Descubre las aguas termales de Pozar, en Grecia

Elena Blanco · 3 marzo, 2019
Las propiedades terapéuticas de las aguas de Pozar son conocidas y apreciadas desde hace siglos. No solo eso, sino que esta es una zona con paisajes fabulosos.

Pozar es un pequeño pueblo situado a unos 100 kilómetros de la ciudad griega de Tesalónica y muy cerca de la frontera con Macedonia. De hecho, el otro lado de las montañas que conforman la postal ya pertenece al otro país. Visitamos un lugar sembrado de pozas de aguas termales apreciadas desde antiguo por sus poderes curativos.

Cómo es Pozar

Este no es, ni mucho menos, uno de los lugares más visitados de Grecia. De hecho, es todo lo contrario. La mayor parte de los visitantes que allí te encuentres serán griegos, pues los principales tours por el país heleno no llegan hasta la zona. Pero sin duda, se están perdiendo algo muy interesante y diferente.

Termas de Pozar
Termas de Pozar

Como decíamos, Pozar se encuentra en la falda de la montaña que sirve como frontera natural entre Grecia y Macedonia. Alrededor de las piscinas hay barrancos, cascadas y cuevas, lo que hace que el entorno sea muy especial.

Lo mejor son las piscinas naturales formadas con el agua del río San Nicolás, que se encuentra durante todo el año a más de 35ºC de temperatura. Si viajas hasta la zona durante los meses más fríos del año, el contraste es increíble.

La zona es de las más gélidas del país, por lo que la diferencia de temperaturas entre el exterior y el agua puede ser de más de 20ºC.

Estar en el agua a tan altas temperaturas, mientras fuera hace tanto frío y disfrutas de un paisaje de gran belleza, es una de las mejores cosas que puedes hacer en el norte del país. No solo es muy relajante, sino que sus aguas son famosas por aliviar dolores de todo tipo: dermatológicos, ginecológicos, reumáticos…

Por último, es importante destacar que la entrada a las aguas termales de Pozar es totalmente gratuita. Además, cuenta con algunos servicios adicionales, como alquiler de albornoces por ejemplo, por un módico precio.

Otras cosas que hacer en Pozar

Estación de esquí de Voras Kaimaktsalan
Estación de esquí de Voras Kaimaktsalan / Experience Greece / Flickr.com

La zona, como decíamos, no es solo conocida por sus aguas termales. Su paisaje cuenta con otros muchos atractivos. Por ejemplo, puedes tomar alguno de los senderos del monte Voras Kaimaktsalan y disfrutar de la naturaleza en su estado más puro.

Otra opción es hacer un pequeño recorrido para conocer alguna de las 16 cuevas prehistóricas de la zona. A ellas se accede por una curiosa escalera de madera.

Y, si quieres conocer alguna de las leyendas de la zona, nada como pasear por el Bosque Oscuro. La tradición helénica dice que con la madera de sus arboles, Alejandro Magno construyó el arma más temible del ejército macedonio: una lanza de 6 metros de largo que se llamó Sarissa.

Y por último, si lo que te gusta son los deportes invernales, no puedes perderte la estación de Kaimaktsalan. Esta es la estación de esquí más alta de toda Grecia, a más de 2300 metros de altitud. Eso sí, deberás pasar varios días en la zona para poder disfrutar de todo relajadamente.

Cómo llegar a Pozar y otros detalles

Plaza de Aristóteles en Tesalónica
Plaza de Aristóteles en Tesalónica

Como decíamos, Pozar se encuentra a unos 100 kilómetros de Tesalónica, capital de la región de Macedonia Central y la segunda ciudad más importante del país. Por ello, lo más probable es que el trayecto comience en esta ciudad.

La mejor opción es alquilar un coche para no depender del transporte público y además ahorrar tiempo. En Tesalónica hay bastantes  agencias de alquiler de coches, por lo que es recomendable comparar precios y condiciones (muchas exigen fianzas abusivas). Es fácil que podáis alquilarlo para un día entero por unos 40€.

Desde Tesalónica, y a unos 40 kilómetros de Pozar se encuentra Édessa, capital administrativa de la región de Pella y, según los griegos «la ciudad del agua». Tiene un casco histórico bastante bonito e interesante.

Sin embargo, en las inmediaciones de esta ciudad, lo que de verdad merece la pena conocer es la cascada más grande de Grecia. Se trata de un salto de agua de más de 70 metros en un entorno inigualable.