Comida asturiana: descubre los 4 mejores platos

· 2 septiembre, 2017

Que Asturias goza de un formidable y verde paisaje es conocido en el mundo entero. Pero también es famosa por su gastronomía. La comida asturiana esconde secretos que solo se pueden descubrir cuando el viajero aterriza en estas tierras. De todos los platos típicos solo podemos escoger unos pocos, o nuestro listado no tendría fin. Estas son algunas de las delicias de esta tierra.

Comida asturiana, simplemente deliciosa

La comida asturiana goza de una calidad basada principalmente en ingredientes ricos, naturales y sencillos. La mayoría de sus platos son fáciles de encontrar y de modesta preparación. Suelen acompañarse de un sidriña bien tirada. Así es como, mediante la gastronomía, los habitantes de esta maravillosa comunidad consiguen que quienes vienen, repitan.

1. La fabada, el plato asturiano más popular

Fabada asturiana
Fabada – Studioimagen73

Este rico sustento no solo es conocido en Asturias. Es uno de los mas populares dentro del recetario español. Es raro que algún habitante del país no lo haya probado. Un plato que se elabora en los meses de invierno, ya que el aporte energético que ofrece es muy alto.

La fabe, así es como se llama aquí a la judía, es una variedad seca que se cocina bien sobre el fuego. De ese modo, al llegar a la boca se paladea entera, deshaciéndose poco a poco.

Este plato es un verdadero placer para los sentidos. Suele acompañarse con lo que se denomina el compango. Es decir con chorizo, tocino y morcilla, lacón y carne de cerdo. Por supuesto, todos los ingredientes con denominación de origen asturiana. También hacen su trabajo dentro de este puchero algunas ricas especias como el laurel y el azafrán.

2. El cachopo, delicia cárnica

Cachopo, plato de comida asturiana
Cachopo – Studioimagen73

Si acudimos a estos lares en busca de ricas sensaciones Asturias es la región indicada. No podemos dejar pasar la oportunidad de probar el cachopo. Esta rica vianda se compone de dos tiernos filetes. Ambos se colman bien de suculento jamón serrano o de rica cecina. A la mezcla se añade posteriormente un buen queso. Estas dos lonchas se rebozan en pan rallado y huevos.

Tras esto, se fríen a fuego medio para que no se quemen ni se queden poco hechas. Así, el queso va derritiéndose poco a poco. Los cocineros asturianos buscan siempre el punto medio ideal entre la crujiente fritura y la jugosidad del interior.

La carne utilizada para elaborar este plato es de ternera asturiana, criada en esta comunidad. De hecho, si la carne que lo compone tiene otro origen, debe dejar de considerarse cachopo. Esta suculenta receta de comida asturiana puede acompañarse de unos deliciosos pimientos.

“Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien.”

-Virginia Woolf-

3. El pixín, un pescado poco conocido

Pixín, plato de comida asturiana
Pixín – Javier Lastras 7 Flickr.com

Dentro de la rica cocina asturiana se designa con el nombre de pixín a la receta elaborada con rape. Este característico pescado es conocido por su exquisita y consistente carne.

Su elaboración es muy variada. La mas conocida, quizá, sea la receta a la sidra. De esta manera, solo hay que hornearlo. Después, en los 5 minutos anteriores a la finalización del plato, le añadimos vinagre de sidra. Por supuesto, también lo acompañamos de un salsa de pimiento choricero. Así como de salsa verde y de tomate.

Es curioso que este delicioso pez, en un principio, fuera desdeñado por los cocineros. De hecho, cuando se capturaba, volvía a arrojarse al océano por los pescadores. Nadie hubiera pensado en aquellos tiempos que, hoy en día, se iban a celebrar jornadas de gastronomía en su honor. Las fiestas del pixín, tienen lugar, por ejemplo, en el bonito pueblo de Pravia.

4. El paté de cabracho, una perfecta muestra culinaria

Pastel de cabracho, típico de la comida asturiana
Pastel de cabracho – Javitouh

El cabracho es un pez rojizo y cubierto de espinas. En los fogones asturianos se le conoce con el nombre de tiñosu. Con él se elabora una rica pasta o puré que resulta muy grata al aproximarse a los labios.

Este paté tan tradicional es de una calidad excepcional. Su consistencia es tan ligera que apenas da tiempo a paladearlo antes de ingerirlo. La clave para que la receta salga a la perfección está en limpiar muy bien las espinas. Después es necesario desmigar el pez, además de su posterior cocción.

Resulta espectacular la exquisitez de este guiso al combinarlo con la salsa de nata y tomate. Podemos bañarlo con ese deliciosa sidra. Bebida que, sin duda, es uno de los símbolos más claros y famosos de esta comunidad autónoma. De este modo, sentarse a la mesa se convierte en un inolvidable placer.