Alarcón, un tesoro medieval en la provincia de Cuenca

· 29 mayo, 2017

Hay quienes no encuentran palabras para describir la belleza de Alarcón, un pueblo que se encuentra dominando las abruptas gargantas del río Júcar. Una belleza que le ha llevado a ser declarado Conjunto Histórico-Artístico, por su maravilloso entorno y su armónica monumentalidad. Hoy visitamos el pequeño y encantador pueblo de Alarcón.

Alarcón, belleza que corona hoces y barrancos

Alarcón es un pueblo que se encuentra en la provincia de Cuenca, a unos 80 kilómetros de la capital. Su situación es uno de sus atractivos, pues está ubicado en un paisaje de hoces y barrancos dibujados por la erosión del río Júcar, cuyo cauce termina en el embalse de Alarcón. Este impresionante barranco se conoce como La Herradura, por su forma tan singular.

Alarcón
Alarcón – Josep Curto

Su situación geográfica es solo uno de sus atractivos. Este pueblo es de gran belleza y tiene una larga historia, además, la naturaleza que le rodea completa todo su encanto. Su casco histórico destaca por sus callejuelas angostas y casas de arquitectura típica. Tiene una bella plaza, un castillo y cuatro iglesias, de las cuales es muy difícil decidir cuál es la más bonita.

Sus murallas rodean gran parte del pueblo y de ellas todavía se conservan la Puerta del Campo, la Puerta del Calabozo o Puerta del Bodegón. Su castillo regala una linda vista desde la carretera, con su vistosa Torre del Homenaje, testigo de importantes hechos históricos en tiempos de la Reconquista. Actualmente es Parador de Turismo.

“Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia”.

-Enrique Jardiel Poncela-

Qué ver en Alarcón

1. El castillo

Castillo de Alarcón
Castillo de Alarcón – Procy

El castillo data del siglo VIII y es uno de los mejor conservados de Castilla-La Mancha. Su construcción fue ordenada por Alfonso VIII, como parte de un conjunto de fortificaciones defensivas. Fue destruido durante la época de la Reconquista y reconstruido por el infante Don Juan Manuel.

Fue nombrado Bien de Interés Cultural y conserva sus aires musulmanes, no perdidos en sus posteriores reformas. Su Torre del Homenaje es imponente, con un aspecto renacentista y puede ser vista casi desde cualquier punto de Alarcón, convirtiéndose en la imagen de este bello pueblo.

Actualmente es Parador de Turismo y proporciona albergue a los visitantes, los cuales no pierden oportunidad para no perderse los detalles de su estructura y las muestras de su historia contenida en sus muros. Desde el castillo se obtienen unas impresionantes vistas de la Hoz de Alarcón y de la red de torres que servían de protección del castillo.

2. Casco antiguo

Alarcón
Alarcón – leoks

El casco antiguo de Alarcón cuenta con un trazado medieval y, como comentamos, ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, gracias a la belleza y buena conservación de sus monumentos y de su recinto amurallado. En él destacan la Torre de Cañavate y la de Alarconcillos, esta última de planta cuadrada con torrecillas semicirculares en las esquinas.

3. Plaza del Infante Don Manuel

Ayuntamiento de Alarcón
Ayuntamiento – Enrique Moya

Esta bella plaza se encuentra en el extremo opuesto al castillo de Alarcón. Se trata de una construcción abierta y empedrada que alberga a su alrededor los edificios más importantes. En ella destacan el edificio del Ayuntamiento, también llamado Palacio del Concejo. Este edificio se encuentra sobre una lonja renacentista de la arcos rebajados.

También se puede ver la la Casa Palacio Parroquial y la Iglesia de San Juan Bautista, una construcción de estilo herreriano que data del siglo XVI y que actualmente alberga el Centro de Arte Pintura Mural de Alarcón, obra del joven artista Jesús Mateo. Este proyecto artístico se ha convertido en un referente cultural en la región.

4. Otros atractivos de Alarcón

Iglesia de Santo Domingo de Silos en Alarcón
Iglesia de Santo Domingo de Silos – Josep Curto

La Iglesia de la Santa Trinidad es uno de los edificios más emblemáticos de Alarcón. Data del siglo XVI, es de estilo renacentista, pero su mayor reclamo su fantástica fachada plateresca. De este mismo estilo son su pila bautismal, su retablo y la bóveda de estucos de la sacristía, obras del polémico escultor renacentista Esteban Jamete.

También es muy interesante conocer la Iglesia de Santo Domingo de Silos, templo románico pero con claras influencias góticas. No puedes irte de Alarcón sin visitar el Palacio de Castañeda, un edificio histórico que guarda el arca que contenía el Fuero y los privilegios reales. Y, por supuesto, debes extasiarte con la belleza de las Hoces de Alarcón.