Conoce la catedral de Santander y sus restos arqueológicos

· 25 octubre, 2018
La catedral de Santander está formada en realidad por dos iglesias. Además, bajo ellas se encontraron restos de un antiguo poblado romano.

Quizás no sea el lugar más icónico de Santander si lo comparamos con el Palacio de la Magdalena o la playa del Sardinero, pero la catedral de Santander guarda más historia de la que pensamos. Afortunadamente, hoy tenemos la oportunidad de descubrir qué se esconde tras sus muros. Prepárate, porque vas a quedarte sorprendido. ¡Comenzamos!

Historia de la catedral de Santander

Catedral de Santander
Catedral de Santander – Iglesias y Catedrales / Flickr.com

La historia de la catedral de Santander se remonta al año 1187, cuando a la ciudad le concedieron un fuero que proporcionó el suficiente dinero como para comenzar a edificarla.

Se construyó a partir de un antiguo monasterio durante los siglos XII y XIV, en un cerro rodeado por agua. Actualmente, es una suma de dos iglesias levantadas durante diferentes periodos.

Durante la Edad Media, la catedral se utilizó como abadía, llevando el nombre de Abadía de los Cuerpos Santos. En el año 1754 el papa Benedicto XIV la nombró oficialmente como catedral de Santander.

Las dos iglesias, aunque se erigieron en diferentes periodos, se realizaron en estilo gótico. Sin embargo, a lo largo del tiempo se fueron haciendo añadidos y reconstrucciones. Más en detalle, estas son las partes de la catedral de Santander:

La Iglesia Baja, la “cripta” de Santander

Iglesia Baja de la catedral de Santander
Iglesia Baja – Iglesias y Catedrales / Flickr.com

Es la parte más antigua de la catedral, construida entre los siglos XII y XIII y denominada por muchos como la “Parroquia de Cristo”. Es un espacio de 30 metros de largo y 18 de ancho constituido por tres naves que confluyen en una cabecera de triple ábside poligonal. Su estilo es una mezcla de románico y gótico.

Todo esto puede resultarnos muy técnico, pero si nos paramos a mirar este lugar descubriremos que los arcos son muy bajos. Al contrario que ocurre con otras catedrales, en las que bóvedas y arcos son más altos, aquí el alzado tiene poco metros.

Lo mejor de todo fue que durante unas excavaciones que se realizaron durante el año 1883 se encontraron restos de un primitivo asentamiento romano. En concreto, se trataba de unas instalaciones termales de Portus Victoriae Iolubrigensium, un antiguo poblado romano.

Junto a las zonas termales, también se encontraron restos de una antigua fortificación. Afortunadamente, todos estos restos pueden verse desde el suelo de esta Iglesia Baja, ya que está acristalado.

Como curiosidad, en uno de los hornos de las termas romanas se encontraron las cabezas de Emeterio y Celedonio. Fueron dos soldados romanos martirizados en Calahorra en el año 299. Seguramente estos restos se guardaron en el poblado y luego las termas se transformaron en un santuario.

En el año 2006 se descubrieron en los alrededores de la catedral restos de una antigua muralla medieval. Se construyó en los siglos XII y XIII, pero con la expansión de la ciudad, en el siglo XIX ya habían sido completamente demolidas.

La Iglesia Alta de la catedral

Iglesia Alta de la catedral de Santander
Iglesia Alta

La Iglesia Alta es la segunda parte de la catedral de Santander, la construyeron a finales del siglo XIII y comienzos del XIV. Es la catedral propiamente dicha, mientras que a la Iglesia Baja se la considera una cripta. Se asienta sobre esta iglesia y cuenta también con tres naves con bóvedas de crucería de notable altura.

A los miembros del obispado de Santander les hubiese gustado que la catedral tuviese su estado original. No obstante, en 1941 hubo un fatal incendio que hizo necesarias algunas restauraciones de la catedral.

¿Quieres visitar la catedral de Santander?

Claustro de la catedral de Santander
Claustro de la catedral

Para visitar la catedral de Santander puedes hacerlo de lunes a viernes de 10 a 13 horas y de 16:30 a 19 horas. Los sábados solamente abre por las tardes hasta las 20 horas. Los domingos, en cambio, abre de 10 a 13:30 y de 17 a 21 h.

La entrada es gratuita y puedes incluso hacer visitas guiadas también gratis. El horario es de martes por la tarde a domingo por la mañana, a las 11:45 y 18 h. Te aconsejamos contrastar estos horarios en la Oficina de Turismo de los jardines de Pereda de Santander, que es donde tienes que apuntarte, dado que pueden cambiar.

Ahora que ya sabes todo lo que se esconde tras los muros de la catedral de Santander, te aconsejamos visitar su interior e imaginarte cómo debía de ser la vida durante la Edad Media. Une tu visita junto al Palacio de la Magdalena o la playa del Sardinero, ¡no te arrepentirás!