Curiosidades de la Torre del Oro de Sevilla

· 21 diciembre, 2018
Con casi ocho siglos de historia escondidos en sus muros, la Torre del Oro es una de las joyas de Sevilla. Un monumento capaz de sobrevivir a todo tipo de vicisitudes.

Se erige majestuosa, aunque más pequeña de lo que muchos imaginan, a orillas del río Guadalquivir. Formó parte del sistema defensivo de Sevilla en la época de los árabes, aunque a lo largo de la historia ha tenido otras funciones. Vamos a desvelar algunas curiosidades de la Torre del Oro. ¿Quieres conocerlas?

Curiosidades de la Torre del Oro

Es visita inevitable en Sevilla, uno de sus edificios más bellos y con más historia. Por ello, son muchas las curiosidades de la Torre del Oro que se podrían contar.

No es tan grande como muchos piensan

Torre del Oro de Sevilla
Torre del Oro

Muchos son los turistas que se acercan a Sevilla para ver esta famosa torre y se sorprenden porque es más pequeña de lo que creían. Mientras que la Giralda, la torre de la catedral, mide casi 100 metros de altura, la Torre del Oro apenas alcanza los 36 metros.

Es una torre albarrana

Muchos se preguntan cuál era su papel en la ciudad. Pues bien, estaba conectada a una fortaleza y un puente. Su posición estratégica permitía divisar a los enemigos que vinieran tanto por el río Guadalquivir como desde otros puntos. Su forma redondeada y sus ventanas la convertían en una torre vigía perfecta.

De dónde viene su nombre

Una de las preguntas inevitables es por qué se llama Torre del Oro. Se ha dicho que se debe al brillo dorado que en las aguas del río reflejaban los azulejos de los que estaba revestida. Sin embargo, ese revestimiento era más modesto, de mortero de cal y paja.

Una creencia errónea es que el nombre proviene de que aquí se guardaba el oro que llegaba de América. Pero no es así, ya que este metal se llevaba a la Casa de la Contratación.

Cada una de sus partes

Torre del Oro de Sevilla
Torre del Oro – Emilio / Flickr.com

La Torre del Oro se compone por tres cuerpos: la base, una mediana superior y la punta. Las tres se pueden distinguir de manera sencilla y cada una de ellas fue construida en una época diferente.

El primer cuerpo data del siglo XIII, mientras que el segundo es del siglo XIV y el último del siglo XVIII. A pesar de ello, las tres partes armonizan a la perfección y no rompen en absoluto la estética del monumento sevillano.

Casi derruida

Como era de esperar, un edificio que lleva más de ocho siglos en pie, ha pasado por circunstancias que pusieron en peligro su integridad. Por un lado, sufrió graves daños a causa del gran terremoto de Lisboa de 1755.

Sin embargo, el peor momento llegó de la mano de la Revolución de 1868. En aquel entonces, los revolucionarios derruyeron los lienzos de las murallas para venderlos, y la torre iba a correr el mismo camino. Afortunadamente, el pueblo de Sevilla se opuso firmemente a ello.

La Expo

Otra de las curiosidades de la Torre del Oro tiene que ver con un acontecimiento más reciente y mucho más feliz: la Expo 92 que se celebró en la ciudad. Con motivo de aquel evento esta torre se hermanó con otra igualmente famosa, la Torre de Belém en Lisboa.

Qué hay dentro hoy

Museo Naval en la Torre del Oro
Museo Naval – Emilio / Flickr.com

Ya sabemos qué fue la torre, pero, ¿qué es hoy? Pues bien, hoy alberga un museo naval. En él podrás disfrutar de maquetas, mapas y otros objetos históricos relacionados con la navegación.

Aunque el tema no sea mucho de tu interés, merece la pena pagar el precio de la entrada, apenas 3 euros. El museo es interesante y podrás subir a lo más alto de la torre. Desde allí contemplarás unas preciosas vistas de la ciudad.

Está en algunos escudos

La última de las curiosidades de la Torre del Oro tiene que ver con una comunidad autónoma del norte de España. Este monumento aparece en los escudos de Cantabria y de su capital, Santander. Es el recuerdo a la toma de Sevilla por parte de las tropas castellanas bajo el mando del rey Fernando III.

La Torre del Oro es uno de los iconos de la capital andaluza. A algunos les sorprende su pequeño tamaño, pero a todos les enamora. ¿Tú ya la conoces? Si no es así, te recomendamos una visita a la ciudad.