Cómo llegar a la Abadía de Westminster

· 30 enero, 2018

La Abadía de Westminster es una de las visitas más clásicas que se pueden hacer en Londres. Un enorme templo, con dimensiones de catedral, que es el más querido por la monarquía británica, ya que aquí se han celebrado tradicionalmente los actos de las coronaciones. Es decir, un lugar que hay que ver casi de forma obligada. Por eso, os vamos a contar cómo llegar a la Abadía de Westminster.

Llegar a la Abadía de Westminster en transporte público

En una metrópoli tan inmensa como Londres es difícil especificar los mil y un recorridos posibles para llegar a la Abadía de Westminster, ya que todo depende del lugar de la ciudad donde nos encontremos. Así que, si uno se encuentra lejos, lo mejor es recurrir al transporte público, bien sea en autobús o en metro.

Abadía de Westminster – photo.eccles

En autobús, hay numerosas líneas que llegan casi hasta la puerta de la iglesia. Creednos cuando decimos que el listado es largo (11, 24, 88, 148, 211, 748,…). Siempre que veáis una línea que marque parada en Westminster Abbey o Parlamient Square, os llevará hasta allí, y o bien os habréis de bajar en Victoria Street o junto a la iglesia de Santa Margarita.

Otra opción es el metro, popularmente conocido como The Tube. En él, las líneas Circle (amarilla), District (verde) y Jubilee (gris) paran en la estación de Westminster. En ella saldremos a los mismos pies del Big Ben y a un paso de la monumental abadía.

No obstante, os vamos a especificar un paseo desde varios puntos emblemáticos de Londres. Esperamos que así os sea mucho más fácil llegar a la Abadía de Westminster.

“El mundo es un libro, y aquellos que no viajan leen solo una página.”

-San Agustín-

Desde Trafalgar Square a la Abadía de Westminster

Abadía de Westminster
Abadía de Westminster – Lukasz Pajor

No hay turista en Londres que no pasee por Trafalgar Square. Vosotros, cuando visitéis la capital inglesa, seguramente lo hagáis. Pues bien, es muy sencillo ir desde ahí a la Abadía de Westminster. Basta con dejar la plaza por el extremo opuesto a la National Gallery y caminar por Whitehall, de modo que se pasa por la parte trasera de los jardines de Buckingham.

Y así, en apenas 10 o 15 minutos habréis llegado al Parlamento, una de las zonas más monumentales de la ciudad. Atravesad los jardines del Parlamento, viendo las estatuas de Gandhi o de Churchill, y como fondo estaréis viendo el portentoso volumen de la Abadía de Westminster.

Desde la Catedral de San Pablo a la Abadía de Westminster

Interior de la Abadía de Westminster
Interior de la Abadía – Farrukh / Flickr.com

Otra visita típica en Londres es la Catedral de San Pablo, sin duda alguna el único templo comparable en importancia con la Abadía de Westminster. Así que puede ser buena idea darse un paseo entre ambos lugares. Además serán una caminata con múltiples atractivos.

Desde la catedral hay que bajar hasta el Támesis. No hay pérdida posible, ya que está indicado cómo llegar al puente del Milenio. Y una vez en la orilla del río basta con seguir a su lado, caminando como si lo remontáramos.

Si tienes alguna duda basta con dirigirse hacia el perfil del London Eye o el Big Ben. Ese es nuestro destino, ya que a un paso se levanta la Abadía de Westminster.

Desde Waterloo Station a la Abadía de Westminster

Fachada de la Abadía de Westminster
Abadía de Westminster – Jim Nix / Flickr.com

Waterloo Station es una de las principales estaciones de tren y autobús de la ciudad. Así que, si se viene de los alrededores, quizás se desembarque allí. Por fortuna, la Abadía de Westminster está muy cercana, aunque eso sí, en la otra orilla del Támesis.

En el fondo esa es una ventaja, porque nos habremos de encaminar hacia el cercano río, con la brújula que representa el London Eye. Y una vez allí, se cruza el puente de Londres que ofrece la mejor panorámica del Parlamento.

Así que desde allí podréis hacer un montón de fotos al monumento, al Big Ben y, casi sin querer, se descubren la iglesia de San Margarita y la Abadía de Westminster. En fin, todo un conjunto que está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ya lo has visto, llegar a la Abadía de Westminster es muy sencillo, tanto en transporte público como caminando desde diferentes puntos de la ciudad. Tú eliges cómo hacerlo.