La floración de los cerezos del Valle del Jerte, pura magia

Cristina Blanco · 30 marzo, 2019
La primavera es toda una fiesta en este valle de la provincia de Cáceres. Cuando los miles de cerezos que lo cubre florecen, el espectáculo es inolvidable.

Cuando florecen, los cerezos del Valle del Jerte dan vida a un espectacular manto blanco. Para los amantes de la naturaleza, la primavera es muy especial en este rincón de la provincia de Cáceres. Durante unos días se puede disfrutar de un paisaje de auténtica fantasía. ¿Quieres verlo? ¡Allá vamos!

La belleza del Valle del Jerte

El Valle del Jerte está entre Plasencia y el puerto de Tornavacas. Se trata de un lugar muy especial, ya que está rodeado de dos cadenas montañosas de la Sierra de Gredos: los montes de Traslasierra y Tormantos. Como resultado, las condiciones climáticas del Valle del Jerte son muy especiales.

Las aguas del río que da nombre al valle son tranquilas y cristalinas y el paisaje multiplica su belleza durante la primavera. ¿La razón? Que desde la Edad Media, todo el valle está cubierto de cerezos que ven salir sus flores en este periodo.

Los cerezos del Valle del Jerte

Cuando florecen, los cerezos del Valle del Jerte crean una imagen que nos recuerda a la nieve del invierno. Una estampa llena de belleza que se puede ver durante solo unos días al año, apenas 10 o 15 días. Después, las flores caerán y crecerán en su lugar las famosas cerezas del valle.

Cerezos en flor del Valle del Jerte
Cerezos en flor

En condiciones normales, la floración de los cerezos se produce entre finales de marzo y principios de abril. Eso sí, depende de las temperaturas y de la lluvia de los meses precedentes. En total, florecen más de un millón y medio de cerezos, distribuidos a lo largo de todo el valle.

Cabe destacar, además, que la floración no se produce en todos los cerezos a la vez. Dependerá, obviamente, de la zona en la que se encuentren. Siempre florecen antes los que están en las zonas más bajas, a menor altitud. A medida que pasan los días, se abren las flores del resto de zonas, generalmente más frías o más altas.

La importancia de este suceso ha convertido la floración en una fiesta popular de los habitantes de la comarca. Durante el nacimiento de las flores se celebra la Fiesta del  Cerezo en Flor. En ella se organizan actividades gastronómicas y tradicionales para promover la cultura de los pueblos del valle.

El fin de la floración

Cerezos en Flor en el Valle del Jerte
Cerezos del Valle del Jerte – Angelvi / Flickr.com

Si es hermoso ver los cerezos cubiertos por miles de flores blancas, no lo es menos cuando esas flores comienzan a caer. Se produce entonces una preciosa lluvia de pétalos que cubren el suelo. Un espectáculo que también merece la pena contemplar.

De esta manera, si no llegas a tiempo de ver la floración en todo su apogeo, siempre tendrás la oportunidad de disfrutar de otro de los momentos mágicos que te ofrece el valle.

Ruta de los cerezos

La mejor forma de recorrer el Valle del Jerte y disfrutar de sus cerezos en flor es en coche, ya que podrás moverte de un lado a otro por la carretera N-110, atraviesa el valle. Existen diferentes opciones para recorrerlo.

Cerezos en flor
Cerezos en flor – Alba Valenzuela / Flickr.com

Existe una ruta lineal que sigue el cauce del río Jerte. Comienza en el municipio de Valdastillas y finaliza en el puerto de Tornavacas. Es la ruta más corta, pero la que te permite ver de manera rápida el manto de cerezos del valle. En el puerto, además, tienes una visión panorámica espectacular.

No obstante, existe una segunda ruta, mucho más amplia y completa. Tiene el mismo punto de salida, Valdastillas, pero recorres circularmente el valle y todos los pueblos: Piornal, Barrado, Cabrero, el Torno… para terminar de nuevo en Valdastillas.

Para todo esto es obvio que el coche es útil, ya que tienes que recorrer muchos kilómetros. No obstante, para ver los cerezos de cerca, tendrás que dejar el vehículo aparcado y verlos por tu propio pie. Hay personas que deciden incluso hacer senderismo por este lugar.

No dejes escapar la oportunidad. Aprovecha la primavera para planificar un viaje corto hasta el valle y disfruta de unas vistas de ensueño. Además, podrás aprovechar la parada para disfrutar de la gastronomía castellana y extremeña, llena de platos que te dará gusto probar. ¡Déjate llevar por la naturaleza y disfruta!