Conoce por qué a Berlín la llaman Ciudad Fénix

La capital de Alemania está repleta de historia, eso nadie lo puede negar. Fue protagonista principal de la Segunda Guerra Mundial y sufrió en carne propia los bombardeos, las muertes y la construcción de un muro divisorio. Por ello muchos la llaman “Ciudad Fénix”, porque Berlín, como el ave, resurgió de las cenizas. 

Paseando por sus calles es imposible comprender cómo hace menos de un siglo Berlín estaba casi en ruinas. En este artículo sabrás qué hechos sucedieron para que la ciudad se gane ese apelativo.

Berlín: la Ciudad Fénix

Quizás has oído hablar de la Ciudad Luz, la ciudad que nunca duerme o la Ciudad Eterna. Todas son definiciones para caracterizar a las urbes más importantes del mundo. Pero quizás no sabías que a la capital alemana la comparan con el ave Fénix. Este apelativo se debe, claro está, a la manera en que Berlín pudo sobrevivir y salir lo más airoso posible de varias guerras, entre ellas la Segunda Guerra Mundial, en su territorio.

Puerta de Brandenburgo en Berlín
Puerta de Brandenburgo, Berlín – S.Borisov

La historia más oscura del país se produjo en los años 40 y hasta esa época viajamos en esta ocasión. Durante la Segunda Guerra Mundial esta ciudad era el centro de Europa, centro de control, influencia y operaciones del continente.

Los nazis comandados por Adolf Hitler, el Fuhrer, eran objeto de homenaje y admiración. Se levantaron muchos edificios para demostrar al mundo que Berlín era esplendorosa y moderna. Pero muchas de estas construcciones solo estuvieron en pie unos años. Todos sabemos lo que sucedió en la Segunda Guerra Mundial, cuando terminó en 1945 la ciudad estaba destruida casi por completo.

El muro de la división

Tres años después de terminado el conflicto bélico se dividió Berlín en dos sectores: El Oeste o Federal influido por los aliados (Inglaterra, Francia y Estados Unidos) y el Este o Democrática, dominado por la Unión Soviética. El gran muro para separar físicamente ambos lados se comenzó a construir años después, en 1961.

Muro de Berlín
Muro de Berlín – Production Perig

Finalmente, en 1989 el tan famoso muro fue demolido por los mismos habitantes de la ciudad, un hecho que significó un antes y un después en la historia de Berlín.

La ciudad supo a partir de ese momento resurgir de las cenizas y el dolor para volver a convertirse en lo que es hoy, una urbe próspera, moderna y cosmopolita, de las más destacadas de toda Europa.

“Es imposible perderse en Berlín, siempre vas a parar al muro.”

– Solveig Dommartin –

Un viaje al Berlín de la guerra

Como una manera de no olvidar el pasado (y no volver a repetirlo) Berlín tiene “recordatorios” de sus años más oscuros a lo largo y ancho de su extensión. En un paseo típico por los puntos importantes de la guerra encontramos:

1. Muro de Berlín

Aún quedan restos en algunas zonas de la ciudad. El área más famosa es la conocida como East Side Gallery, de 1,3 km de extensión y pintada con diversos graffitis alusivos a los acontecimientos de esos años.

Muro de Berlin
East Side Gallery, Berlín – Noud W. / Flickr.com

También se pueden encontrar partes del muro en la denominada “Topografía del terror”, un solar usado por la GESTAPO para torturar e interrogar a cientos de personas. Una galería de fotografías bien explicadas (en inglés) ayudan a conocer un poco más de la historia ocurrida en este sitio.

2. Checkpoint Charlie

El lugar de paso más utilizado durante la Guerra Fría. Aquellos que lograban conseguir un visado nocturno podían cruzar la ciudad de oeste a este. Era una de las pocas fronteras del muro y gracias al alcalde de la parte occidental algunos ciudadanos podían visitar la otra zona siempre y cuando cumplieran ciertos requisitos.

Checkpoint Charlie en Berlín
Checkpoint Charlie, Berlín – Mordechai Meiri

Al lado de este lugar hay un museo que vale la pena visitar para conocer más sobre quienes intentaron burlar la seguridad y escapar al Berlín occidental.

3. Kurfurstendamm

Si realmente quieres convencerte de que Berlín es como un ave Fénix tienes que visitar esta avenida, de las más populares de la ciudad y con una extensión de 3 kilómetros.

Iglesia del Kaiser en Berlín
Iglesia del Kaiser en Kurfurstendamm – Kurfurstendamm

Fue el sitio preferido de artistas e intelectuales en los inicios del siglo XX y por ello proliferaron los teatros, cafés y cabarets.

Sin embargo, este esplendor no duró demasiado, pues durante la guerra la zona fue severamente dañada por los bombardeos. Entrados los años 50 comenzaron las obras de reconstrucción. Mientras el muro dividía Berlín, Kurfurstendamm fue el centro neurálgico de la parte occidental.

En menos de 50 años Berlín fue completamente arrasada por las bombas, dividida y reunificada para recuperar todo su resplandor. Un ejemplo de cómo una ciudad puede renacer de sus cenizas.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar