El Castillo San Felipe, uno de los tesoros de Cartagena de Indias

· 10 diciembre, 2018
El Castillo San Felipe es una magnífica fortificación que sirvió para defender Cartagena de Indias del ataque de los barcos piratas

Si tu plan es viajar a Latinoamérica, Colombia, muy ligado a la historia de España, es un destino perfecto para perderte durante unos días. En esta ocasión, te llevamos a Cartagena de Indias, allí vamos a visitar el Castillo San Felipe de Barajas. ¿Quieres conocer la historia de esta fortificación?

Visita el Castillo San Felipe

En tu viaje a Cartagena de Indias puedes trazar muchos planes, pero este es uno de los esenciales. Debes visitar el Castillo de de San Felipe de Barajas, sin excusas. Entre otras razones porque este monumento está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Castillo de San Felipe
Castillo de San Felipe

Considerado como una de las siete maravillas de Colombia, el castillo merece unas horas de tu estancia en Cartagena. Un castillo que comenzó a levantarse, tal y como lo conocemos hoy, en el siglo XVII. Eso sí, las obras se prolongarían más de cien años.

La fortificación se eleva sobre un cerro, ya que el principal objetivo en un principio era evitar los ataques de piratas, muy habituales hace unos siglos.

La defensa de la ciudad

Muros del castillo de San Felipe
Muros del castillo – elias Rovielo / Flickr.com

En la visita podremos recorrer los pasillos subterráneos que en su día ocuparon los defensores del territorio. Hoy  los turistas pasean asombrados por ellos. Pero hace siglos eran los soldados quienes recorrían estos pasillos bajo tierra para defender la ciudad de los enemigos.

En los túneles puede apreciarse el uso arquitectónico a modo de defensa. Los techos en las zonas de escalera eran bajos. De esta manera, el defensor que se encontraba abajo podía atacar con facilidad, mientras que el invasor que descendía tenía que adoptar una posición poco favorecedora para el combate.

En su exterior aún permanecen los grandes cañones con los que bombardeaban a los atacantes. Al estar en el cerro, la visión desde el castillo era mucho mejor que a ras de suelo. Así, los barcos piratas se vislumbraban con más tiempo, lo que permitía a los milicianos planificar su defensa.

Esta ubicación costera es otro motivo más para acudir al Castillo San Felipe. Desde lo alto de la fortificación podremos conseguir fantásticas fotografías del Caribe. Y también obtendremos una panorámica espectacular de la ciudad de Cartagena de Indias.

Qué más hay que ver en Cartagena de Indias

Como hemos mencionado, la visita al Castillo San Felipe es obligatoria en nuestra visita a Cartagena de Indias. Pero hay otros muchos planes de los que disfrutar en esta histórica ciudad colombiana.

Muralla de Cartagena de Indias
Muralla de Cartagena de Indias

Seguimos con los elementos arquitectónicos que en el pasado sirvieron de defensa para la ciudad. Ahora son un atractivo turístico más. Además del castillo, hay que visitar la muralla de Cartagena. Se levantó en el siglo XVI, después del ataque de Sir Francis Drake.

La muralla aún se conserva en buenas condiciones y forma parte también del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Como el castillo, sirvió en la defensa de ataques marítimos, que en su mayoría tenían origen francés y británico.

Junto a la muralla tenemos la que era la entrada a Cartagena de Indias: la Torre del Reloj. Colocada sobre la bóveda del puente de San Francisco, la torre amarilla con el reloj es otro símbolo de la localidad.

Y, por supuesto, otro plan perfecto es adentrarse por esa misma puerta en la ciudad amurallada. En ella conoceremos edificios que en su día fueron palacios y que hoy albergan museos y hoteles. Cada una de sus calles guarda esa magia que recuerda la importancia histórica que tuvo siglos atrás.

Pasa un día en la isla Barú

Isla Barú
Isla Barú – David Shankbone / Wikimedia Commons

En un viaje a Cartagena de Indias podemos destinar un día a visitar la isla Barú, situada a una hora en barco. Aquí podremos conocer algunas playas paradisíacas, esas con las que todos hemos soñado alguna vez. De hecho, lo más destacado de esta zona es la increíble belleza de sus aguas cristalinas.

Esta belleza natural seguro que encandilará a cualquiera que realice un viaje a la isla Barú. Lo que también sorprenderá es poder ver cómo los pelícanos sobrevuelan las playas. Una experiencia, sin duda, emocionante.