La ciudad de Panjin y espectacular Playa Roja

04 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la especialista en Asia Oriental María Belén Acosta
La playa roja de Panjin es uno de los paisajes más espectaculares del mundo y una parada casi obligatoria para los amantes de la fotografía y la naturaleza.
 

La Playa Roja es uno de los principales motivos de la popularidad de Panjin. La ciudad, que goza de reconocimiento internacional, es una de las localizaciones más visitadas por los amantes del turismo natural y la fotografía. Queremos daros toda la información para que disfrutéis de este paraje natural y los detalles que lo marcan como uno de los paisajes más espectaculares del planeta.

La Playa Roja de Panjin

Esta playa, realmente un delta, se encuentra situada justo a 30 kilómetros al suroeste de Panjin, en China. La ciudad, que cuenta con más de un millón de habitantes, se sitúa junto a la costa y la desembocadura del río Liao. Este tiene una longitud que supera los 1300 kilómetros y una cuenca de hasta 232 000 km².

Vista aérea de la playa roja

El río se caracteriza no solo por su poco caudal, sino por su alto porcentaje de sedimentos como el loess. Este es un tipo de fango característico del interior de China formado como consecuencia de los casquetes glaciales que ocupaban la zona hace miles de años. Este hecho geológico tuvo como resultado la creación de bajíos que son hogar de multitud de especies de plantas y animales.

 

La Playa Roja se encuentra dentro de la reserva natural de Hekou Shuangtai, de unas 600 000 hectáreas. En concreto, esta área protegida fue nombrada en 1988 Reserva Natural Estatal. Por ello, solo unas 3500 hectáreas de la zona están abiertas al público. De esta forma se protege de manera más segura uno de los paisajes más singulares del mundo.

Cada año, la Playa Roja recibe más de un millón de turistas tanto internacionales como locales, sobre todo durante los meses de otoño, que es cuando la playa luce ese color tan llamativo. Además, durante otras épocas del año también se puede disfrutar de la gran biodiversidad de esta área protegida.

Curiosidades sobre la Playa Roja de Panjin

Vista al atardecer

Lo primero que nos preguntamos al visitar la conocida Playa Roja de Panjin es el porqué de su llamativa coloración. La respuesta es sencilla: se debe a que el ecosistema es idóneo para un tipo de alga muy especial, conocida como la sargadilla marina.

Estas algas suelen medir entre 10 y 50 centímetros de alto y son propias de zonas lagunares. Sin embargo, no existe en el planeta un lugar con una concentración de esta especie de forma tan abundante e uniforme.

 

Además, otra particularidad de este tipo de alga es que mantiene su color verde durante todo el año hasta que con su floración pasa tornándose a rojo, coincidiendo con la llegada del otoño. Concretamente, desde principios de septiembre.

Además de las mencionadas algas de color rojo, en este lugar habitan más de 236 especies de aves, de las cuales 30 se encuentran protegidas al estar en peligro de extinción.

Aquí podremos observar desde el paseo varias especies de aves típicas de lagunas, entre las que destacan las grullas rojo-coronadas y las golondrinas marinas de pico negro. Esta reserva natural es uno de los enclaves principales para muchas de las aves migratorias en su ruta entre Asia y Australia.

Consejos para disfrutar al máximo la visita

Floración en la playa roja

Una de las formas más rápidas de llegar a la Playa Roja es desde la capital del país, Pekín, que se encuentra a unos 400 kilómetros. La ruta más sencilla es viajar hasta la ciudad de Shenyang, desde ahí la playa queda a menos de 100 kilómetros al norte en vehículo privado. Además, el viaje por esta carretera ofrece unos paisajes impresionantes.

 

La zona que puede visitarse –y en la que no está permitido el baño– cuenta con una serie de pasarelas de madera. En ellas existen varios observatorios desde donde poder contemplar las aves y otros animales de la zona. Son diez los lugares específicos para pararnos y disfrutar de las mejores panorámicas.

La mejor época para visitar este fabuloso espacio es entre los meses de mayo a octubre, cuando las algas empiezan a tomar ese color rojo tan característico y pasan de forma gradual de rojo a púrpura. Finalmente, tras la floración, las algas volverán al color verde original.