7 pinturas de Van Gogh que te harán viajar

21 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Los colores vivos y las pinceladas inconfundibles de este artista holandés son reconocidas a simple vista para la mayoría. Sus obras se pueden admirar en diversos países de los cinco continentes. ¿Quieres saber donde?

Las pinturas de Van Gogh están repartidas por todo el mundo. Nacido en Groot-Zundert (Países Bajos) el 30 de marzo de 1853 y fallecido en Auvers-sur-Oise (Francia) el 29 de julio de 1890, Vincent van Gogh fue un pintor postimpresionista caracterizado por la gran emotividad y la energía frenética que nos inspiran sus pinturas.

No tuvo reconocimiento en vida, pero hoy es considerado uno de los artistas más grandes de todos los tiempos. Con más de 2000 obras (pinturas, dibujos e ilustraciones, entre otras), solo vendió un cuadro a lo largo de su carrera como artista. Acabó suicidándose de un disparo ‘por el bien de todo’. Te mostramos algunas de sus pinturas que te harán viajar

1. La noche estrellada

Noche estrellada de van Gogh

La noche estrellada es una de las obras con más fama de Van Gogh. En este cuadro vemos la representación de lo que el artista observaba desde su habitación del sanatorio mental del monasterio de Saint Paul de Mausole, en Saint Rémy de Provence, durante su estancia en mayo de 1889.

Así, inspirada en sus recuerdos, La noche estrellada es la representación del interior del artista y la forma de ver y entender la naturaleza que tenía. Este cuadro lo puedes visitar en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

2. Las pinturas de Van Gogh más conocidas: Los girasoles

Los girasoles

Se trata de una serie de varios cuadros pintados entre 1888-89, después de de que Van Gogh saliera de Holanda hacia Francia en su búsqueda de crear una comunidad de arte. De todos ellos se conservan algunos dispersos por todo el mundo.

Así, existen dos cuadros de Los girasoles con 12 flores en el museo Neue Pinakothek de Múnich y en el Museo de Arte de Filadelfia, Estados Unidos. Mientras, el cuadro que contiene 15 girasoles puede visitarse en la National Gallery de Londres. Otro, de cinco girasoles, se perdió durante la Segunda Guerra Mundial.

3. La habitación

La habitación de Van Gogh

Este maravilloso cuadro es la representación que Van Gogh pintó en 1888 de la habitación en la que vivía en Arlés. Sobre el mismo, envió varios bocetos a su hermano y al pintor Paul Gauguin, explicándoles la importancia que le daba al color en este cuadro.

Sobre el tema de su dormitorio, Van Gogh realiza tres cuadros casi idénticos. El primero, pintado en 1888, se deterioró en una inundación del hospital en el que estuvo internado. Casi un año después hizo dos copias conservadas en el Art Institute de Chicago y en el Museo de Orsay, de tamaño más reducido.

4. Le Moulin de la Galette

Le moulin de la Galette

Pertenece a una serie de pinturas de Van Gogh que se inspiraron en el paisaje de Montmartre y sus molinos. En este lugar se celebraban bailes al aire libre, entre dos molinos de la colina de Montmartre. Una zona que se ubicaba cerca del apartamento que Vincent compartió con su hermano menor, Théo, entre 1886 y 1888.

En este lugar también confluían en busca de inspiración otros artistas de la época, como Toulouse-Lautrec y Renoir. Lo puedes visitar en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

5. Calavera fumando, una de las pinturas de Van Gogh más singulares

Calavera fumando de Van Gogh

Es un cuadro con un formato muy pequeño, un óleo sobre lienzo de apenas 32 x 24,5 centímetros. Muchos estudios coinciden en calificarlo como una especie de broma sobre las prácticas académicas conservadoras de los estudios de anatomía de Amberes. Este cuadro se encuentra en el Van Gogh Museum de Amsterdam.

6. Autorretrato herido

Cuadro Autorretrato herido

Se trata de uno de los numerosos autorretratos que pintó a lo largo de su vida. Un tema en el que Van Gogh era un maestro y genio. En este autorretrato podemos verlo tras su alta después de automutilarse en enero de 1889. Esa es la razón del vendaje que rodea toda la cabeza.

Tiene un tamaño de 60×49 centímetros y es uno de los cuadros más impactantes de toda la producción de este artista. Lo puedes visitar habitualmente en el Courtauld Institute Galleries de Londres.

7. Más pinturas de Van Gogh: Rosal en flor

En este cuadro, Van Gogh se inspiró en lo rosales del jardín del sanatorio mental de Saint-Rémy-de-Provence. Allí estuvo internado en mayo de 1889, después de su estancia en Arlés.

Se observan unas pinceladas muy intensas y características de la obra de Vincent van Gogh y que estarían presentes en todos los cuadros que produciría hasta su muerte. Lo puedes visitar en el Museo Nacional de Arte Occidental de Tokio.

  • Roque, G. (2016). Van Gogh, teórico del color. Anales Del Instituto de Investigaciones Estéticas. https://doi.org/10.22201/iie.18703062e.1997.70.1789
  • Palacios, L., Botero, J. S., & Vélez, M. C. (2018). Vincent Van Gogh y sus posibles afecciones neuropsiquiátricas. Revista Repertorio de Medicina y Cirugía. https://doi.org/10.31260/repertmedcir.v27.n2.2018.187