6 curiosidades de Delfos que te van a sorprender

· 29 septiembre, 2018
El oráculo de Delfos se hizo famoso en la Antigüedad. Vamos a descubrir algunas curiosidades de este lugar y de cómo funcionaban sus predicciones.

Delfos es una ciudad griega que se hizo famosa por las predicciones de su oráculo. Hoy este lugar sigue siendo escenario de peregrinaciones, pero no de personas deseosas de conocer su futuro, sino de turistas interesados en visitar uno de los lugares más misteriosos de la Grecia clásica. Te contamos algunas curiosidades de Delfos.

El oráculo de Delfos

Templo de Delfos
Templo de Delfos – Samot

La relación de Grecia con la mitología y los dioses es conocida en todo el mundo. Pues bien, en Delfos, a las faldas de monte Parnaso, se levantó un santuario dedicado al dios Apolo. Un lugar que hizo que en aquel periodo Delfos fuera considerada casi como el centro del mundo.

El oráculo de Delfos cobró una enorme fama gracias a las predicciones, supuestamente acertadas, de las sacerdotisas que en él vivían. Mujeres mayores de las que se decía que habían heredado poderes del mismísimo Apolo.

“El futuro es nuestro refugio ante la feroz competencia de nuestros antepasados.”

-Gilbert Keith Chesterton-

Curiosidades de Delfos y su oráculo

La forma en la que llevaban a cabo las predicciones estas sacerdotisas era, cuanto poco, peculiar. Conozcamos sin más dilación las curiosidades de Delfos.

1. Su ubicación

Oráculo de Delfos
Oráculo de Delfos – Ronny Siegel / Flickr.com

Como hemos indicado, el templo de Apolo, donde estaba el célebre oráculo, se situaba a los pies del monte Parnaso. Es algo extraño en Grecia, ya que los griegos acostumbraban a poner sus templos y lugares sagrados en las alturas, como es el caso de la Acrópolis en Atenas.

2. Pitia, su sacerdotisa más famosa

Este era el nombre de la sacerdotisa que hacía las predicciones. En la Antigua Grecia se pensaba que era capaz de comunicarse con el dios Apolo de forma directa, motivo por el que los griegos acudían a ella para conocer su futuro. Por cierto, también recibía el nombre de Pitonisa, ¿te suena?

3. La forma de consultar

La persona que quería saber el futuro que le esperaba, hacía una pregunta a Pitia, quien comenzaba a comunicarse con la divinidad para obtener la respuesta.

Mientras lo hacía, masticaba hojas de laurel (símbolo de victoria en la Antigüedad), lanzaba harina por los alrededores y bebía agua de la fuente sagrada.

4. Tenía un traductor

Templo de Apolo en Delfos
Templo de Apolo – NekaPearl / Flickr.com

Otra de las curiosidades de Delfos es que, cuando obtenía la respuesta de la divinidad, Pitia solía expresarse con palabras ininteligibles. Era un sacerdote que estaba con ella el que hacía las veces de traductor.

Hay quienes dicen que el hecho de que no se pudiera entender a la sacerdotisa provenía de que lo que hacía era un rito espiritista y que quienes se comunicaban con ella eran los demonios y no los dioses. Nadie supo con certeza si esto era así, pero lo que sí es seguro es que sus predicciones eran siempre acertadas, al menos eso se creía.

5. Había que hacer un sacrificio

Antes de que la sacerdotisa accediera a ver a la persona interesada en su futuro, esta debía ofrecer un sacrificio que consistía en una tarta de miel y una cabra que se quemaría con fuego. Mientras el animal se quemaba había que echar agua sobre la hoguera. Si el cuerpo de la cabra temblaba era porque Apolo estaba dispuesto a hablar.

6. El trance

Delfos
Delfos – Derek Winterburn / Flickr.com

Las visiones y los trances siempre han tenido que ver dos mundos: el de las divinidades y el de los demonios. Por alguna razón, los griegos creyeron que las pitonisas de Delfos tenían relación con las primeras y no con las segundas.

Cuando escuchaban los reclamos de la gente, las sacerdotisas entraban en trance y empezaban a contar lo que los dioses habían puesto en su mente. O al menos eso afirmaban.

Con el tiempo, se ha descubierto que la zona emanaban unos extraños gases de las rocas. Por ello, parece ser que esos trances tenían más que ver con sustancias alucinógenas que con conversaciones divinas.

No se sabe cuál sería la verdad sobre todo esto, lo que sí sabemos es que este lugar forma parte de la historia de uno de los países más antiguos del mundo. Por ello, una visita a Delfos debe formar parte de tu lista de destinos pendientes.