Bohol, una isla filipina para todos los gustos

· 7 diciembre, 2018
Bohol es una de las islas más espectaculares de Filipinas. Un lugar donde encontrarás playas maravillosas, paisajes únicos y especies animales sorprendentes.

Bohol es una isla única y maravillosa. En ella podrás disfrutar de infinidad de actividades. Naturaleza, deporte y playa, todo junto en un paraíso natural. ¿Te gustaría descubrir todo lo que puedes hacer allí? ¡Presta atención y prepárate para unas vacaciones inolvidables!

Bohol, un destino para disfrutar

Si te apetece disfrutar de unas vacaciones fuera de lo común, la isla de Bohol será una decisión acertada. Cada verano pensamos en lo que nos apetece hacer para disfrutar al máximo de nuestras vacaciones: playa, turismo, naturaleza, deporte… En Bohol puedes hacer todo esto y mucho más.

Río Loboc en Bohol
Río Loboc

En ella hay playas espectaculares y fondos marinos donde bucear y disfrutar del agua cristalina. O si prefieres algo más de interior, tienes oportunidad de conocer toda su naturaleza a través de rutas deportivas y otras actividades de aventura.

Pero lo mejor de la isla de Bohol es, sin duda, su naturaleza. Según la vayas recorriendo te enamorarás de sus paisajes, de sus atardeceres, y de todo cuanto rodea este lugar mágico. Un destino que se sale de lo habitual y que marcará unas vacaciones inolvidables.

Bohol es la isla más visitada de las Filipinas, animada y sobre todo con planes y actividades para todos los gustos.

3 cosas que no puedes perderte en Bohol

¿Cuál es la mejor forma de disfrutar de Bohol? Sabiendo que tenemos que aprovechar su naturaleza y sus actividades, los planes en Bohol son variados. Dependerán de tus gustos y de la intención con la que viajes allí: relax, aventura… ¿Cuál es tu preferencia?

1. Visita las Colinas de Chocolate

Colinas de Chocolate en Bohol, Filipinas
Colinas de Chocolate

Sin lugar a dudas, el máximo atractivo natural de la isla son sus míticas Colinas de Chocolate. Están muy cerca de convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Son tan importantes para la isla que están presentes hasta en su bandera. ¿Y por qué? ¡Por su peculiar forma!

Su origen se remonta miles de años atrás, debido a la acumulación de corales y algas procedentes del fondo marino. Suelen estar cubiertas de hierba verde salvo cuando llega la estación seca, que se vuelven de color marrón, de ahí su nombre.

A la vista parecen pequeñas montañas redondas y creadas artificialmente. Pero no, son un monumento natural y, sobre todo, inusual. En una extensión de 50 kilómetros, en la isla de Bohol hay más de mil colinas de este tipo.

La entrada para ver estas colinas es muy barata, ni siquiera llega al euro, y además, podrás ver las colinas desde un mirador. Las vistas son impresionantes y te van a cautivar por la tranquilidad que te da poder presenciar un paisaje tan diferente y armonioso. ¿Te lo vas a perder?

2. Relájate en la playa de Dumaluan

Playa de Dumaluan en Bohol
Playa de Dumaluan

La playa de Dumaluan es una de las más recomendadas de Bohol. Su arena blanca y aguas cristalinas enamoran a cualquiera, y nos transportan a imágenes del mar Caribe. Ideal para relajarse en una tumbona o bañarse disfrutando del agua turquesa.

Suele ser una de las más visitadas de la isla, así que si prefieres tranquilidad, te aconsejamos visitarla entre semana. Los fines de semana suele ser un destino muy popular en las familias que habitan en la isla.

Otra de las playas recomendadas es la playa de Alona. En sus alrededores hay hoteles, restaurantes y pubs de animada vida nocturna. Ideal si estás deseando disfrutar de una noche de fiesta sin moverte de la zona. Además, en la playa puedes realizar deportes acuáticos como buceo.

3. Descubre el tarsero, el animal de la isla de Bohol

Tarsero en un árbol
Tarsero en Bohol – Ian Go / Flickr.com

En la isla de Bohol habita una especie de primate única: el tarsero (o tarsier), es la especie de primate más pequeña del mundo que existe. Muy especial y que solo puedes encontrar en esta región y en algunas otras islas de Filipinas.

Lo peculiar de este animal es que es capaz de girar su cabeza casi 360 grados y además tiene un tamaño que cabe en la palma de la mano. Son difíciles de ver, sobre todo en entornos con mucho ruido. El animal necesita un entorno tranquilo, ya que suele alterarse con facilidad.

En la isla hay proyectos medioambientales que luchan por proteger el hábitat de esta especie y centros que te permitirán verlos. Hay uno en Corella, llamado centro Philippine Tarsier Sanctuary donde podrás verlos, pero respetando siempre el entorno que los rodea. ¡No lo olvides!

Estos son los principales atractivos de Bohol, pero en esta isla podrás hacer mucho más. Hay paisajes como campos de arroz, o un puente colgante construido en bambú en medio de la selva. También podrás hacer deporte al aire libre, desde senderismo hasta montar en tirolina. ¿Acaso quieres perdértelo?