Canfranc en los Pirineos, un destino único

Si hay un paraje natural hermoso en España, esos son los Pirineos. Es una de las estaciones de esquí más conocidas, pero Canfranc es también un hermoso pueblo de naturaleza frondosa y vistas impresionantes. Un lugar que merece la pena ser visitado a fondo. Por ello, queremos que conozcas otros atractivos turísticos de esta localidad, para que esquiar no sea tu único objetivo al visitarlo.

Canfranc, algo más que un destino nevado

Si te gusta el esquí o la naturaleza y has pensado pasar por los Pirineos este año, esto es todo lo que no te puedes perder en Canfranc:

1. Paseo de los Melancólicos

Estación de Canfranc
Estación de Canfranc – Alexis Martín / Flickr.com

Este es un lugar que parece sacado de un cuento de hadas, bohemio donde los haya. El paseo discurre por detrás de la hermosa estación del ferrocarril, en la margen izquierda del río Aragón. Aunque la estación está mantenida, los vagones envejecidos le aportan un toque rústico que llamará la atención de tu afición a la fotografía.

El paseo es agradable, poco más de un kilómetro que lleva  a la pista de Picaubé. Todo ello en medio de un paraje natural sin igual que muestra una belleza diferente y auténtica. Detente a admirar cada rincón, seguro que en cada uno de ellos encuentras un tesoro.

2. El valle de Izas

Canfranc
Canfranc – Monica Mayayo V

Está situado a la izquierda del río Aragón y en él encontrarás bosques de pinos y arbustos, así como prados. También verás uno de los lugares estrella de la zona: la cascada de las Negras, que en invierno desprende tonalidades hermosas, aunque la mejor época para visitarla es en verano.

Disfrutar del aire puro mientras ves las vacas pacer en los verdes prados será un deleite que quizá no vuelvas a sentir en otro lugar. Además, con un poco de suerte podrás contemplar animales tales como marmotas, rebecos o incluso águilas reales. ¡No dejes pasar esta oportunidad!

3. Barranco de Aguarè

Canfranc
Canfranc – Angel / Flickr.com

La belleza de este barranco comienza incluso antes de llegar a él, pues su camino de acceso te ofrece laderas de una naturaleza de lo más llamativo. Y al llegar al barranco, cascadas sobre la caliza o muros por los que descender te esperan para ser explorados. Un barranco que te hará creer que estás en el paraíso.

“La primera condición del paisaje es su capacidad de decir casi todo sin una sola palabra.”

– Konrad Lorenz –

4. Castillo de Canfranc

Desde tiempos medievales había una torre en la localidad que servía para defender la ciudad. Poco a poco, con el paso del tiempo, se le fueron añadiendo torreones, una torre y un patio de armas, formando así lo que hoy se conoce como el Castillo de Canfranc.

Sirvió como vigilancia fronteriza y para controlar el acceso a los comerciantes. Hoy son unas preciosas ruinas que podrás visitar y transportarte a la época de doncellas y caballeros.

5. Iglesia de Nuestra Señora del Pilar

Iglesia de Nuestra Señora del Pilar de Canfranc
Iglesia de Nuestra Señora del Pilar – Mmvalnet / commons.wikimedia.org

Obra de Miguel Fisac Serna y con más de 50 años de historia, está construida adaptándose al ambiente natural que tienen los Pirineos, por lo que cualquiera que la ve no diría que es una iglesia.

Hecha de piedra y madera, con unas escaleras totalmente integradas en el suelo verde de la localidad, contiene a pesar de su tamaño una sacristía, despacho parroquial y la vivienda del párroco.

Su estructura de piedras permite que entre sus rendijas entre la luz natural dándole una ambiente único al lugar. Te cautivará.

6. La Torre de Fusileros

Torre de Fusileros en Canfranc
Torre de Fusileros – Jarno Gonzalez Zarraonandia

Fue construida en 1876 después de que se terminara la carretera entre Zaragoza y Francia. Su objetivo era vigilar el nuevo paso fronterizo y defenderlo de asaltantes.

Hoy se erige como un edifico de varias alturas totalmente circular con una arquitectura atrayente en la que podrás hacerte unas fotos preciosas y especiales.

Como ves, hay lugares que son hermosos por sí mismos más allá del uso para el que están destinados. Ese es el caso de Canfrac, mucho más que estación de esquí en los Pirineos. Un rincón precioso que merece la pena visitar en cualquier época del año. Te animamos a que te atrevas a conocer esta bella localidad sin nieve. No te defraudará.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar