Un viaje te cambia, al menos, de 5 formas

Edith Sánchez · 1 mayo, 2019
Un viaje te cambia de muchas formas. Se transforma desde tu manera de ver a las demás personas, hasta el modo en que funciona tu cerebro. Nunca regresa a casa la misma persona que se fue a viajar.

Un viaje te cambia porque te permite descubrir las cualidades y fortalezas que tienes. Cada viaje es una oportunidad, un reto y un aprendizaje que deja huellas imborrables. Viajar transforma tu vida positivamente y te ayuda a conocerte mejor a ti mismo.

Viajar es una experiencia que aporta muchos beneficios a tu salud física, mental y emocional. También te ofrece posibilidades de crecimiento personal, académico y laboral. Viajar es, sin duda, una de las mejores inversiones que puedes hacer en ti mismo. Te mostraremos algunas formas en las que un viaje te cambia.

1. Un viaje te cambia para ser mejor y más feliz

Mujer en un templo de Bali, disfrutando de cómo un viaje te cambia

Un viaje te cambia porque resulta una experiencia apasionante y enriquecedora. Cuando viajas siempre tienes la oportunidad de aprender y conocer cosas nuevas.

Además, un viaje te hace ser mejor y más feliz, pues incrementa tu nivel intelectual, social y cultural. Además, te da una visión muy amplia del mundo, pues logras interactuar con personas muy diferentes a ti.

De igual manera, te permite ser más feliz en la medida en que descubres nuevas facetas de todo tu potencial como ser humano. Cada vivencia incrementa tu autoconfianza y amplia tus capacidades para lograr lo que deseas. Viajar pone a prueba todos tus recursos personales y enriquece tu autoestima.

2. Una travesía llena de oportunidades

Viajera con un mapa

Viajar es una travesía llena de experiencias que la vida te ofrece y que puedes aprovechar. Desde la posibilidad de darte un merecido descanso, hasta establecerte por un tiempo en un lugar diferente. Si tu propósito es tomar unas vacaciones, trabajar o estudiar, cualquier ocasión es perfecta para crecer en tu proyecto de vida.

Un viaje te cambia, pues te ayuda a ser más espontáneo y sociable. Te invita a desenvolverte con gente distinta en lugares y con costumbres diferentes. Esto ejercita tu empatía. También aumenta tu inteligencia, cultura y sabiduría.

De igual manera, fortaleces tu independencia, responsabilidad y personalidad. Cuando viajas adquieres mayor autonomía y eres más responsable de las decisiones que tomas. Viajar también contribuye a abrir tu mente, construir vínculos, relaciones y a valorar cada detalle de la vida.

3. Un viaje te cambia porque estimula el cerebro

Viajero con una cámara disfrutando de cómo un viaje te cambia 

El cerebro es un órgano que está dotado de plasticidad. Es decir, se adapta fácilmente a los cambios y transformaciones. Por tanto, toda persona tiene el potencial para asimilar nuevas experiencias. Sin embargo, es necesario ejercitar esa habilidad constantemente, pues de lo contrario se va perdiendo poco a poco.

Un viaje te cambia porque estimula y activa de manera constante el cerebro. Además, fortalece los procesos de pensamiento, memoria, atención, lenguaje y agilidad mental. Igualmente, agudiza tu percepción y sensibilidad frente a situaciones nuevas o desconocidas. También aumenta la facultad para ser creativo y resolver problemas.

Viajar ayuda a estimular tu cerebro porque este se modifica positivamente cuando experimentas actividades placenteras en tu aventura. Es decir, se activan la serotonina y las endorfinas, que son las sustancias encargadas de generar las sensaciones de felicidad y placer.

4. Te hace tolerante a la frustración

Viajero en un aeropuerto

En los viajes, así como en la vida, existe incertidumbre y miedo a lo desconocido. En ocasiones pueden presentarse problemas, imprevistos o situaciones inesperadas que generan malestar. Sin embargo, al afrontar posibles dificultades, te haces fuerte mental y emocionalmente.

Cuando viajas, aprendes a desarrollar tolerancia a la frustración. Esta es una gran virtud y una habilidad necesaria para la vida. Implica un desarrollo notable de la paciencia y de la capacidad de adaptación. Todo eso te permite llevar una vida más tranquila, pacífica y sin complicaciones.

5. Viajar para superar miedos y fobias

Interior de un avión

Quizás tengas miedos o fobias que bloquean o paralizan tu vida. Además, estos podrían ser motivos que te hacen rechazar, posponer o evadir la decisión de viajar. Es posible que sientas desde pánico a viajar en avión y miedo a lo desconocido, hasta temor de la gente diferente o los sitios inseguros.

Sin embargo, hasta los viajeros más expertos manifiestan haber tenido miedos que con el tiempo y la práctica lograron superar. En muchas ocasiones ocurre que antes de viajar se experimentan temores que resultan ser ficticios y que desaparecen cuando emprendes tu camino.

Un viaje, te cambia porque al afrontar los miedos, estos comienzan a desparecer. Así vas recobrando la confianza, la fortaleza y la seguridad en ti mismo. Los miedos y fobias se superan enfrentándolos y viajar es una buena oportunidad para lograrlo.