7 pueblos de Bélgica que hay que conocer

Este pequeño país situado entre Francia y Alemania es para muchos un total desconocido… Sus vecinos lo eclipsan, pero últimamente comienza a aparecer en las elecciones de los turistas que quieren visitar algo menos típico de Europa. Pero más allá de su capital, Bruselas, hay muchos pueblos de Bélgica que merece la pena visitar. ¿Nos acompañas a recorrerlos?

Los más bellos pueblos de Bélgica

Los principales destinos belgas son su capital y también las ciudades de Amberes, Brujas y Gante. Pero en esta ocasión nos dedicaremos a unos destinos menos poblados y con mucho encanto. Prepárate para conocer los más bonitos pueblos de Bélgica:

1. Dinant

Dinant en Bélgica
Dinant – Anton Ermachkov

Es conocida con el nombre de “Hija del Mosa”, ya que se erige a orillas del río que la ha bautizado. Aquí nació Adolphe Sax, el inventor del saxofón. Se ubica en la región de Namour y es uno de los sitios más bonitos de todo Valonia.

Dinant es una ciudad embriagadora. Camina por la ciudadela antigua entre calles estrechas, admira la Colegiata de Notre Dame, con sus torres inacabadas, y visita la cueva de la Merveilleuse… todo esto y más te espera en esta preciosa localidad.

2. Durbuy

Durbuy en Bélgica
Durbuy – Mikel Trako

Se dice que es la ciudad más pequeña del mundo, aunque en realidad no sea cierto. El encanto de Durbuy está estrechamente relacionado con sus calles medievales, sus edificios de piedra construidos entre los siglos XVII y XVIII y su castillo del siglo XI. No dejes de pasear por el Parque Topiaria.

3. Diksmuide

Diksmuide en Bélgica
Disksmuide – PMRMaeyaert / commons.wikimedia.org

Esta localidad aún mantiene las heridas de la Primera Guerra Mundial a la vista, pero pudo resurgir de las cenizas y reinventarse para ser uno de los sitios más interesantes y bonitos de toda la región.

Fue restaurada por completo tras los enfrentamientos entre belgas, alemanes y franceses. Hoy en ella se pueden encontrar muchos vestigios de aquella terrible época. El kilómetro de zanjas, muros y túneles del Dodengang, la Trinchera de la Muerte, la Puerta de la Paz, el cementerio militar de Panne y el museo Ijzertoren son sus los elementos que perviven de la contienda.

“Hay que evitar el combate en lugar de vencer en él. Hay triunfos que empobrecen al vencido, pero no enriquecen al vencedor.”

– Juan Zorrilla de San Martín –

4. Damme

Damme en Bélgica
Damme – ANADMAN BVBA

Muy cerca de Brujas, este precioso pueblo es encantador por donde se lo mire. Recorre sus calles desde la Plaza Mayor que alberga una estatua del poeta Jacob Van Maerlant y sigue por el antiguo Hospital de San Juan. Termina en la iglesia de Nuestra Señora, desde cuyas torres se puede disfrutar de hermosas vistas panorámicas de las praderas y molinos del canal Damse Vaart.

5. Bouillon

Bouillon en Bélgica
Bouillon – Hans Coppens

Esta población es el más antiguo ejemplo de la vida feudal en Bélgica. Su castillo es la construcción más destacada de todo el conjunto. Frente a él se ubica el Museo Ducal, donde se puede aprender mucho sobre la historia del lugar.

Además, no te pierdas el Archéoscope que recrea, en un antiguo convento, la historia de las cruzadas a través de diferentes técnicas audiovisuales.

6. Bastoña

Bastoña en Bélgica
Bastoña – Antoine 49 / Flickr.com

Su nombre original es Bastogne y es conocida por los amantes del ciclismo, ya que forma parte de la ruta que la conecta con Lieja.

Este sitio, además, fue clave para el desarrollo de la batalla de las Ardenas, en plena Segunda Guerra Mundial. Los lugares que recuerdan y conmemoran la resistencia del pueblo ante ese enfrentamiento son el tanque Sherman, el Bosque de la Paz, Le Mardasson y el monumento al General McAuliffe.

Tampoco dejes de visitar la Puerta de Tréves y la iglesia de Saint Pierre.

7. Knokke-Heist

Knokke-Heist-en Bélgica
Knokke-Heist – Oliver Hoffmann

Situado en la zona de Flandes Occidental este pueblo es conocido por albergar los balnearios más populares de todo el país. A lo largo de 12 kilómetros de playa tiene 5 áreas de baños y recreación.

Muy cerca de la frontera con los Países Bajos, su historia comienza en el siglo XIII cuando era un pueblo de pescadores y agricultores. En los alrededores se encuentra la reserva natural de Het Zwin con sus 150 hectáreas.

Otros pueblos de Bélgica que no te puedes perder son Chassepierre, Oudenaarde, Grobbendonk, Namur, Bruzh, Rocheatu, Vresse Sur Semois, Malmedy o Villers Devant Orval.

Categorías: TOPs Etiquetas:
Te puede gustar