Curiosidades de los molinos de viento holandeses

Virgynia Duque 26 febrero, 2018
Los molinos de viento son parte de la identidad de los Países Bajos. Vamos a conocer algo más de ellos, datos sorprendentes y curiosos.

Holanda, el país de los tulipanes y de los molinos, destino irrepetible en el que pasar unas vacaciones de ensueño. Quizá estés pensando en ello, entonces, presta atención porque vamos a conocerlo casi todo de los molinos de viento holandeses. Seguro que te interesa.

Historia de los molinos de viento holandeses

Molinos en Holanda
Molinos – yochika photographer

Los Países Bajos están “sembrados” de molinos. Son uno de los rasgos de identidad de un país que desde hace siglos lucha contra el agua. De hecho, el uso tradicional de estos ingenios era drenar el agua desde las tierras que están bajo el nivel del mar hasta los ríos al otro lado de los diques, para así poder cultivar la tierra.

No solo para crear nuevas tierras de cultivo. Los molinos de viento holandeses también tenían otros usos, como moler el grano o serrar madera. Hoy son solo un recuerdo del pasado del país, pero algunos forman parte del Patrimonio Mundial, como es el caso de Kinderjik, un grupo de 19 molinos ubicados en una de las zonas más hermosas de los Países Bajos.

“No hay tierras extrañas. Quien viaja es el único extraño.”

-Robert Louis Stevenson-

Algunas curiosidades de los molinos de viento holandeses

Ahora que ya sabes algo más de los molinos y de sus usos, queremos contarte algunas curiosidades de estos. Seguro que alguna de ellas te sorprende.

1. Hay molinos que hoy son museos

Molinos de viento holandeses en Schermer
Molino en Schermer – hfuchs

Algunos molinos se dedican hoy a una labor didáctica y divulgativa. Por ejemplo, entre los molinos que secaron el lago Schermer, se halla el Molino Museo Schermerhorn. Tiene más de cinco siglos de historia y junto a él se conservan otros diez que se usaron en la desecación de esta zona.

Sin embargo, este es único, pues en su interior hay una exposición permanente que explica el  funcionamiento de los molinos y el poder que el viento tiene. ¡No te lo pierdas!

2. Aquí están los molinos más grandes del mundo

Molinos en Schiedam, Holanda
Schiedam – Inu

En los Países Bajos se pueden contemplar los molinos más grandes que se conservan en el mundo. Hablamos de los los molinos Schiedam. Cinco enormes estructuras que en algún caso superan los 40 metros de altura.

Curiosamente, estos molinos no se construyeron para desecar terrenos, sino para moler cereal. Es más, fueron imprescindibles para la fabricación de la famosa ginebra holandesa, conocida como jenever.

3. Formaron ‘capital industrial del mundo’

Molinos en Zaanse Schans
Zaanse Schans – Harry Beugelink

Hubo un tiempo en el que en Zaanse Schans había más de 600 molinos. Así, hace 250 años esta era una de las grandes zonas industriales de Europa, un lugar donde los molinos eran imprescindibles para la fabricación de pintura, mostaza, aceite o papel, entre otros.

Los pocos que aún se conservan están ‘jubilados’ y la zona es un enorme museo al aire libre en la que aprender más sobre estos ingenios. Este es, además, uno de los rincones más bonitos del país.

4. Hay más de mil molinos

Molinos de viento en Holanda
Zaanse Schans – Olena Z

Sin duda, el paisaje holandés deja claro que su lucha con el agua ha sido principal protagonista de su vida. Por ello, en todo el territorio del país podrás encontrar unos mil molinos de viento, de diferentes épocas, pero todos llenos de encanto.

Son solo una parte de los que llegó a haber en la máxima época de esplendor de estos ingenios. Pero no te preocupes, si en tus vacaciones en Holanda planeas ver molinos de viento, lo tendrás muy fácil.

5. ¿Sabes que puedes dormir en uno?

Seguro que ahora que sabes muchas cosas de los molinos de viento holandeses, es posible que te apetezca tener una aventura única en ellos, además de las fotos que te llevarás de recuerdo. Pues bien, algunos tienen hoy una segunda vida como alojamientos turísticos. 

6. Aún hay algunos que funcionan

Molino de viento en Ámsterdam
De Otter – Antony Antony / Flickr.com

Algunos, muy pocos, aún están en funcionamiento. Uno de ellos está en Ámsterdam y se llama Otter. Se ha convertido en una visita imprescindible, ya que sin duda, concoer este molino es una forma de adentrarse en el pasado del país.

Los molinos de viento holandeses son una visita realmente imprescindible en el país. Tanto orgullo sienten por ellos que no solo muchos están perfectamente restaurados, sino que cada año se celebra el ‘Día Nacional del Molino’. Es el segundo sábado de mayo, un día en el que 600 molinos abren sus puertas a los visitantes.

Te puede gustar