escultura de 1821 que recuerda la valentía de la Guardia Suiza. Y es que cientos de mercenarios perecieron durante la Revolución Francesa al defender el palacio de las Tullerías de París.

Otro atractivo de la ciudad suiza es su antiguo ayuntamiento, que sigue los patrones del estilo florentino y consta de dos relojes. También hay que ver la muralla que rodeaba Lucerna durante la época medieval.

Y no te pierdas la Hofkirche, una iglesia que data del siglo XVII; o la plaza del Mercado del Vino, rodeada de bellos edificios y presidida por una fuente gótica.

Qué más ver en la ciudad

Lago Lucerna
Lago Lucerna

A los monumentos se le suman los museos de la ciudad. El más famoso, y también el más visitado del país, es el Museo Suizo de Transporte. Alberga una gran colección de automóviles, locomotoras, barcos y aviones. Cuenta también con diversas exposiciones sobre las telecomunicaciones.

Aparte de hacer turismo cultural, en Lucerna se pueden llevar a cabo otras actividades. No hay que perderse su famoso carnaval. La celebración dura seis días y no pararás de bailar o de reír.

Por supuesto, puedes realizar senderismo por los bosques que rodean la ciudad. Y es que no hay que olvidar su situación privilegiada: la zona de los Alpes suizos.

Esperamos que, después de lo que te hemos contado, te animes a visitar la ciudad suiza. Pero recuerda: tu primera parada debe ser el puente medieval de Lucerna, un conjunto arquitectónico del que quedarás prendad ¡seguro!