5 cosas que hacer en Vilanova i la Geltrú

· 19 enero, 2018

Vilanova i la Geltrú es una de las poblaciones más atractivas de la costa de la provincia de Barcelona y un foco turístico de primer orden. Si haces un viaje a Vilanova i la Geltrú no solo vas a poder disfrutar de fantásticas playas, aptas para todos los gustos. Además de eso, la ciudad tiene otros puntos de interés de carácter patrimonial o festivo que la convierten en un lugar ideal para pasar unas vacaciones.

1. Gozar de las playas de Vilanova i la Geltrú

Playa de Vilanova i la Geltru
Playa – Angela Llop / Flickr.com

Como buena población del litoral mediterráneo en España, Vilanova i la Geltrú posee hermosas playas. Y no una ni dos, ya que a lo largo de su término municipal hay variadas zonas de baño, diferenciándose hasta 8 playas, todas ellas de carácter urbano o semiurbano.

Podemos citar por ejemplo, la de Ribes Roges muy cerca del puerto, o su vecina playa de Adarró, entre las más frecuentadas. Si bien hay otras más pequeñas e íntimas como las de Aiguadolç o la de Sant Gervasi.

Sin embargo, la que más personalidad tiene es la Playa Llarga, popularmente conocida como El Prat, debido a su peculiar configuración junto al delta del río Foix, el cual creó aquí originalmente una zona de marismas.

2. Entrar a un viejo faro

Faro de Vilanova i la Geltrú
Faro de Sant Cristòfol – Paco Calvino / Flickr.com

Todavía no nos alejamos del mar, ya que tenemos que nombrar la playa del Faro de Sant Cristòfol. Obviamente, allí se encuentra ese faro que en la actualidad se ha transformado en una interesante exposición. Es el Espai Far y es otra de las cosas que hay que hacer durante unas vacaciones a Vilanova i la Geltrú.

Se trata de una muestra que nos habla del pasado marinero de la población, el cual se plasma en forma de maquetas, viejas fotos, aparatos de pesca y otros muchos objetos vinculados con las faenas de los marineros.

3. Subir a un antiguo tren

Museo del Ferrocarril en Vilanova i la Geltrú
Museo del Ferrocarril – Paco Calvino / Flickr.com

No obstante, el Espai Far no es el museo más famoso de Vilanova i la Geltrú. El museo más conocido es el Museo del Ferrocarril de Cataluña, toda una institución para los muchos apasionados del mundo ferroviario que hay en España, incluso en toda Europa.

Y es que en este museo se conserva la colección más importante de locomotoras de vapor que se puede ver en todo el Viejo Continente. Y junto a esas antiquísimas reliquias hay también otras eléctricas o diesel, así como muchísimo material que plasma la evolución del ferrocarril. Una visita recomendable para hacer en familia.

“Viajar te hace modesto. Te hace ver el pequeño lugar que ocupas en el mundo.”

-Gustave Flaubert-

4. Dar un paseo por la historia de Vilanova i la Geltrú

Biblioteca Balaguer en Vilanova i la Geltrú
Biblioteca Balaguer – Ajuntament de Vilanova i la Geltrú / Flickr.com

El casco histórico de la población también hay que recorrerlo para descubrir que atesora un patrimonio de lo más interesante y de distintas épocas. De hecho, allí conviven lugares como el yacimiento arqueológico de Adarró, que se remonta al siglo V antes de Cristo, cuando aquí vivían los íberos. Y algo tan antiguo está relativamente cerca de la Torre Azul, un viejo torreón defensivo del siglo XIX.

Y además, en el casco histórico se ven grandes casonas del pasado. Como Can Papiol, que hoy en día es el Museo Romántico. Un sitio del que no solo se admira su exterior, sino también su interior, donde es posible imaginarse cómo vivían en el siglo XIX las familias más acomodadas.

También es muy atractiva la visita a la Biblioteca Balaguer, uno de los museos más antiguos de Cataluña y que posee una sorprendente colección de momias del Antiguo Egipto.

5. Comer en Vilanova i la Geltrú

Plata de Vilanova i la Geltrú
All Cremat – Ajuntament de Vilanova i la Geltrú / Flickr.com

Tras tanto paseo y visita, sin duda, ya estaréis pensando que habrá que parar a reponer fuerzas. Pues bien, no tendréis ningún problema para hacerlo, ya que abundan los restaurantes donde degustar la gastronomía local. Y una vez sentados en cualquiera de ellos, os vamos a recomendar el menú más tradicional, para que probéis las exquisiteces de los fogones vilanovís.

Hay que comenzar con dos platos de entrantes. Por un lado el xató, la típica ensalada local a base de escarola y olivas con productos del mar como las anchoas, el atún o el bacalao, todo ello aliñado con aceite, vinagre y salsa de almendras. Y el otro entrante ha de ser una ración de gambas.

Y ya como plato principal, que os sirvan un rancho marinero, en el que puede haber sepias, almejas, arroz, atún, etc… Por último, guardar espacio para el postre porque tenéis que probar sus tradicionales coques de llardons o tortas de chicharrones.

Fotografía de portada: Ajuntament de Vilanova i la Geltrú