Canterbury, recorremos una ciudad de cuento

Adrián Pérez 20 mayo, 2017

Al sureste de Inglaterra y a unos 80 kilómetros de Londres,  Canterbury es famosa por su catedral, ya que es el principal centro religioso del Reino Unido. Con una basta historia, monumentos maravillosos y paseos a la vera del río Stour, es una escapada ideal desde la capital británica.

Canterbury, mucho más que cuentos

Si bien fue un asentamiento prehistórico, Canterbury comenzó a considerarse importante a partir de la época romana, cuando se convirtió en un centro administrativo. Posteriormente fue invadida por los jutos, quienes crearon el Reino de Kent.

Más adelante el misionero Agustín desembarcó en la ciudad y se convirtió en un centro importante de la religión cristiana. Durante la Edad Media también fue un punto de peregrinaje destacado.

Catedral de Canterbury
Catedral de Canterbury – Claudio Divizia

Pero si hay algo que hizo célebre la ciudad fueron Los cuentos de Canterbury, escritos en el siglo XV por Geoffrey Chaucer. Obra escrita en forma de pequeños relatos narrados por peregrinos que van de Southwark hasta la ciudad para visitar el templo de Santo Thomas Becket, ubicado en la catedral.

“Quien nada arriesga, nada teme”

– Geoffrey Chaucer –

Un día en Canterbury

En la actualidad es el principal destino turístico del condado de Kent y uno de los más populares de toda Inglaterra. Si bien tiene poca cantidad de habitantes, su vida nocturna, sus centros comerciales y su universidad llaman la atención de los jóvenes británicos. Si quieres visitar esta hermosa ciudad, te proponemos el siguiente recorrido:

La primera parte del día

Es fundamental que el paseo comience bien temprano porque hay mucho para ver. Puedes llegar desde Londres en tren (la ciudad tiene dos estaciones, Este y Oeste) o en coche por la carretera M20 y la autopista M2 desde la capital.

Canterbury
Canterbury – William Perugini

Para desayunar dirígete a la zona llamada Little Italy y más precisamente a St Peter’s Street, donde podrás encontrar una gran variedad de restaurantes a buen precio. Al terminar puedes tomar un tour guiado que te lleva por la vera del río Stour o hacerlo por libre.

Otra idea para la mañana es pasear en bote y terminar en High Street. Allí puedes visitar el Royal Museum and Art Gallery, ubicado en un edificio victoriano y que alberga una hermosa colección de arte. En ese mismo edificio también está el Buffs Regimental Museum (una extensión del Museo de Armada de Chelsea), donde se exhibe indumentaria, medallas y armas. Ambos son de entrada gratuita.

La catedral y parada para comer

Catedral de Canterbury
Catedral – Claudio Divizia

La siguiente parada es el atractivo más importante de la ciudad: la Catedral de Canterbury. Localizada en The Precints, es la sede del arzobispado y el lugar donde asesinaron a Thomas Becket en 1770. Se la puede recorrer (hay que pagar) junto a las criptas.

En los alrededores del templo hallarás muchas opciones para un almuerzo reparador. Si buscas algo diferente, puedes visitar el área de Greyfriars Gardens y disfrutar de un picnic allí.

La tarde en Canterbury

Después de comer busca Canterbury Tales, una construcción del siglo XIV dentro de la iglesia St. Margaret que se ha basado en los personajes e historias de los famosos cuentos. Tienen audioguía en varios idiomas. Si compras la entrada combinada puedes visitar Westgate Towers Museum & Viewpoint que se sitúa en el inicio de St. Peter’s Street.

Abadía de San Agustín en Canterbury
Abadía de San Agustín – Claudio Divizia

Subiendo por Burgate Street y andando 15 minutos llegarás a St. Martin’s Church, la parroquia más antigua de Inglaterra y que sigue en funcionamiento. La entrada es gratuita y abre solo martes, jueves, sábados y domingos por la mañana. Los ladrillos de las paredes cercanas son los mismos que emplearon los romanos para construir en su época.

Al regreso te puedes detener en St. Augustine’s Abbey, una abadía cristiana fundada en el año 597 por San Agustín y que se eligió como lugar de entierro para los reyes de Kent. El museo es gratuito.

Si todavía te queda tiempo da un paseo por el Canterbury Heritage Museum, un lugar ideal para aprender sobre la historia local. Está en Stour Street. Otros sitios que podrías añadir en tu paseo son el Museo Romano, el Museo de Masonería, la Catedral Greyfriars, el Castillo Norman (en ruinas) y el hospital-alojamiento Eastbridge.

Te puede gustar