De viaje a Bretaña

· 9 noviembre, 2015

Embárcate con nosotros en este maravilloso viaje a Bretaña y prepárate para visitar una de las regiones más bellas y maravillosas de Francia. Un lugar único en el mundo en el que la historia clásica de nuestros antepasados se cita con el arte medieval y la vida contemporánea y cosmopolita.

¿Dónde está Bretaña?

La región de Bretaña se encuentra ubicada en la parte noroeste de Francia, país de vital importancia en Europa y uno de los motores económicos, sociales y culturales del viejo continente. Dentro de esta zona, encontramos varios departamentos como Loira Atlántico, Finisterre o Morbihan.

¿Qué visitar durante tu viaje a Bretaña?

El día que emprendas tu viaje a Bretaña prepara, como mínimo, una semana de visita puesto que esta región francesa está plagada de rincones bellos que no te puedes perder. La cantidad de pueblos bonitos en los que gozarás degustando arte y maravillas arquitectónicas es innumerable.

Bretaña destaca por la huella imborrable de dos épocas en concreto, cuya arquitectura y tradición han permanecido casi inalterables. Por un lado encontramos la gran influencia de la cultura clásica llegada desde el Imperio Romano. Por otro, el rastro perdurable del arte medieval, en esta región encontrarás pueblos en los que el tiempo parece haberse detenido.

Vista de Locronan en Bretaña
Locronan – alainlm / Flickr.com

La gran influencia medieval y clásica en Bretaña han provocado que se cree una peculiar sociedad urbana con ciudades de origen romano y feudal, con influencias religiosas o de marcado carácter marinero, ya que el mar es otra de las excelentes atracciones que encontraremos en esta zona de Francia.

Queda claro, por tanto, que la historia ha ejercido una enorme influencia en Bretaña. De esa manera, se han creado incluso organizaciones comprometidas con la conservación y promoción del enorme patrimonio cultural y arquitectónico de aquella fantástica tierra.

Entre estas organizaciones destaca la Unión de Ciudades de Arte e Historia de Bretaña, entre cuyas integrantes se encuentran 10 maravillosas poblaciones. Se trata de Nantes, Fougères, Dinan, Concarneau, Auray, Vitré, Vannes, Saint-Malo, Rennes y Quimper. En cualquiera de ellas disfrutarás de un enorme patrimonio cultural.

Fortaleza en Saint Malo en Bretaña
Saint Malo – Weskerbe

Pero no son estas las únicas ciudades históricas que se han sumado a esta unión para proteger y potenciar el patrimonio bretón. Con el tiempo, otras han decidido aunar esfuerzos gracias al excelente estado de conservación de su arquitectura. Así pues, visitar lugares como Lannion, Landerneau, Hennebont, Dol-de-Bretagne o Chateaubriant será una experiencia embriagadora y enriquecedora.

Pero no acaban ahí los fantásticos lugares llenos de historia y belleza arquitectónica de Bretaña. Como decíamos, pocas regiones en el mundo guardan con tanto celo su bien conservado patrimonio histórico. Al arte romano, medieval y moderno que se encuentra en las ciudades ya nombradas, se suman una serie de pueblos con enorme carácter.

Castillo de Josselin en Bretaña
Josselin – nemo kanenas / Flickr.com

Los pueblos con carácter fueron poblaciones florecientes en sus días que decayeron durante la Revolución Industrial. Hoy son municipios con un encanto medieval y clásico especial.

Dentro de la lista de lugares cuyo casco antiguo es una auténtica preciosidad, destacan poblaciones como Tréguier, Roscoff, Quintin, Moncontour, Locronan, Josselin, Combourg o Bécherel. Y estos son solo unos pocos de una larga lista que deberás descubrir en tu viaje a Bretaña.

“Es la historia el más grande ejemplo de la vida humana, que se instituye con la experiencia y se corrige con el ejemplo.”

-Jacques Bénigne Bossuet-

La costa de Bretaña

Si Bretaña sobresale por su enorme y rico patrimonio histórico, no queda atrás su maravillosa naturaleza verde y azul. En este sentido, las costas de la región son maravillosas, ofreciendo una increíble y bella imagen del océano Atlántico.

Paisaje costero en la Bretaña francesa
Paisaje costero en la Bretaña francesa – Hartmut Albert

Entre los lugares costeros de Bretaña, cabe destacar Brest, que aúna naturaleza e historia. Podemos destacar también el Canal de Nantes, el Parque de Brière, Quimper, la Punta de Raz en el extremo más al oeste de Europa o el Golfo de Morbihan, plagado de leyendas celtas y tradiciones.

La gastronomía de Bretaña

Por último, para resistir con fuerzas durante nuestro viaje a Bretaña, es importante mantener el estómago lleno. Para ello, también disfrutamos en la región de una rica gastronomía basada en el marisco y la sidra, una combinación excelente.

Destacan de Bretaña productos marítimos como las ostras, los mejillones o las vieiras, que siempre se pueden tomar frescas. A ello se suman las célebres crepes y las galettes, que se toman tanto en dulce como en plato principal. Y junto a ello, una rica variedad de embutidos, verduras de la zona, o la sidra de Cornouaille y el pommeau, que tienen su propia denominación de origen.