Así debe ser tu botiquín de viaje

Edith Sánchez·
16 Abril, 2020
Un botiquín de viaje es una herramienta sumamente útil, que nunca debe faltar en tu equipaje. Esto es especialmente recomendable si vas a un lugar que está aislado, en donde hay restricciones para adquirir medicinas o carece de abastecimiento.
 

Ser preventivos con la salud es importante, mucho más cuando viajamos. Es por eso que un botiquín de viaje puede ser un aliado importante para atender posibles inconvenientes. En este artículo, te contaremos qué deberías incluir al armar uno para tus vacaciones.

El botiquín es un pequeño maletín dotado de instrumentos y medicamentos para llevar a cabo primeros auxilios. Se utiliza en casos de emergencia, como accidentes menores o malestares leves. Sin embargo, es necesario saber qué llevar en el botiquín para que sea realmente útil.

Además, es recomendable revisar el estado y la caducidad de las medicinas y los implementos que se transportan. También es conveniente mantener el botiquín en un lugar fresco y fuera del alcance de los niños.

Así mismo, hay que tener en cuenta que no todo botiquín de viaje es igual; este depende de lo que necesites y del lugar al que viajes. A continuación, te daremos algunas recomendaciones para armar adecuadamente tu propio botiquín de viaje.

Armar el botiquín según el destino de viaje

Medicamentos que conforman un botiquín de viaje.

Un aspecto para tener en cuenta al armar el botiquín de viaje es el lugar a donde vas a llegar. Esto se debe a que algunos destinos carecen de insumos de salud y es mejor autoabastecerte. Igualmente, es posible que en otro destino haya restricciones en la venta de medicamentos.

 

Así mismo, si tienes medicados permanentes, sería prudente portar las fórmulas y las medicinas. Las recetas médicas también te evitarán dificultades con los controles aeroportuarios. Lo más apropiado es transportar los medicamentos en los empaques originales, para evitar confusiones o equívocos en los controles.

El botiquín de viaje

El kit básico de primeros auxilios debe tener las herramientas necesarias para una emergencia. El tamaño debe estar adecuado a las necesidades personales o familiares. Igualmente, se aconseja que el botiquín esté en buen estado y se mantenga ordenado y con buena higiene.

Para hacer tu botiquín de viaje, lo más recomendable es apartar los utensilios para limpiar y desinfectar, de modo que no entren en contacto con los demás elementos. También es aconsejable separar las medicinas personales de los demás medicamentos. Además, los instrumentos que se lleven deben estar protegidos asépticamente.

Interior de un botiquín de viaje

Para dotar tu botiquín de viaje, primero incluye los elementos esenciales utilizados en primeros auxilios. Estos son apósitos, gasas, parches, algodón, tiritas ‘doble piel’, micropore y esparadrapo.

 

Igualmente, es conveniente llevar sueros, solución salina y antisépticos para limpiar y desinfectar. Además, se sugiere empacar guantes desechables, toallas antisépticas, tijeras y cortaúñas.

También es bueno adicionar hilo y aguja quirúrgicos, pues podrían requerirse para salvar una vida. De igual modo, son necesarios los analgésicos, antiinflamatorios y antihistamínicos. Estos ayudarán a calmar dolores o malestares debido al vuelo o durante el viaje. Igualmente, deberías llevar ungüentos para aplicar cuando hay dolores o inflamaciones.

Otro producto importante que se debe incluir son los repelentes contra insectos, para aplicar en el día y la noche. Por otra parte, procura consultar al médico sobre las medicinas que puedes ingerir o aplicar antes del viaje. Recuerda que algunas personas pueden presentar alergias graves con determinados componentes farmacológicos.

Un buen botiquín evitará arruinar tu viaje

El termómetro es otro elemento que debería incluirse en todo botiquín.

Cuando viajamos, se producen cambios en las comidas y se pueden presentar molestias estomacales. Por ello, se aconseja tener en tu botiquín de viaje algunos antiácidos. Así mismo, no sobra llevar un antidiarréico y un laxante. Sin embargo, estas medicinas deben suministrarse con precaución, pues podrían tener efectos secundarios.

 

Si eres propenso a sentir nauseas en los viajes, alista las pastillas para el mareo. Cabe advertir que estos medicamentos generan somnolencia. Por tanto, mientras pasa totalmente el efecto, evita manejar, ir al mar o bucear.

Además, podrías alistar unos protectores de oídos para el dolor y taponamiento de estos cuando vuelas. Igualmente, es preciso llevar gel o pomadas en caso de golpes y quemaduras. Estos aportan analgésicos para dolores e inflamaciones musculares, calambres y neuralgias.

Conseguir el botiquín que deseas

Se aconseja comprar un botiquín de un tamaño que se adapte a tu equipaje. Recuerda tener en cuenta que sea práctico para cargar. Lo puedes adquirir en una farmacias o en lugares donde venden instrumentos médicos y hospitalarios.

Aunque esto implica mayor esfuerzo, también podrías elaborar y personalizar tu propio botiquín. De esta manera, es posible adecuarlo a tu gusto. Igualmente, así es más fácil adaptarlo para que tenga todos los compartimentos y accesorios que requieras.

 
  • Auerbach PS. First-aid kits. In: Auerbach PS, ed. Medicine for the Outdoors: The Essential Guide to First-Aid and Medical Emergencies. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:415-420.
  • Botiquín de primeros auxilios. MedlinePlus. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001958.htm