Conoce la catedral de Wawel en Cracovia

Álvaro Gómez·
14 Febrero, 2019
La catedral católica de Cracovia tiene un significado especial en la historia del país, ya que fue escenario de la coronación de varios monarcas.
 

La catedral de Wawel es el templo más destacado de Cracovia y uno de los más importantes de Polonia. Aquí fueron coronados muchos monarcas, y algunos están enterrados en su interior. Por ello, conocer esta catedral es acercarse a la historia del país.

Situada en el cerro de Wawel, este gran monumento se encuentra muy cerca del castillo real de la ciudad. En una tarde puedes visitar estos dos símbolos de la historia de Cracovia. ¡Estas son las principales cosas que vas a ver!

Exterior de la catedral de Wawel

Exterior de la catedral de Wawel
Exterior de la catedral de Wawel – Gabriela Fab / Flickr.com

La catedral de Wawel es distinta a otros templos católicos. Vas a descubrir que en su exterior de estilo gótico predominan varios colores. En una de las torres y la fachada domina un tono rojizo, el azul verdoso protagoniza parte más alta, el gris oscuro es el color de las tejas y el dorado protagoniza una de las capillas.

Esta mezcla de tonalidades hace que la catedral de Wawel sea única. Y no solo lo es por su arquitectura exterior, sino también porque ha tenido un papel esencial en la historia del país durante todo un milenio.

La historia de la catedral de Wawel

Colina de Wawel en Cracovia
Colina de Wawel
 

Catedral de Wawel es solo uno de sus nombres. También puedes referirte a ella como catedral de San Wenceslao y San Estanislao, catedral de los Santos (por los dos mencionados y Santa Eduviges) o, simplemente, catedral de Cracovia.

Este templo tiene una historia milenaria, pues sus inicios datan de comienzos del siglo XI. En 1320 comenzaron a construir el edificio tal y como es ahora. Su estilo predominante es el gótico, y desde esta remodelación, que concluyó en el 1364, el templo ha sido una parte esencial de la historia de Polonia.

Desde su construcción fue el escenario donde se celebraba la coronación de los monarcas del país. Además, a lo largo de su historia, varios de ellos han sido enterrados en este templo.

A día de hoy, la catedral de Wawel cuenta con 18 capillas funerarias. La más destacada es la de Segismundo I. Cada una de ellas tiene sus particularidades en el diseño, pues pertenecen a estilos diferentes, según el momento en el que se construyeron.

El interior de la catedral

Capilla de San Estanislao en la catedral de Wawel
Capilla de San Estanislao – Catholic Church England ans Wales / Flickr.com

Adelantábamos que la capilla de Segismundo I es especial. De hecho, es la obra más importante del estilo renacentista en Polonia. En su exterior lo más destacado es el color dorado de su cúpula, que es el centro de todas las miradas que se asombran con la catedral de Wawel.

 

Se construyó por orden del propio rey Segismundo I, pero en ella también se encuentran los restos del rey Segismundo II y de Ana Jagellón de Polonia. La obras de su interior son de los artistas mejor valorados de la época, entre otros, Georg Pencz o Hermann Vischer.

También hay que mencionar el mausoleo de San Estanislao, que está ubicado en el centro del templo. Y debes fijarte en las criptas donde permanecen el resto de reyes y otras autoridades o personajes históricos polacos.

La catedral alberga, además, uno de los símbolos de Polonia. Es la campana de Segismundo, que se colocó en 1521. Está fabricada en bronce y pesa más de 12 toneladas. Todavía hoy repica en ocasiones especiales.

Qué ver en Cracovia

Plaza del Mercado de Cracovia
Plaza del Mercado

Aunque Polonia tiene ciudades muy turísticas como Varsovia o Gdansk, Cracovia es especial. Necesitarás varios días para descubrir todos sus encantos. Sin salir del cerro de Wawel, un buen sitio para visitar es el castillo. Allí podrás ver armas, el tesoro de la Corona y visitar la cueva del dragón de Wawel.

Otro lugar destacado en Cracovia es la plaza del Mercado. En ella se ubican la basílica de Santa María y otros edificios impresionantes que hacen que este sea el punto de partida en tu ruta por la ciudad.

 

Si quieres continuar con la historia del país, no hay lugar mejor que el barrio judío. El terror del nazismo arrasó con este lugar, lo que atrajo el interés de la productora de La lista de Schindler, que rodó allí parte de la película. La mejor ruta para conocer este barrio es seguir la pista de las diferentes sinagogas.