Crucero en el rompehielos Sampo: una experiencia increíble

· 18 enero, 2019
No es un crucero como cualquier otro. En este caso, se navega por aguas heladas y se viven experiencias como la de darse un baño en las congeladas aguas del Báltico, eso sí, con un traje especial.

Hacer un crucero en el rompehielos Sampo es una experiencia única que merece la pena vivir al menos una vez. Un viaje nada convencional que nos permite disfrutar de todos los encantos de Laponia. ¿Quieres saber más sobre él? Desde luego, no te va a dejar indiferente.

Historia del rompehielos Sampo

Para conocer el origen del Sampo tenemos que irnos a Helsinki, en concreto al año 1960. Fue entonces cuando se construyó este barco, dentro del plan de reconstrucción de la flota finlandesa de rompehielos.

Rompehielos Sampo
Rompehielos Sampo – Eduard47 / Wikimedia Commons

Junto a él se construyeron dos embarcaciones más del mismo tipo. Barcos que tuvieron un antecesor que operó durante cincuenta años, desde 1898, en las frías aguas del norte del país.

En 1987, el Sampo finalizó su actividad como rompehielos. Pero su futuro no sería el desguace. El ayuntamiento de Kemi decidió adquirir el barco para darle una función muy diferente a la que había tenido hasta entonces.

Así fue como el rompehielos se convirtió en una atracción turística. Inicialmente la idea produjo rechazo. Sin embargo, en la actualidad el crucero es demandado cada año por cientos de pasajeros.

Características del rompehielos Sampo

Vista del rompehielos Sampo
Rompehielos Sampo – articroute.com / Flickr.com

Centrándonos en sus características, la embarcación tiene una eslora de 75,7 metros y una manga de 17,4 metros. Y pesa nada menos que ¡3541 toneladas! Esto se explica porque la función de rompehielos es posible gracias al peso y al grosor de su chapa, que va abriendo la ruta.

Asimismo, el rompehielos Sampo cuenta con cuatro motores que le permiten avanzar a una velocidad de 16 nudos en mar abierto; y entre 6 y 8 nudos por el mar helado. En este último caso, es capaz de cortar más de un metro de profundidad del hielo sólido.

Hacer un crucero en el rompehielos Sampo

La embarcación, que tiene capacidad para 150 personas, opera desde finales del mes de diciembre hasta mediados del de abril. En ese periodo de tiempo podemos efectuar nuestra reserva a través de la página web oficial del rompehielos, que sale desde el puerto de Ajos, a siete kilómetros de Kemi.

Baño en el Báltico, una actividad del crucero en el rompehielos Sampo
Baño en el Báltico

Hay diversas opciones. Una posibilidad es hacer noche en el Castillo de Nieve y realizar un crucero de cuatro horas. Dicha actividad tiene una duración de dos días y un coste que ronda los 800 euros. Eso sí, incluye, además de la estancia, la comida y otras ventajas.

También podemos hacer noche en Rovaniemi. En ese caso, podemos decantarnos por la opción en la que el traslado en autobús está incluido en el crucero. Con ella también se visita el Castillo de Nieve y se puede disfrutar de una comida y de un baño en el Báltico. En este caso el precio desciende a los 470 euros.

Para complementar nuestra experiencia a bordo del Sampo, podemos realizar un safari en moto de nieve por el Báltico. El guía nos recogerá en el hotel de Kemi para poner inicio a la aventura. El programa incluye una parada en un campamento de pastores de renos. Todo ello a cambio de desembolsar 500 euros.

Finalmente, existe la posibilidad de pagar únicamente por el crucero de cuatro horas en el rompehielos Sampo. El precio: 320 euros. Igualmente tendremos visita guiada del barco, comida o brunch y baño en el Báltico.

La experiencia de flotar en las aguas del Báltico es uno de los grandes atractivos del crucero. Para ello, los pasajeros visten trajes especiales. Eso sí, se debe ser mayor de 12 años y medir más de 1,45 metros.

Qué más nos espera durante el trayecto

Crucero en el rompehielos Sampo
Crucero en el Sampo – Juska Wendland / Flickr.com

Además de lo anterior, realizar un crucero en el rompehielos Sampo implica mucho más. Es posible descubrir la estructura de la embarcación, desde el cuarto de máquinas hasta la cubierta.

Asimismo, hay un punto en el que el crucero se para en medio del mar y baja la pasarela. ¿Para qué? Para que podamos descender a la superficie congelada del mar y andar por ella. ¿Te lo esperabas? No, ¿verdad?

Lo que si esperamos es que, tras conocer todo lo relativo al crucero en el rompehielos Sampo, te animes a vivir la experiencia. Hay pocas embarcaciones que permitan disfrutar de una aventura como esta en Europa. Una aventura, sin ningún género de dudas, inolvidable. ¿Te apuntas?