Baños Árabes Aire en Barcelona, una visita diferente

· 21 septiembre, 2018
Un viaje al pasado disfrutando de una experiencia de lo más relajante. Es lo que proponen los Baños Árabes Aire de Barcelona. Vamos a visitarlos.

Una Barcelona alejada de los tópicos, es lo que nos proponen los Baños Árabes Aire de Barcelona. Un lugar donde relajarse y, además, disfrutar de una experiencia saludable para el cuerpo y evocadora para la mente. ¿Por qué? Porque la propuesta de esta peculiar estación balnearia nos llevará por el exotismo oriental, pero también a las viejas termas romanas. Y todo sin salir de Barcelona.

¿Dónde están los Baños Árabes de Barcelona?

Baños árabes de Barcelona

No tienen pérdida, el lugar lo vas a encontrar en el mismo centro de la ciudad. Concretamente, los Baños Árabes Aire de Barcelona están en el paseo Pablo Picasso, 22. Es decir, que están junto al parque de la Ciutadella y muy cerca de lugares como el Arco del Triunfo, la basílica de Santa María del Mar o el propio Museo Picasso.

Por ello, tras hacer una visita a estos y otros lugares monumentales y artísticos de Barcelona cualquiera se puede plantear acercarse hasta estos baños para relajarse, acabar la tarde de la mejor manera y recobrar fuerzas.

Una experiencia más que recomendable

Hemos dicho que un buen momento para ir a los Baños Árabes es por la tarde, pero en realidad se puede disfrutar de ellos durante todo el día, y parte de la noche, ya que abren desde la mañana hasta las primeras horas de la madrugada, de manera que no hay excusa para disfrutar de esta experiencia.

“Si tienes salud, probablemente serás feliz, y si tienes salud y felicidad, tienes toda la riqueza que necesitas, incluso si no es todo lo que quieres.”

-Elbert Hubbard-

De Barcelona a la Antigua Roma

Baños árabes de Barcelona

Aunque el nombre comercial sea Baños Árabes Aire de Barcelona, lo cierto es que desde el primer desde el primer momento nos va a dar la sensación de adentrarnos en unas elegantes termas de la Roma imperial.

Y en gran parte se debe no solo a la forma arquitectónica del lugar, sino que también contribuye la ambientación lumínica, ya que se evoca la luz de candelabros y velas como habría en la Antigüedad, algo que, sin duda, redunda en un efecto de intimidad de lo más saludable.

Tomar las aguas a distintas temperaturas

Como es habitual en las termas históricas, aquí se suceden las piscinas de agua a diferentes temperaturas. Ya que es posible sumergirse en agua caliente, a una temperatura de 40 grados centígrados, para luego pasar a la de agua templada y sucesivamente acabar en la más fría, a tan solo 16 grados.

De esta manera, se hace un recorrido termal similar al que practicaban los romanos. Una experiencia única que merece la pena regalarse.

¿Los Baños Árabes de Barcelona o del Mar Muerto?

Baños árabes Barcelona

La ambientación romana domina casi todo el conjunto, pero hay una zona donde eso se mezcla con el influjo oriental. Eso ocurre en la zona del baño en agua salada, como si uno estuviera en el Mar Muerto. Y tras ese baño, ya es posible gozar del área de baños árabes más propiamente dicho, es decir, en el hamman.

El hamman actúa a modo de sauna, dada la elevada temperatura y la atmósfera de vapor de agua que inunda el espacio, y tras disfrutar de sus beneficios, el siguiente paso es gozar de los chorros que evocan un jacuzzi.

En definitiva, que lo cierto es que los Baños Árabes de Barcelona nos proporcionan una experiencia balnearia que va más allá de los habituales spa. Un lugar en el que se disfrutará desde el mismo momento en el que se entra.

Aquí uno no solo cuida el cuerpo con variados recursos de hidroterapia, sino que también se viaja por la historia y por el mundo, yendo de las termas romanas a los baños árabes del Oriente Próximo para llegar hasta el lejano Japón, con sus tradicionales jacuzzi. Y por si eso fuera poco, todo ello con sesiones de masajes de lo más relajantes.

Fotografías: beaire.com/aire-ancient-baths-barcelona/