Exploramos Dalt Vila en Ibiza, Patrimonio de la Humanidad

Cristina Blanco · 14 diciembre, 2018
El casco antiguo de la ciudad de Ibiza nos traslada a épocas lejanas. Es uno de los recintos amurallados más bonitos del Mediterráneo.

La isla de Ibiza es famosa por sus fiestas interminables, sus discotecas y sus fabulosas playas y calas. ¿Pero sabías que el casco histórico de Ibiza es un lugar maravilloso? Dalt Vila es como una pequeña ciudad aparte, una fortaleza amurallada que en su tiempo protegía Ibiza de posibles ataques turcos. ¿Quieres saber algo más? ¡Acompáñanos!

En 1999 Dalt Vila se convertía en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Por ello, este recinto se considera como uno de los puntos imprescindibles que tienes que visitar en Ibiza. ¿Te lo quieres perder?

Dalt Vila, un símbolo del pasado de Ibiza

Muralla de Dalt Vila
Muralla de Dalt Vila

Los orígenes de Dalt Vila se remontan al siglo XVI. Carlos I de España ordenaba su construcción con el fin de proteger a la isla de Ibiza de posibles ataques de los turcos. Se trataba de un recinto amurallado que mantendría a salvo a los ciudadanos de Ibiza.

Desde siempre la isla ha sido un lugar estratégico. Servía de lugar de parada para las rutas comerciales que atravesaban el mar Mediterráneo. Como en esa época existían disputas por el comercio en Europa entre el cristianismo y el Imperio otomano, surgió esta medida de protección.

Su construcción duró cuarenta años, y como resultado nació una muralla con forma de heptágono irregular que envolvía a la ciudad de Ibiza. En cada uno de sus vértices había un baluarte defensivo, de tal manera que todos los ángulos de la ciudad estaban a salvo.

¿Qué lugares no te puedes perder de Dalt Vila?

En total, Dalt Vila ocupa una extensión de 70 000 m². A lo largo de toda esa zona existen numerosos elementos arquitectónicos de aquella época que todavía se mantienen. De hecho, partes traseras de algunas casas se incluyeron dentro del recinto amurallado para fortalecer la zona.

Muchos de los lugares que se conservan son bienes culturales y naturales de la ciudad, además de Patrimonio Mundial de la Unesco. Ahora bien, ¿cuáles son todos estos lugares y qué tenemos que hacer para verlos?

1. Puerta de Ses Taules

Puerta de ses Taules en Dalt Vila
Puerta de ses Taules – Michela Simoncini – Flickr.com

Para acceder al interior a través de Dalt Vila existían algunos accesos en forma de puertas, además de un pasadizo. La puerta más importante es la de Ses Taules, que da acceso al Mercado Viejo. Se construyó entre 1584 y 1585 y está adornada por un escudo, una corona y dos estatuas romanas. Además, cuenta con un puente levadizo.

Se encuentra frente al barrio marinero de La Marina y te lleva al antiguo patio de armas, donde se situaba el Mercado Viejo. Junto a esta puerta también destaca la puerta Nou, que conserva todavía la madera original.

2. Catedral de Santa María de las Nieves

Catedral de Ibiza
Catedral de Ibiza – Jorge / Flickr.com

En el interior de Dalt Vila encontramos la maravillosa catedral de Santa María de las Nieves, levantada en honor a la Virgen del mismo nombre. Su construcción se inició años antes que la del recinto amurallado, sobre un antiguo templo árabe. En concreto, las obras se prolongaron entre los siglos XIII y XVIII.

El templo se encuentra en el punto más alto de la Dalt Vila, la plaza de la Catedral. Junto a ella están dos monumentos importantes del casco histórico de Ibiza: la Almudaina y el castillo.

3. La Almudaina, el castillo de Ibiza

Almudaina de Dalt Vila
Almudaina – David Sim / Wikimedia Commons

La Almudaina es un recinto fortificado de origen árabe. Aunque tiene este nombre, algunos lo consideran como una parte más del castillo de Ibiza, ya que en el siglo XVIII se derribó la muralla que los separaba.

Se encuentra en uno de los lugares más altos de la isla, claramente con fines estratégicos. Por ello, desde aquí tienes la oportunidad de contemplar unas vistas muy buenas de la ciudad. Incluso, puedes llegar a ver la isla de Formentera en función de cómo esté el cielo de despejado.

4. Iglesia de Santo Domingo

Iglesia de Santo Domingo en Dalt Vila
Iglesia de Santo Domingo – Juan Pacheco Tirado / Flickr.com

Por último, tenemos el antiguo convento de Santo Domingo, actualmente una iglesia. Mide 31 metros y tiene cinco capillas. Su construcción es la más reciente de todas las que te hemos mencionado, durante el periodo barroco, siglo XVI.

Desafortunadamente, muchas de las partes de este convento se han perdido en numerosos incendios. También muchas de las obras artísticas que se guardaban en su interior. No obstante, el edificio sí que mantiene su forma original.

Gracias Dalt Vila, Ibiza puede presumir de tener uno de los cascos antiguos más bonitos de las islas del Mediterráneo. ¿Cómo sería pasear por estas calles en la Edad Media? ¿Seríamos capaces de imaginarnos tiempo atrás en la ciudad? ¡Descúbrelo tú mismo deambulando por sus antiguas calles! ¡No te lo pierdas!