7 claves para disfrutar al máximo de un viaje

Edith Sánchez · 13 junio, 2019
El secreto para disfrutar al máximo de un viaje está en tu mente y en tu actitud. Si te lo tomas con serenidad y entusiasmo, seguro que encuentras la manera de sacarle el máximo provecho a una travesía.

No todo el mundo sabe cómo disfrutar al máximo de un viaje, especialmente cuando hablamos de quienes no viajan frecuentemente. No es un pecado sentirte intimidado, inseguro o algo ansioso antes de emprender la aventura.

Tampoco es delito no tener claro cómo disfrutar al máximo de un viaje, seas viajero frecuente o no. En realidad, el asunto no es sencillo para muchos. Viajar, por sí solo, genera satisfacciones, pero también miedos, inquietudes y dudas.

Lo cierto es que la diferencia que hay entre un viaje fabuloso y uno mediocre es lo que llevas en tu mente y en tu corazón. Por eso, aunque parezca obvio, a veces es necesario acudir a esos puntos clave que nos orienten sobre la manera de disfrutar del viaje. Estos son siete de ellos.

1. Para disfrutar al máximo de un viaje, relájate

Turista en París

Claro que los aviones se caen, que hay terremotos y que en todas partes hay inseguridad. Sin embargo, si comienzas a centrar tu pensamiento en esas terribles posibilidades, probablemente, vas a terminar sintiéndote desmotivado.

En el mundo de las posibilidades, quizás viajar te proteja de algo malo que puede ocurrir en tu casa. Todo es factible. Sin embargo, tomando las precauciones lógicas, lo recomendable es que te relajes un poco y pienses que todo va a estar bien. Nada malo tiene por qué pasarte.

2. Bájale algunas revoluciones a todo

Viajar es una experiencia especial. Y como toda vivencia diferente, lo mejor es que la saborees a fondo. Cada detalle del viaje puede ser maravilloso o estresante, depende de ti. Tal vez si haces todo un poco más lentamente consigas sentirte mejor.

Para disfrutar al máximo de un viaje es importante que primen la expectativa y el entusiasmo. Esto se logra si adelantas cada paso del viaje con lentitud, degustándolo y pensando que forma parte de una nueva experiencia, de un aprendizaje.

3. Desconecta para disfrutar al máximo de un viaje

Viajera en una barca

Lo mejor es que reduzcas tus comunicaciones a lo básico durante el viaje. Olvida todo lo que tenga que ver con el trabajo. Cierra ese libro de tu mente mientras estés fuera. Nada más incompatible con viajar que seguir atado a las preocupaciones diarias.

Lo que sea que quede pendiente, puede esperar. Tampoco estés atento a los mensajes de correo o de redes sociales. Aprovecha el viaje para cortar con todo lo habitual, de modo que realmente logres ubicarte en un contexto mental diferente.

4. Comprométete con la calidad

Antes de viajar, convendría que hicieras una breve reflexión. ¿Qué te hace feliz realmente? ¿Qué tipo de experiencias te enriquecen? La idea es que busques todo eso durante un viaje. Uno de los objetivos es, precisamente, el de acercarte a lo que más te gusta.

Lo ideal es que tu viaje mejore tu calidad de vida, en una u otra forma. Que te ayude a crecer. Por eso, no es buena idea que pases la mitad del tiempo embriagado o que te encierres a ver televisión. Déjate seducir por la novedad que está implícita en todo viaje.

5. Conversa con la gente del lugar

Turistas preguntando

Para disfrutar al máximo de un viaje es importante darle un espacio al contacto humano. No se trata solo de ver bellos parajes o maravillosos edificios, sino también de conocer la cultura local. Nada mejor para ello que conversar con la gente del lugar.

Esas conversaciones no se encuentran en Internet, ni a través de una galería de fotos. Son de esas vivencias que solo puedes experimentar cuando viajas a ese lugar. No pierdas oportunidad de conversar con quienes habitan allí para que te aporten una nueva dimensión de ese lugar.

6. Piérdete y encuéntrate

Es bueno planear, pero también es bueno dejar un margen para lo impredecible. No es obligatorio, pero si te sientes listo para ello, toma una ruta cualquiera y comienza a caminar. Tolera la presencia de la incertidumbre y trata de gozar de esa indefinición.

En verdad, se trata de una experiencia muy especial. Te permite convivir por un rato con tus miedos, con tus emociones. Te conecta muy fuertemente contigo mismo. Es más que probable que termines sorprendiéndote de ti mismo cuando retomes el rumbo conocido.

7. Para disfrutar al máximo de un viaje, vuelve a lo simple

Los viajes son una oportunidad inmejorable para recuperar el significado de las pequeñas cosas. Una simple comida del lugar puede convertirse en toda una experiencia: sabores que no has probado nunca o costumbres que no habías imaginado.

No siempre los grandes hoteles o las grandes atracciones son las que más te ayudan a disfrutar al máximo de un viaje. La mayoría de las veces son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Verás que con poco, uno puede sentirse muy bien.