La bioluminiscencia de Holbox, un fenómeno natural de México

03 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
¿Sabes lo qué es la bioluminiscencia? ¿Y la biolumiscencia marina? ¿Dónde está Holbox? ¿Y cuándo viajar hasta allí? Estas y a otras preguntas las respondemos a continuación.

Decir que Holbox es un lugar al que la naturaleza ha privilegiado con una belleza y una riqueza excepcional no es una frase hecha, es una realidad. A sus idílicas playas, a sus zonas de vegetación esplendorosa y a las plácidas aguas del mar Caribe, además hay que sumarle el increíble fenómeno de sus aguas de bioluminiscencia marina. ¿Quieres saber más?

Si analizamos la palabra «bioluminiscencia» podemos notar que es un vocablo compuesto por bio- y lum-, o sea, raíces que significan ‘vida’ y ‘luz’. Esto quiere decir que esta maravilla natural que nos aguarda en Holbox es una luz que genera algún ser vivo, y efectivamente, así es.

Además, esto ocurre en el mar, de manera que las aguas marinas se inundan de luz gracias a ciertos elementos vivos. Se trata de unos microorganismos que en su composición albergan una molécula denominada luciferina.

Esta molécula, por acción del movimiento de las olas, entra en contacto con el oxígeno, y ahí es cuando emiten la luz. Claro, lo hacen miles y miles de microorganismos al mismo tiempo, lo que genera una masa lumínica espectacular.

Magia en Holbox: cuándo ver la bioluminiscencia

Tras toda la explicación científica, viene la propia experiencia, como lo definen los turistas que contemplan este fenómeno en Holbox. Estas personas sencillamente lo describen como algo parecido a la magia, ya que parece producto de la fantasía ver cómo se iluminan las aguas del mar Caribe en plena noche.

Es que, como todos los fenómenos naturales extraordinarios, por mucho que conozcamos su explicación racional, no dejan de sobrecogernos y maravillarnos.

Al Caribe se puede viajar durante todo el año, salvo que hay ciertos momentos más propicios para unos lugares u otros. Pues bien, también la bioluminiscencia de Holbox se puede ver durante todo el año, pero hay una temporada que es de menor intensidad, ya que se reduce el número de microorganismos que emiten su luz.

Ese período menos adecuado es más o menos durante los tres primeros meses del año. Desde luego, es mejor ir en noches de luna nueva, para poder apreciar mejor el resplandor en el mar.

La bioluminiscencia de Holbox, imagen impresionante en México.
 Imagen: Forbes México.

Más cosas que hacer en Holbox

Disfrutar de este show nocturno que nos ofrece la naturaleza es uno de los grandes atractivos de Holbox. Más aún si se hace en excursiones programadas que pueden incluir desplazamientos en kayak o rutas en bici para ir a los mejores lugares para observarlo.

Sin dudas, estas son unas propuestas imperdibles para gozar de un modo más interactivo de los paradisíacos rincones del Caribe mexicano. Pero hay más atractivos para descubrir durante unas vacaciones en Holbox.

Este es un lugar cuyo topónimo nos lleva a los tiempos de los mayas, cuando a este sitio lo bautizaron como «hoyo negro». Este nombre puede ser un tanto engañoso, ya que esta pequeña isla es un paraíso al que se puede llegar en ferri desde el puerto de Chiquilá.

Alojamiento y gastronomía en este precioso lugar

Uno de los elementos distintivos de Holbox es su oferta hotelera: no hay grandes complejos y resorts de cadenas internacionales. Aquí lo más emblemático son los acogedores establecimientos familiares, donde se cuida hasta el último detalle para que la experiencia sea inolvidable y entrañable.

Por otra parte, un pilar importante para unas vacaciones en Holbox es disfrutar de la gastronomía local en los distintos restaurantes repartidos por la localidad. En este sentido, nos esperan establecimientos igual de personales y platos que son la esencia del Caribe.

¿Puede haber en otro lugar una pizza de langosta hecha en horno de leña? Pues esa es la especialidad de Holbox. No obstante, hay otras muchas delicatessen que probar. Por supuesto que en los platos se usa el marisco más fresco y se hacen ceviches memorables; ¡es imprescindible comer camarones y más camarones!

Playa paradisíaca en la isla de Holbox.

Un paraíso para gozar de la calma y la naturaleza

Otro rasgo de Holbox es la preocupación por respetar ese entorno natural privilegiado. Podríamos dar muchos ejemplos de ello, pero con este creemos que queda claro: la isla mide dos kilómetros de largo por unos 40 kilómetros de largo. Pues bien, no hay más vehículos para desplazarse por ella que las bicicletas y los coches eléctricos de golf.

Por este y otros tantos motivos, queda claro que vacacionar en Holbox es cualquier cosa menos estresante. Buena comida, plácidos baños de sol y de agua, estupendos alojamientos, paseos a la orilla del mar y deportes al aire libre. Y por si fuera poco, hay espectáculos nocturnos únicos, como el que proporciona el fenómeno de la bioluminiscencia marina.

Imagen de portada cortesía de Almanaque (almanaquerevista.com)