Conoce el abecé de la degustación de vinos

Edith Sánchez · 30 abril, 2019
En la degustación de vinos se emplean el gusto, el olfato y la vista. Esto permite captar si un vino es añejo o joven, de qué tipo de frutos se extrajo y si ha sido sometido a un buen proceso de elaboración.

Apreciar las extraordinarias cualidades que tienen los vinos es una destreza que se va adquiriendo. El tiempo y la práctica son los mejores aliados para desarrollar esta habilidad. Los catadores expertos en la degustación de vinos son verdaderos artistas.

Para aprender este maravilloso arte puedes acudir a algunas técnicas, probar y comparar. Todo ello hace que tus sentidos poco a poco se vayan agudizando para detectar correctamente las características de esa bebida de los dioses.

Catar vinos implica glamur, distinción y concentración de los sentidos. De otra manera no se puede apreciar esta bebida. Si deseas catar un buen vino, revisa antes la etiqueta para conocer sus características. A continuación, te invitamos a conocer los aspectos esenciales en la degustación de vinos.

La degustación de vinos: todo un placer

Hombre sirviendo en una degustación de vinos

Catar o degustar un vino es todo un arte y su objetivo es apreciar con todos los sentidos las cualidades que tiene. Para ello, se emplean el gusto, el olfato y la vista. Los catadores profesionales utilizan lugares frescos, bien iluminados y silenciosos. Un requisito primordial es que no existan olores externos que perjudiquen la degustación.

La copa que se utiliza para servir el vino se llama afnor y dentro de sus características están la transparencia y la nitidez. Esto permite que se puedan apreciar las principales cualidades del vino, como son el brillo y los colores.

Vinos jóvenes y añejos

Cuando los vinos son añejados en barricas, se pueden consumir a largo plazo. En cambio, los llamados vinos jóvenes, que no son sometidos a este proceso de añejamiento, duran menos. Los vinos tintos jóvenes se deben consumir en un periodo entre los 2 o 3 años siguientes a su fabricación.

Los vinos añejados en barriles o botellas pueden durar intactos 5 o 6 años después de ser elaborados. Sin embargo, siempre es importante mantener los vinos en lugares frescos y protegidos para preservar su estado y duración.

Importancia de la copa en una degustación de vinos

Copas de vino

La copa juega un papel clave en la degustación de vinos, pues permite apreciar mejor sus propiedades. La copa afnor es la más utilizada porque tiene la superficie superior más cerrada y es ancha abajo. Esta clase de copa, además, hace que el vino se oxigene de manera adecuada.

La forma correcta de manejar la copa es sujetándola por la parte inferior para hacer un movimiento giratorio circular, elevando la mano. También se recomienda inclinar la copa haciendo movimientos circulares. La intención es que el aroma del vino se expanda y se puedan apreciar mejor sus cualidades con el olfato.

Una buena mirada hacia el vino

Hombre mirando una copa de vino

El primer paso para la degustación de vinos es mirarlo para apreciar sus características. Para ello debes tomar la copa de la base e inclinarla para observar el color, la transparencia y comprobar que no contenga residuos. El color del vino revela si está buenas condiciones.

Los vinos rosados, blancos y jóvenes son brillantes. Los vinos más añejos presentan un color ladrillo y los vinos jóvenes tienen tonos violetas. De igual manera, el vino añejo va perdiendo su brillo. Al observar un vino se logra identificar la condición en la que está y su tiempo de elaboración.

El aroma en los vinos

Hombre oliendo una copa de vino

El sentido del olfato cumple una función importante en la degustación de vinos, pues identifica el aroma. El proceso de crianza dará a los vinos aromas a veces muy singulares, que pueden recordar el sabor de frutas tropicales, cítricos o manzana.

También a través del olfato se logra percibir el olor característico de los barriles donde fue almacenado. Además, se puede identificar si el vino se encuentra avinagrado o descompuesto. También se puede determinar si tiene olor a corcho, lo cual es indicativo de que no tuvo un tratamiento inicial adecuado.

El gusto en la degustación de vinos

La degustación de vinos se logra esencialmente porque las papilas gustativas captan el sabor ácido, dulce y amargo. Los taninos son sustancias orgánicas que aportan al vino el componente amargo.

La acidez está relacionada con la buena conservación y frescura. Indica si el vino fue expuesto a mucha luz o no. El dulce está asociado al tipo de uvas utilizadas, las regiones y los viñedos.

Otro factor importante en la degustación del vino es el contenido de alcohol. Este suele ser percibido como calor en la lengua y el paladar. Lo ideal es que el sabor del alcohol no sea muy acentuado. Un buen vino es la combinación de un conjunto de sabores agradables al gusto que deben quedar en la memoria y el recuerdo de los sentidos.

  • Santoscoy Dueñas, I. A. (2018). Cata de vino. Boletín Científico de Las Ciencias Económico Administrativas Del ICEA. https://doi.org/10.29057/icea.v6i12.3065