Bosques españoles en imágenes: belleza en estado puro

· 13 abril, 2018
En España hay bosques hermosos, mágicos y de un gran valor. Queremos pasear por algunos de los más singulares.

En España hay rincones maravillosos que invitan a pasear tranquilamente, a relajarse escuchando los sonidos de la naturaleza, a disfrutar de una calma que a veces parece inalcanzable. Si necesitas escapar de la rutina, de las prisas y los agobios, mira estas imágenes de bosques españoles. ¿No dan ganas de perderse en ellos?

1. La selva de Irati, Navarra: uno de los bosques españoles más bellos

Bosques españoles: selva de Irati
Selva de Irati – Tono Balaguer

Hermosa en cualquier momento, el otoño es, sin embargo, especial en la Selva de Irati. El verde del musgo de los troncos se entremezcla con el amarillo y el rojo de las hojas que caen. Todo un espectáculo que hipnotiza al afortunado que puede contemplarlo. Magia pura en uno de los mayores hayedos de Europa.

2. Fragas do Eume, A Coruña

Fragas do Eume
Fragas do Eume – luscofusco

Galicia es tierra de meigas y leyendas y en este precioso lugar casi se pueden sentir. Es uno de los bosques atlánticos mejor conservados del continente. Aquí te espera una densa vegetación compuesta por robles, chopos, fresnos o helechos, entre otros. Y entre los árboles, arroyos y cascadas que le dan un matiz casi onírico.

3. Garajonay, La Gomera

Bosque de Garajonay en La Gomera
Garajonay – RossHelen

En La Gomera nos espera uno de los bosques españoles más singulares. Un bosque de laurisilva, una especie de la Era Terciaria. Esta selva ancestral te atrapará con su belleza y su misterio. Nada como dejarse envolver por las brumas y caminar sin rumbo por sus senderos. Sentirás que, de verdad, el tiempo se ha detenido.

4. Los Tilos, La Palma

Bosque de Los Tilos en La Palma
Bosque de los Tilos – A. Overeem

No nos vamos lejos, en La Palma nos espera otro mágico bosque de laurisilva. Pero aquí tus pasos estarán acompañados por el sonido del agua hasta llegar a los nacientes de Marcos y Cordero, de una belleza espectacular. Y en el camino, varios túneles excavados en la roca para que te sientas como un auténtico aventurero.

5. Bosque de Oma, Vizcaya

Bosque de Oma
Bosque de Oma – Noradoa

Un bosque mágico gracias a la imaginación y la mano del pintor y escultor Agustín Ibarrola, que convirtió en lienzos los troncos de medio centenar de árboles, creando un escenario casi de fantasía. Formas y colores aparentemente inconexos que invitan al visitante a crear su propia historia a partir de lo que ve.

6. Monte Cabezón, Cantabria

Monte Cabezón en Cantabria
Monte Cabezón – Lenteja

En España también hay secuoyas, esos árboles que pueden crecer decenas de metros y vivir centenares de años. Los más de 800 ejemplares de este monte se plantaron en los años 40 y hoy alcanzan los 36 metros de altura. Nunca te sentirás tan pequeño como en este lugar, declarado monumento natural.

7. Bosque Muniellos, Asturias

Bosque de Muniellos en Astruias
Bosque de Muniellos – StockPhotoAstur

Uno de los bosques españoles más valiosos, tanto, que el acceso está restringido. Es el mayor robledal de España y uno de los más grandes de Europa. Un bosque prácticamente virgen con árboles centenarios que en algunos tramos apenas dejan pasar la luz. Hogar perfecto de esas hadas y duendes de las leyendas asturianas.

8. Castañar de El Tiemblo, Ávila

Bosques españoles: castañar de El Tiemblo
Castañar de El Tiemblo – LucVi

Cuando comienza a llegar los fríos otoñales este lugar es uno de los más bonitos que puedas imaginar. El amarillo cubre las copas de los árboles, que se van desnudando a la vez que en el suelo se va tejiendo una singular alfombra de hojas y frutos caídos de las ramas.

9. Hayedo de Montejo, Madrid

Hayedo de Montejo en Madrid
Hayedo de Montejo – Alberto Gonzalez Limon / Flickr.com

El norte de la Comunidad de Madrid conserva uno de los hayedos más meridionales de Europa. Un espacio donde la naturaleza sorprende y que por su fragilidad también está protegido. En él encontrarás árboles magníficos de hasta 20 metros de altura. Y otros con nombre propio, como la Roca, que tiene nada menos que 250 años.

10. Fageda d’en Jordà, Girona

Fageda d'en Jordà en Girona
Fageda d’en Jordà – Santi Rodriguez

Y acabamos nuestro recorrido por bosques españoles en una zona de volcanes extintos y paisajes únicos. En la Garrotxa se encuentra este precioso hayedo, sobre una colada volcánica. Tan bello es que incluso el poeta Joan Maragall le dedicó un poema. Un lugar perfecto para pasear en familia.