La comunidad autónoma de La Rioja, bañada por siete ríos

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
· 9 enero, 2019
Varios ríos marcan la geografía de La Rioja, entre ellos el río Ebro, que pasa por su capital, Logroño.

La comunidad autónoma de La Rioja es una de las más pequeñas de todo el territorio español. Pero eso no significa que no tenga infinidad de reclamos turísticos. Y los tiene de todo tipo: culturales, paisajísticos, gastronómicos, etc. Una región extraordinariamente rica. Por ello, si no la conoces, deberías empezar a preparar una escapada a tierras riojanas.

La comunidad autónoma de La Rioja, el Ebro y siete ríos más

Río Ebro en San Vicente de la Sonsierra en La Rioja
Río Ebro en San Vicente de la Sonsierra

De noroeste a sudeste, todo el territorio de la comunidad autónoma de La Rioja está atravesado por el río Ebro. Es tan importante su caudal y la riqueza que aporta a estas tierras, que ni siquiera se le cuenta entre los siete ríos que sirven para articular la comunidad.

El Ebro es como de otra categoría y en sus riberas se encuentran algunas de las principales poblaciones riojanas. Entre esas ciudades se encuentra su capital, Logroño.

Los considerados siete ríos que ordenan La Rioja son afluentes del Ebro. Son el Oja, Najerilla, Iregua, Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

1. El río Oja

Río Oja en La Rioja
Río Oja -Guillén Pérez / Flickr.com

El más norteño de los siete ríos de La Rioja es el Oja. También es uno de los que discurre por algunos de los paisajes más agrestes de la comunidad. En especial por la bella sierra de la Demanda, donde baña la población de Ezcaray, conocida por sus cercanas pistas de esquí.

Y aguas más abajo está Santo Domingo de la Calzada. Es una de las villas más bellas de la provincia, integrada además en el Camino de Santiago.

2. El río Najerilla

Río Najerilla en La Rioja
Río Najerilla – Rosa Pozo Hermosilla / Flickr.com

Eliminando el Ebro, el Najerilla es el río más largo que riega tierras riojanas. Un río que tiene el honor de pasar por la población de Nájera, donde se encuentra el monumental Monasterio de Santa María la Real.

No obstante, es un afluente del Najerilla, el río Cárdenas, el que baña algunos de lugares más famosos y ricos patrimonialmente de La Rioja. Sus aguas pasan por Berceo y San Millán de la Cogolla, sitios muy vinculados con el origen de nuestro idioma.

3. El río Iregua

Río Iregua en La Rioja
Río Iregua – L. Javier Modino Martinez / Flickr.com

Los Hoyos del Iregua, en la sierra Cebollera, marcan el nacimiento de este río, a 1900 metros de altura.  Y pronto pasará junto a atractivas poblaciones serranas, como Villanueva de Cameros o Pradillo.

Sin embargo, el paisaje pronto cambia en forma de lomas y viñedos hasta que alcanza su desembocadura en el Ebro. Una unión que precisamente tiene lugar en la capital de la provincia, Logroño. Una ciudad de visita obligada durante un viaje por La Rioja.

4. El río Leza

Cañón del río Leza en La Rioja
Cañon del río Leza – carolina madruga / Flickr.com

Recorrer el río Leza es todo un deleite para los amantes de la naturaleza, ya que su cauce crea algunos de los paisajes más atractivos de La Rioja.

En especial en su tramo alto que es la comarca de Camero Viejo. Allí se descubre el cañón del río Leza y también muchas aldeas deshabitadas, o casi. En fin, nos muestra el aspecto más rural de la comunidad riojana.

5. El río Jubera

Río Jubera en La Rioja
Río Jubera – Juanje 2712 / Wikimeddia Commons

El Jubera, en realidad, es un afluente del anterior río Leza, ya que las aguas de ambos se juntan en la población de Murillo de Leza. Allí se unen para llegar muy pronto al Ebro.

Pero antes de eso, el Jubera también atraviesa unos paisajes prácticamente despoblados. Unos sitios de duras condiciones para la vida, pero ideales para practicar el senderismo en plena naturaleza.

6. El río Cidacos

Río Cidacos en La Rioja
Río Cidacos – Luis Sanz / Flickr.com

Bien distinto el carácter del río Cidacos, ya por la parte sur de La Rioja, una de las zonas de mayor riqueza agrícola de todo el país. Y no solo por las omnipresentes viñas, sino también por sus esplendorosos cultivos de huerta y frutales.

Algo que enriquece a las poblaciones más reconocidas de esta área riojana, como son Calahorra o Arnedo. Por cierto, también allí está Arnedillo con sus famosas aguas termales, explotadas ya en tiempos de los romanos.

7. El río Alhama

Y casi lo mismo que hemos dicho para el Cidacos lo podemos aplicar al más sureño de los siete ríos de La Rioja, el Alhama. Un río que nace en Soria, riega La Rioja, entra en territorio de Navarra y retorna a suelo riojano para regar los fértiles campos de Alfaro, donde desemboca en el Ebro.

En definitiva, que seguir el cauce de los siete ríos de la comunidad autónoma de La Rioja nos da diferentes visiones de estas tierras. Y en cualquier caso, siempre llegaremos al Ebro, uno de los ríos más ricos de toda España.