Basílica Menor de Nuestra Señora de África, una joya en Argel

· 9 enero, 2019
Es un precioso templo de estilo neobizantino que se alza en un promontorio sobre la bahía de Argel. Uno de los lugares más bellos de la capital de Argelia.

La Basílica Menor de Nuestra Señora de África, de rito católico, se encuentra en Argel. Es, de hecho, una de las construcciones más destacadas de la capital de Argelia. De ahí que su visita sea imprescindible. Si quieres saber más sobre ella, así como descubrir otros lugares de interés de la ciudad, no dudes en seguir leyendo.

Cómo es la Basílica Menor de Nuestra Señora de África

Exterior de Notre Dame de África
Exterior de la basílica – lionel.viroulaud / Flickr.com

El monumento, también conocido como la Notre Dame d’Afrique, estuvo 40 años en construcción, hasta que, finalmente, abrió sus puertas en el año 1872. Tras el proyecto estaba el arquitecto Jean Eugène Fromageau, responsable de otros edificios religiosos en la Argelia francesa durante la segunda mitad del siglo XIX.

Respecto a sus características, la Basílica de Nuestra Señora de África es de estilo neobizantino. Por otra parte, tiene la singularidad de que su coro, en vez de situarse como es habitual en el extremo oriental de la construcción, está al suroriente.

También llama la atención su ubicación, pues la Basílica Menor de Nuestra Señora de África se encuentra sobre un acantilado de 124 metros y ofrece unas vistas extraordinarias a la bahía de Argel. Originalmente, para llegar al lugar bastaba con coger un teleférico en el centro de la ciudad, fuera de servicio a día de hoy.

Otras curiosidades de la basílica

Interior de la Basílica Menor de Nuestra Señora de África
Interior de la basílica – Philip Menke / Wikimedia Commons

Como hemos visto, la construcción también se conoce como Notre Dame d’Afrique. De hecho, en el ábside se puede leer la siguiente inscripción en francés: “Notre Dame d’Afrique pires pour nous et pour les Musulmans”, que viene a decir que la Basílica Menor de Nuestra Señora de África “ruega por nosotros y los por musulmanes”.

Por otro lado, este templo se levanta frente a otra bella iglesia, aunque las separe el Mediterráneo. Es Notre-Dame de la Garde, en Marsella. Esta se encuentra en la cima de un pico calcáreo y se eleva sobre los cimientos de una antigua fortaleza que mandó construir Francisco I en 1536. Es de estilo románico-bizantino y data del siglo XIX.

Información práctica para su visita

Fachada de la Basílica Menor de Nuestra Señora de África
Fachada de la basílica – Chettouh Nabil / Wikimedia Commons

A excepción del 25 de diciembre, el 1 de enero y el día de Pascua, se puede acceder al interior de la Basílica Menor de Nuestra Señora de África de 11 a 12:30 de la mañana y de 3 a 5:30 de la tarde. Esta última franja horaria es la imperante durante la época del Ramadán.

Para llegar, lo más cómodo es pedir un taxi y comunicarle simplemente al conductor el destino. También se puede coger un pequeño autobús en Bal-el-oued o conducir un vehículo de alquiler. En este último caso hay que ir, primero, en dirección al paseo marítimo para después ascender hacia la basílica.

Qué más ver en Argel

Plaza Grande Poste de Argel
Plaza Grande Poste – Ludovic Courtès / Wikimedia Commons

Además de visitar la basílica, en Argel se debe conocer, por ejemplo, la plaza de la Grande Poste. Esta constituye realmente un conjunto de pequeñas plazas, esculturas, jardines y monumentos que pueden descubrirse al mismo tiempo que se da un agradable paseo.

En la ciudad de Argel se puede apreciar perfectamente la herencia colonial francesa, especialmente en el Boulevard Zighout Youcef, el paseo marítimo.

De ahí pasamos a la Casbah, con construcciones que se remontan incluso al siglo XI. De hecho, es la parte vieja de Argel y en ella predominan las calles laberínticas, las escaleras escarpadas y las edificaciones de color blanco y luminosas. Su importancia es tal, que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Otro atractivo de Argel es el Monumento a los Mártires, de 93 metros de altura y visible desde casi cualquier punto de la ciudad. También hay que visitar el Museo del Ejército o los Jardines de Essaï, con especies provenientes de todas las excolonias francesas del mundo.

Y, para finalizar la visita, nada como llegar hasta la plaza Audin, con una ubicación privilegiada y llena de librerías y cafés. Y, tras ello, la recomendación es pasear tranquilamente por las zonas altas de Argel.

Por tanto, Argel ofrece numerosas posibilidades turísticas, empezando por esa joya que es la Basílica Menor de Nuestra Señora de África. ¿Te animas a poner rumbo al lugar?